www.madridiario.es
58 años de cárcel para el pederasta 'Nanysex'

58 años de cárcel para el pederasta 'Nanysex'

sábado 31 de mayo de 2008, 00:00h
La Audiencia Provincial de Madrid condenó al pederasta Álvaro I.G., alias 'Nanysex', a 58 años de prisión por cinco delitos de abusos sexuales, con la agravante de abuso de confianza y la atenuante de colaboración con las autoridades, y seis delitos de corrupción de menores. Los abusos fueron cometidos contra cinco niños entre 2002 y 2004 en la localidad de Collado Villalba y la murciana de Lo Pagán.
En la sentencia hecha pública el 21 de julio, los magistrados impusieron también penas al resto de los integrantes de la red de pederastas que oscilaron entre los 31 años y medio y tres años de cárcel. En concreto, se impuso 31 años y medio de cárcel a José G. C., apodado 'Aza', por dos delitos continuados de abusos sexuales, con la agravante de abuso de confianza, dos de corrupción de menores y otro de distribución de material pornográfico de menores.

A Eduardo S.M., alias 'Todd', se le condenó a 14 años y medio por un delito continuado de abusos sexuales, tres de corrupción de menores y uno de distribución de pornografía infantil. Por último, se penó a Antonio O.M. con tres años de prisión por difundir y distribuir material pornográfico.

A 'Nanysex' se le absolvió de los delitos de agresión sexual de los que había sido acusados por las acusaciones particulares y populares pero se le impuso la prohibición de acercarse y comunicarse con sus víctimas durante un periodo de diez años, una vez fuera excarcelado. Los magistrados denegaron aplicarle la atenuante de trastorno mental debido a la parafilia de tipo pedófilo que padece.

Esta desviación sexual hace que Álvaro sienta sólo deseo sexual por los menores de cinco años, según admitió durante el juicio. Los informes periciales, según el fallo, evidencian que "no tiene una enfermedad sexual" desde el punto de vista legal, puesto que "mantiene intactas y conservadas sus facultadas intelectivas y volitivas".

Abusos sexuales continuados
En contra de la Fiscalía de Madrid, la Sección Vigésimo Tercera calificó los delitos de continuados, en vez de contemplarlos de manera individual. En la última sesión del juicio, el Ministerio Público solicitó una condena de 175 años para 'Nanysex' por 23 delitos de abuso sexuales para Nanysex. El fiscal estimó que las vejaciones debían de ser tipificadas como abusos y no agresiones sexuales al no apreciar en las imágenes evidencias de violencia o intimidación, requisitos que exige la Ley para que haya una violación.

En este sentido, la resolución subrayó que no se podía  acoger la calificación de agresión sexual porque "no se acreditó que haya existido realmente violencia física o intimidación", si bien reconoció que "en algunos casos que obran en las actuaciones se aprecia como uno de los procesados, Álvaro I.G., sujeta a alguno de los menores con sus manos la cabeza" para vejarle.

Arrepentidos
Uno de los condenados, Eduardo Sánchez, alias ‘Todd’ se disculpó por los hechos acometidos. ”Pido perdón y me muestro arrepentido", afirmó 'Todd'. Por el contrario, 'Nanysex' desaprovechó esa última oportunidad que tuvo para pedir. Éste no mostró ápice de remordimiento por las vejaciones a las que sometió a los pequeños. "No tengo nada que decir", esgrimió con la cabeza gacha.

José Gómez Cansino, apodado 'Aza', con semblante tranquilo, adoptó la misma actitud que éste. Sin embargo, el abogado de ‘Aza’ aseguró que su cliente le había confesado que "se sentía arrepentido y que no le volvería a ver en un proceso similar".

Por su parte, Antonio Olmos fue el único que usó su última palabra para defenderse de los hechos de los que se le acusaba, sobre los que aseguró que no había pruebas contra él. Se quejó de la falta de profesionalidad del perito que rastreó la Red, puesto que "desconocía" el funcionamiento de 'Undernet', el chat donde se movía para obtener imágenes. Según su versión, en las fotografías que adquirió aparecían personas adultas.

Por otro lado, Álvaro Iglesias, alias 'Nanysex' se ofreció a someterse a la castración química si se demostrara su efectividad sobre el trastorno de pedofilia que padece desde la infancia, la que se le diagnosticó ya en septiembre de 2004, nueve meses antes de que fuera detenido en Murcia.

Deducción de testimonio
Por otro lado, los magistrados acordaron deducir testimonio contra el padre que propinó un puñetazo en la cara a 'Nanysex' en una de las sesiones de la vista, a pesar de que ninguna parte lo solicitó. "Si bien es cierto que puede ser comprensible desde el punto de vista humano la reacción de un padre que sabe que su hijo ha sido objeto de las acciones descritas en esta resolución, también es cierto que esta Sala no puede permitir en ningún caso que se produzca durante la celebración de un juicio ningún altercado o agresión", señaló el fallo.

Al conocer el fallo, el abogado Manuel Maza, que representaba a varias víctimas, anunció que recurriría la sentencia ante el Tribunal Supremo. Consideró que el fallo "no se ajusta a derecho", puesto que "la pena es insuficiente".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios