www.madridiario.es

ENTREVISTA

Mauricio Valiente: "El gran problema que ha tenido IU es su incoherencia"

Mauricio Valiente
Ampliar
Mauricio Valiente (Foto: Sergio Toro)
lunes 18 de abril de 2016, 07:43h
Tras renunciar a ser el candidato de IU al Ayuntamiento de Madrid para unirse a Ahora Madrid, Mauricio Valiente (Madrid, 1966) ha vuelto a estar al frente de IU Madrid al ser elegido coportavoz junto a Chus Alonso. En esta entrevista, explica los planes para la nueva IU, la crisis que culminó en la desfederación de la anterior formación y su apuesta por la confluencia también a nivel nacional.

Oficialmente acaba de terminar el proceso para refundar Izquierda Unida Madrid, pero ¿en la práctica se ha normalizado ya su funcionamiento?

La normalización de hecho se dio después de las elecciones municipales y autonómicas, y la intervención de la dirección federal. Con esta asamblea constituyente lo que hemos hecho es incorporarnos ya como una federación. Creo que cierra una etapa. Ahora queda por delante mucho trabajo e ir incorporando muchísimas personas que pueden referenciarse en una organización de este tipo, pero sobre todo hay que hacer cosas nuevas. No vamos a volver a una forma de trabajo muy burocratizada, muy institucionalizada. Yo creo que nos supone un lastre. Pretendemos reconstituirnos, refundarnos para funcionar mejor. Y ese es el trabajo que tenemos por delante.

¿Qué cosas nuevas quiere hacer Izquierda Unida?

Primero, ser mucho más asamblearios en el funcionamiento. No vamos a tener una ejecutiva ni un consejo político regional como lo teníamos, que era casi un órgano parlamentario. Se acabó eso de trabajar por familias que tampoco respondían en muchos casos a posiciones políticas, sino a grupos de interés. Queremos ser un movimiento político-social, que es lo que está realmente en el ADN de Izquierda Unida, muy pegado a los barrios, a los frentes de trabajo en las luchas sociales y, para eso, tenemos que desarrollar una estructura mucho más flexible. Que hayamos hecho una participación directa y online no es una casualidad o un gesto para la galería, sino una apuesta de una estructura que tiene que aprender también de lo que hemos visto en las calles. Ese funcionamiento puede animar a mucha gente a que vea que en IU un instrumento distinto, nuevo, que aporta. No queremos sustituir a los movimientos sociales, no queremos sustituir a las candidaturas de unidad popular que están gobernando o en la oposición en muchos ayuntamientos, queremos aportar algo que creo que se requiere y que la gente nos ha emplazado a que construyamos. Un referente claramente de izquierdas, de una izquierda rupturista que no está de acuerdo con el régimen en términos amplios y quiere apostar por el cambio.

¿A nivel político por qué líneas va a apostar IU?

En el contenido programático no vamos a descubrir la pólvora, el gran problema que ha tenido IU es su incoherencia, no sus programas electorales magníficos o sus manifiestos. La coherencia en la forma de trabajar, de organizarse, de cómo defender esos planteamientos es lo que tenemos por delante como reto fundamental. Los contenidos no han variado, nosotros estamos defendiendo un proceso constituyente para el conjunto del país, una transformación que vaya a la raíz de los problemas, creemos que los derechos sociales se tienen que garantizar. Las formas van a ser la prioridad en este momento. No vamos a dedicar mucho tiempo a hacer el gran programa o el gran manifiesto, vamos a pensar colectivamente, como no puede ser de otra manera. Pero nuestra prioridad ahora es articularnos como movimiento político social y que quien se está movilizando y está construyendo una ciudad y una comunidad distinta nos vea como un instrumento útil.

¿Qué incoherencias había en la anterior IU?

Hablamos de refundación hace ocho años y no lo hicimos nunca; hablábamos de no ser un partido y, sin embargo, teníamos todos los vicios de los partidos; hablábamos de priorizar la movilización social y, sin embargo, nuestra presencia en la institución era lo más relevante. Queremos darle la vuelta a eso.

También hablaba de evitar tener familias políticas pero en este proceso de refundación de IU Madrid…

Esa tendencia de constituir grupos de poder internos que no se posicionan sobre planteamientos ideológicos o políticos, sino intereses, la ocupación de determinados puestos en las instituciones o en el poder interno es lo que ha afectado de forma más negativa a IU. Queremos superar claramente esa tendencia que en los últimos diez años fue fortísima con una multiplicación además de grupitos que seguramente a los periodistas os hacía la vida muy difícil, pero para los militantes y la gente que quería hacer política era un infierno.

¿Han quedado esas familias fuera de IU? Se ha pasado de 5.000 afiliados a 1.700.

Tenemos menos afiliados y tenemos más militancia. Había tres facetas dentro de esa afiliación. Primero, había una que era ficticia en función de esta lucha por ocupar ámbitos institucionales. Había quien se dedicaba a completar fichas sin que tuvieran una base real… pues bienvenida sea esa pérdida. Luego hay muchos compañeros que durante este proceso de crisis profunda que hemos vivido no han sido capaces de mantener su afiliación, su militancia o han estado en disconformidad y se han ido por uno u otro motivo. Hay quienes se han ido a Podemos, hay quienes han creado otros partidos y quienes se han ido a su casa. Con ellos yo creo que hay que trabajar para intentar recuperarlos porque es un factor muy importante. Y luego hay un tercer ámbito de mucha gente que puede estar en IU que no estaba por la losa que arrastrábamos de las tarjetas black, las broncas internas… Tenemos que trabajar para recuperar militancia. Pero no nos preocupa tener cotizantes o tener fichas, nos preocupa tener militancia real y que esté en los conflictos sociales, en los gobiernos municipales haciendo política.

Una de las familias de IU, los del antiguo 51 por ciento, no se ha reincorporado porque no les interesa esta IU, pero hay otra parte que sí se intentó recuperar y hay quejas porque no pudieron participar en la Asamblea. ¿Hay vetos en la nueva IU?

No hay ningún veto. Ha habido muchas incidencias no solo con compañeros que hayan estado en otras posiciones, sino en mi propia asamblea porque no figuraban en los censos, porque estamos construyendo una federación nueva. Digamos que la forma tradicional de organización ya no existe y ha habido algunas deficiencias. Vetos no hay ni los va a haber. Tiene que haber un trabajo de organización serio. Todo el mundo que se quiera incorporar y quiera trabajar en el proyecto que colectivamente hemos acordado va a tener las puertas abiertas. Hay gente que estaba en otra clave desde hace mucho tiempo y que se dedicaban a otras cosas, a esos desde luego les deseo toda la mala suerte del mundo en su nuevo camino.

¿Cuando habla de reincorporar a gente también se refiere a gente que se ha ido de IU a otros partidos como Jorge García Castaño o Hugo Martínez Abarca?

Sobre Hugo o Jorge que salieron al movimiento Convocatoria por Madrid con Tania Sánchez, que acaba de anunciar su incorporación a Podemos, no tengo nada más que decir. Es su opción política. Yo no la compartí en su momento, no la comparto ahora. Ahora bien, coincidiremos en muchas candidaturas de unidad popular. Estamos coincidiendo en Ahora Madrid.

Fueron elegidos por un 70 por ciento de unos 700 participantes. ¿Se sienten respaldados?

Ha sido un proceso bastante participado, que también ha señalado la dificultad de intentar un camino distinto mucho más abierto con una necesidad de información a toda la militancia mucho mayor. Estamos construyendo algo que no queremos que unos pocos manejen y que el resto siga pasivamente y eso es muy difícil de hacer. En general, creo que ha sido un proceso en el que la gente ha participado activamente y más allá de la demagogia de los que estaban acostumbrados a hacer política en la mesa camilla y ahora nos critican desde fuera por poca participación, a mí, que he vivido muchos procesos, me parece que ha sido uno de los procesos más claros y más participativos, a pesar de cosas que tenemos que mejorar obviamente.

¿Faltan por constituir asambleas de distritos y municipios?

La mayoría estaban ya constituidas y venían trabajando, ahora lo que hemos hecho ha sido configurar la federación de Madrid. Todavía toca elegir una comisión coordinadora de la federación y ese es el paso que vamos a dar el próximo martes para cerrar este proceso.

Cuando entró en Ahora Madrid hubo polémica porque no podía ser de IU para cumplir las normas de Ahora Madrid pero seguía en IU y ahora con mayor presencia. ¿Esto como se ha arreglado internamente dentro de Ahora Madrid?

Fue un proceso traumático. Nosotros colectivamente, quienes desde IU, desde la mayoría de IU, decíamos que íbamos a estar en este proceso siempre dijimos que no nos íbamos a quedar en las formalidades. Hubo quien manejando su poder interno hizo ver que nosotros nos íbamos de IU y que era una maniobra oportunista. Yo creo que el tiempo ha demostrado quién actuó con coherencia y qué se defendía. Estar en política, defender un proyecto, no es solo tener un carné, es apostar por un proyecto. Yo lo estuve en su momento y lo estoy ahora. Y nuestro proyecto incluye trabajar en espacios más amplios, en candidaturas de unidad popular y creo que además es la garantía de su éxito, que seamos capaces de reconocer la unidad en la diversidad. Hay compañeros que legítimamente consideran que su proyecto es otro, como Equo o Podemos. Nosotros les respetamos y exigimos que nos respeten a nosotros. Y creo que el aprendizaje de este tipo es que la pluralidad es una realidad y además enriquece. Tenemos que construir cosas nuevas, no establecer fronteras. Es algo que nos ha perjudicado mucho a la izquierda, esos procesos de canibalización interna.

