www.madridiario.es

ENTREVISTA

Asier Polo
Ampliar
Asier Polo (Foto: MDO)

Asier Polo: "El talento musical hay que trabajarlo porque no es una cuestión divina"

jueves 07 de julio de 2016, 07:41h
Asier Polo (Bilbao, 1971) es el director artístico de la Facultad de Música y Artes Escénicas de la Universidad Alfonso X el Sabio, un proyecto pionero a nivel nacional. En esta entrevista, explica qué es necesario para convertirse en un músico profesional y cómo se orienta la formación en la facultad para conseguirlo. Tras tres años desde su puesta en marcha ya imparte cuatro grados y tres cursos de postgrado.

La UAX fue la primera universidad que abrió una facultad de Música. ¿Qué papel juega en el panorama de la enseñanza musical en España?

Considero que es otra alternativa sin ánimo de enfrentarse con ninguna otra opción, pero sí considero que ofertamos algo muy dirigido a la interpretación. Es un perfil del alumnado que quiere dedicarse a tocar el instrumento y se le dan todo tipo de facilidades para que pueda desarrollarse como instrumentista al máximo nivel y que tengan una vida profesional satisfactoria.

La facultad lleva tres años funcionando, ¿Cómo han sido estos años de inicio?

Muy fascinantes como cualquier proyecto que comienza. Lleno de dificultades pero con mucha ilusión. Y una cosa solventa la otra. Hemos tenido muchísimo trabajo, porque empezamos de cero con pequeñas instalaciones, intentando convencer al alumnado para resultar lo suficientemente atractivos, y bueno, hemos crecido. Ahora tenemos una facultad para nosotros maravillosa, enorme, llena de aulas preparadísimas.

Es muy llamativo que en la oferta haya formación en música moderna, que es algo menos frecuente.

Hay que darle un relieve y la importancia que tiene. Ofrecerle un título y profesionalizarlo, porque es algo muy cercano y fácil de escuchar, pero hay unos estudios muy importantes, sobre en el mundo del jazz que tiene una cantidad de vertientes increíble. Es importante darle forma y visibilidad académica.

¿Cómo es la formación musical en esta facultad?

En lo que he insistido mucho, como te he comentado antes, es en la interpretación. El músico, la persona joven cuando comienza quiere ser instrumentista, también hay otras vertientes, pero en principio la gente quiere tocar un instrumento, quiere tocar en una orquesta, quiere hacer música de cámara, quiere acceder a ser solista o concertista. Para eso, hace falta un tiempo concreto de estudio personal diario, clases individuales, todo son asignaturas muy dirigidas a la práctica, la utilización de la voz, la escena, la preparación más dramática o teatral del artista. Todo ese desarrollo es importante y nosotros hemos intentado configurar una serie de elementos y asignaturas que permitan desarrollar esos aspectos más creativos y darles el tiempo necesario de estudio personal del alumno.

Interpretar no es solo técnica…

No, claro. Lo que sí está claro es que sin técnica no hay nada más. Lo que tenemos que intentar es formar profesionales y, después, si la persona tiene un punto de talento desarrollarlo igualmente. Ese talento es necesario trabajarlo, porque no es una cuestión divina, no ocurre solo. Entonces, para ello hay también una serie de asignaturas que permiten el desarrollo de la creatividad.

Se ha optado por seleccionar a profesores de muy buen nivel.

Tenemos dos vertientes. Hay un profesorado quizás más pedagogo, que son magníficos pedagogos, que se dedican a la enseñanza claramente. Y luego hay otro perfil más artístico o creativo, que son solistas o concertistas que están en activo a nivel internacional, que lo que trasmiten al alumnado es la propia experiencia del hecho vivido, que es muy importante.

La facultad está creando orquestas, una big band para que los alumnos practicar. ¿Cuántas formaciones hay? ¿Se están preparando conciertos?

Tenemos banda, tentemos big band, tenemos orquesta de cámara, orquesta sinfónica y coro. De esa manera podemos ir configurando diferentes equipos según lo que queramos plantear. Lo más importante es que el músico esté en el escenario de una manera o de otra, de solista o con una orquesta, porque se tiene que desarrollar encima del escenario. Estamos creando vínculos con diferentes instituciones que nos permita poder ofrecer esa posibilidad al alumnado para que esté siempre en activo.

Hablando del sector de la interpretación musical, ¿qué situación tiene ahora?

No es fácil, no solamente por la crisis, ya venía de atrás… es un añadido de este país. Pero está ocurriendo algo que ocurría ya hace cuarenta años en Europa en la oferta y la demanda. Hubo un boom en los años ochenta cuando se hicieron los auditorios, las grandes orquestas, todas las ciudades querían tener su orquesta, los políticos apostaban por ello… un hecho muy interesante para ellos que a nosotros nos vino muy bien en ese momento y hubo muchas plazas. Pero ahora lo que necesitamos es que se jubilen todas esas personas para que pueda entrar la nueva generación, mejor preparada que nunca por otro lado, porque hemos subido de nivel mucho. No estamos acostumbrados a eso, pero ahora el que empieza a hacer música muchos no acaban, y el que acaba no sirve para tener trabajo porque se ha convertido en una profesión muy exigente, por eso mi empeño en ofrecer un perfil de centro muy dirigido al a interpretación. Cada vez hay más diferencia entre una exigencia académica y una exigencia profesional. Hay que estar muy dentro del mundo profesional para tener claro cuáles son los objetivos a alcanzar dentro de la enseñanza.

¿Qué les diría a los futuros alumnos que puedan venir a esta facultad?

Claro, eso no quita que lo que hay que tener es esperanza e ilusión. Yo siempre digo perseverancia trae ventura, en el riesgo está el futuro. Yo creo que son frases de entusiasmo que son importantísimas y yo me las aplico todavía a mí mismo, porque hay que seguir teniendo ilusión en lo que uno hace y hay que seguir trabajando y luchar por la ilusión, por el sueño que cada uno tiene, pero cuesta, a veces cuesta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios