www.madridiario.es
    23 de octubre de 2021

conflictos familiares

Las cifras de violencia entre padres e hijos siguen sin disminuir. Según la memoria de la Fiscalia General del Estado de 2015, 4.753 fueron los procedimientos que se abrieron en el 2014 frente a los 4.659 de 2013 y los 4.936 de 2012. Muchos padres no se atreven a denunciar a sus propios hijos porque les parece un paso difícil o simplemente tienen vergüenza en reconocer que están siendo agredidos por sus propios descendientes. Madridiario ha visitado Campus Unidos, un centro que ofrece otra alternativa: un tratamiento residencial para que los jóvenes puedan solucionar los problemas con sus padres y aprendan a convivir.

Cada vez hay más casos de adolescentes que agreden a sus padres, que consumen drogas o que se fugan de casa para no acatar las normas. Los padres sufren esta situación llegando incluso a soportar maltrato. Para tratar de corregir esta actitud, la Asociación GINSO  dispone del programa Recurra. Tras más de dos años desde su puesta en marcha, los profesionales han detectado patrones de comportamiento que se repiten tanto en padres cómo en hijos.
  • 1