¿Cómo está funcionando esa integración de distintas fuerzas políticas que hay en Ahora Madrid?

Por ejemplo, el Frente Amplio en Uruguay es una experiencia muy positiva, donde hay muchas corrientes, que van aportando esa construcción unitaria. Hay veces que hay discrepancias y no hay problemas. Intentamos que los debates sean lo más ordenados posibles, que tampoco se solucionen de una forma formal. Nosotros tenemos una línea, un planteamiento programático que es al que nos vamos a agarrar, no intentamos forzar tampoco una parlamentarización ni de Ahora Madrid ni de ningún espacio de unidad popular, porque creemos que eso no es bueno; es bueno el debate. Nosotros orgánicamente plantearemos lo que tengamos que plantear pero luego los debates se dan en cada espacio. Yo no estoy incómodo, ha habido veces que hemos tenido distintas posiciones y no ha sido ningún drama. Creo que funcionamos bien.

¿Qué diferencias encuentran entre los distintos partidos, aunque fluya la comunicación, para hacernos una idea de lo que puede pasar en un posible pacto de IU y Podemos a nivel nacional?

Nosotros tenemos un planteamiento programático en cuanto a los contenidos mucho más rupturista. Podemos ha teorizado la necesidad de la centralidad, con lo cual ha moderado muchos de sus planteamientos y nosotros entendemos que hay aspectos básicos de socialización, de recuperación para lo público, entendemos que son necesarios para poder llevar a cabo las políticas de cambio y no nos parece que sea adecuado rebajar estos aspectos. Desde luego no tenemos que hacerlo con un discurso que no entienda la mayoría de la población, pero en cuanto a medidas concretas nos parece que son necesarias la nacionalización de la banca, la nacionalización de sectores importantes de la economía y, desde el punto de vista democrátic, la apuesta clara por la república como un aspecto que contempla ese proceso constituyente.

¿Cree que es posible una candidatura conjunta?

Yo creo que es posible y es necesario. O lo diría a la inversa: es necesario, se ha demostrado además que en Galicia, en Cataluña donde se ha podido avanzar en los espacios de unidad popular que ya alcanzamos a nivel municipal el resultado ha sido espectacular. Es una cuestión de voluntad, por parte de IU ya se ha expresado, además hay modelos positivos con los que se puede explorar una opción de este tipo. El otro día me alegró mucho escuchar a Ada Colau que coincidía también en esta perspectiva.

Y en su caso, que ha vivido en primera persona lo traumático que llegó a ser en Madrid, ¿qué fórmulas deberían seguir para lograr un acuerdo y qué consejos daría?

Primero, no mirarse al ombligo, o sea, si conseguimos en Madrid estar en la Alcaldía, generar una gran expectativa y una gran ilusión fue porque pusimos por delante la oportunidad política que teníamos, también la necesidad de un cambio, que nos parece que es un sentimiento generalizado más allá de los debates internos, las zozobras identitarias. Hay momentos históricos en los que vale la pena arriesgar y ese es el mejor consejo. Cuando uno asume un compromiso político lo hace para intentar cambiar las cosas, sobre todo los que estamos en la izquierda más rupturista, esa es nuestra ética y por eso nos comprometemos.

¿Cómo valora la entrada en el Ayuntamiento? Llevaba años en IU, en la Asamblea, un partido que lograba arrancar siempre unos cuantos diputados y concejales, y ahora están en el gobierno.

Creo que es un baño de realismo, de realismo revolucionario. Para cambiar, como es nuestra aspiración, en profundidad tienes que conocer muy bien la sociedad en la que vives. Yo toda la vida he estado en la movilización, en las asambleas, en las reivindicaicones… Tener la perspectiva de Gobierno es muy importante y necesario. Es muy distinto, pero es un aprendizaje necesario no para amoldarse a los intereses y a lo que hay, sino para cambiarlo. No es un aggiornamento como dicen los italianos, sino un aprendizaje necesario para ese proyecto de cambio revolucionario. Son cosas que queremos cambiar. Nos encontramos con salas como estas que son muy bonitas, con estatuas y tapices… El fondo tiene que ver a veces con la forma y a veces te encuentras este tipo de cosas y la tendencia es a acomodarte, pero para mí es una lucha permanente y lo he vivido con mucho trabajo, una gran dificultad de entender muchas cosas, pero también como un proceso necesario. He aprendido mucho, con lo cual he perdido algún kilo y me ha salido alguna cana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.