www.madridiario.es
Panorámica desde entrada al patio de butacas del teatro Coliseum
Ampliar
Panorámica desde entrada al patio de butacas del teatro Coliseum (Foto: Kike Rincón)

Un restaurado Teatro Coliseum resurge en la escena madrileña

viernes 31 de marzo de 2017, 08:32h

Tras permanecer cerrado más de dos años, el Teatro Coliseum vuelve a recuperar su frenética actividad. Una intensa restauración ha conseguido recuperar un teatro imprescindible en la escena madrileña con más de 80 años de historia. Madridiario entra en las entrañas de este emblemático espacio que, desde principios de marzo y hasta mediados de julio, se convierte en escenario de Mamma Mía, uno de los musicales más longevos.

Se abre el telón y bajo la mirada espectante del público aparece Nina, la actriz y cantante que más veces ha interpretado el musical 'Mamma Mía' en la historia de todo el mundo. Junto con un elenco de 30 actores, han sido los encargados de inaugurar la nueva temporada del teatro Coliseum tras permanecer cerrado desde junio de 2014.

Con el cartel de este espectáculo, que ya obtuvo un gran éxito durante su estreno en noviembre de 2004, comienza una nueva etapa para un histórico de la arteria madrileña. El teatro se sitúa en la planta baja del edificio Coliseum. Fue construido entre 1931 y 1933 por demanda del músico y empresario Jacinto Guerrero. Desde su creación, la sala que contaba con un aforo para albergar a 1540 asientos, sirvió para la representación de obras de teatro y para la proyección de películas -se inauguró como cine en 1932 con la película Champ de King Vidor-. Un año más tarde, Guerrero lo transformaría en teatro aunque tras su muerte volvió a recuperar su escena cinematográfica. Cuando en 1990, los herederos de Guerrero le vendieron el teatro a Bautista Soler, consigue devolverle el carácter teatral allá por el 2.000.

Desde ese momento, las producciones musicales quieren estrenar en esta escena, tan reclamada por las compañías. 'My fair lady' fue uno de los exitosos espectáctulos que pudieron verse aquí pero cuando finalizaron sus funciones, el Coliseum cerró sus puertas al público para someterse a una importante reforma en el interior. A posteriori, lo adquirió la SGAE junto al Lope de Vega en una operación que rondó los 90 millones de euros. Pero las cuentas de la SGAE comenzaron a flojear y es ahí cuando entra en acción la productora holandesa Stage Entertainment, la de 'El rey león', y la gestora de fondos de inversión Rockspring que adquieren los dos emblemáticos teatros de la Gran Vía por 58 millones de euros.

Pero hasta que se decidió y se formalizaron los trámites de la compra-venta, el teatro permaneció cerrado. Fueron dos largos años que dejaron huérfana a la escena madrileña, sobre todo a a las producciones musicales. Cuando la productora Stage Entertainment adquiere el Coliseum se encuentra con un teatro deteriorado por el paso del tiempo. "No hay nada peor para un teatro que esté cerrado tanto tiempo", asegura Moisés Robles, director técnico de Stage Entertainment. Los dos años que permaneció cerrado y el destrozo que sufrió la sala con el desmontaje afectaron de manera notable a su conservación. Moisés recuerda la deteriorada imagen del Coliseum, un "tesoro teatral" al que había que someter a un "lavado de cara" para adaptarlo a las necesidades de los grandes espectáculos musicales y del público.

'Cats', 'La bella y la bestia','Los productores', 'Fiebre del sábado noche', 'Chicago', 'Hair' y 'MAMMA MIA!', han pasado por el teatro Coliseum

Una restauración un tanto complicada porque el teatro goza en el Plan de Ordenación Urbana, del Nivel 1 de protección en grado integral. Esto significa que hay elementos, como las paredes, techo, lámparas y apliques que no pueden ser tocados porque están protegidos. Una catalogación que se convierte en una dificultad a la hora de enfrentarse a reformas. "No hemos podido ni alterar el color de las columnas, ni los pasamanos ni tocar los techos", explica el director técnico. Aún así, la restauración se ha adaptado a las exigencias establecidas porque en el fondo es "como recuperar una joya arquitectónica". Mantener un tesoro como el Coliseum fue ante todo el objetivo de Moisés y su equipo. Conservando su aura de teatro histórico, han querido incorporar sutiles y modernos matices a través de otros elementos, como una iluminación más polivalente y obras de arte en los pasillos, que confieren a las estancias un aire más cálido y acogedor.

El patio de butacas y el anfiteatro han sido totalmente reformados con soluciones acústicas mejoradas a partir de lo que denominan 'panderetas' -grandes agujeros en el techo desde donde también la iluminación mejora. Las 1.400 localidades estrenan butacas con terciopelo rojo desde las que se puede disfrutar de un escenario por el que han pasado éxitos como Cabaret, Hair, Cats y La Bella y la Bestia, entre otros. Un público entregado que si pudiese subir, aunque fuese unos segundos, a la escena, podría ver el Coliseum "en todo su esplendor", porque desde el espacio donde los decorados configuran la historia musical, las vistas son de las mejores. "Me sabe mal que el público se pierda esta panorámica. Desde aquí es cuando uno se da cuenta de la verdadera reforma que han tenido el Coliseum", añade Moisés Robles. Para el espectador, concluye, "debe ser una experiencia desde que se abren las puertas de este teatro".

VEA, EN VÍDEO, LA NUEVA IMAGEN DEL TEATRO COLISEUM:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.