www.madridiario.es

Arneses o correas para perros, ¿qué elegir?

lunes 18 de mayo de 2020, 17:50h
Se trata de dos elementos que suelen utilizarse con fines educativos para los perros, así como también, se presentan como unas herramientas bastante buenas para tenerlos controlados y pasear con ellos cómodamente.
Arneses o correas para perros, ¿qué elegir?
Ampliar

En la actualidad, en el mercado se puede encontrar un gran número de elementos que son ideales para educar a los perros, mantenerlos controlados y poder pasear con ellos sin problemas. Herramientas que han sido fabricadas con diferentes formas y materiales, para que se adapten perfectamente al tamaño y peso de la mascota y que cuentan con dos funciones primordiales, la educación y el control de los canes.

Habitualmente, tanto los arneses como las correas se utilizan para poder tener sujeto al perro mientras se da un paseo, de esta forma, se garantiza que no habrá peligro en ciertas situaciones comunes como es el caso de cruzar una calle, escaparse o incluso molestar a otras personas.

De igual modo, son elementos que ofrecen muy buenos resultados a la hora de educar al perro y modificar ciertas conductas que pueden ocasionar problemas en el futuro. Algunas situaciones que suelen darse cuando los perros no están bien educados son, entre otras, manifestar cierta agresividad, tirar demasiado de la correa, ladrar en exceso o coger cosas del suelo.

Los arneses

Un arnés para perros puede convertirse en el compañero perfecto cuando se quiere llevar a la mascota controlada y además, que esta vaya cómoda. Hay numerosos tipos de arnés en el mercado, fabricados con diversos materiales, siendo los más habituales el neopreno, la piel y el nylon. Asimismo, los hay de mayor o menor resistencia dependiendo de la finalidad con la que vaya a usarse, puesto que hay arneses especiales para los entrenamientos caninos, otros para el trabajo y también están los de paseo.

Los arneses cuentan con la ventaja de que pueden adaptarse perfectamente al cuerpo de cada perro, ejerciéndoles presión en el pecho. Aunque los pueden utilizar todos los perros, se recomienda su uso en razas como el Boxer, Bulldog o aquellas que presentan un hocico más corto puesto que no dañan tanto como las correas (para estas razas) y además, favorece en el caso de que presenten problemas traqueales.

Asimismo, existen arneses llamados anti-tensión, que evitan que los perros peguen tirones hacia delante. Son ideales si se quiere controlar adecuadamente a los canes. Ejercen un control sobre los hombros de los perros y cuentan con dos cintas corredizas que se colocan debajo de las axilas, facilitando el que se puedan atar a la correa.

Además de este tipo de arneses, que son muy populares, en el mercado se pueden encontrar otros como los de tiro, para poder practicar deporte con el perro; los de recuperación, para aquellos perros con problemas de movilidad; los de tipo noruego, que ayudan a que el perro no tenga molestias en la garganta y el cuello; y los americanos, que se ajustan perfectamente al pecho otorgando una mayor comodidad.

Las correas

Las correas para perros se han vuelto imprescindibles para poder entrenar, adiestrar, trabajar o pasear con el perro. Las hay de diversos tamaños, formas y materiales, para que puedan adaptarse a la fisionomía de cada raza.

Principalmente, las correas tienen como función el poder sujetar los arneses o los collares y de esta manera, poder manejar al perro más fácilmente. De hecho, se trata de un elemento que es fundamental para sacar al perro a la calle.

Existe una gran variedad de modelos en el mercado, siendo uno de los más habituales las correas de cuero dobles. Dotadas con dos mosquetones y tres o cuatro anillas, ideales para el adiestramiento, debido a que ofrecen la posibilidad de graduarlas según la longitud. Asimismo, son recomendables en el caso de tener perros de mediano y gran tamaño, ya que son bastante resistentes.

Para los perros más pequeños, se pueden utilizar las correas de tela, de plástico o de nylon, porque ofrecen mayor movilidad; mientras que las correas metálicas, se utilizan más para aquellos perros que tienden a destruir las correas de materiales menos resistentes.

Por su parte, las correas extensibles son ideales si se quiere dar al perro mayor libertad de movimiento, siendo estas aconsejables para perros de tamaño pequeño y que no suelan tirar demasiado.

Finalmente, para los profesionales de adiestramiento, las mejores correas son las de pista. Una cinta o cuerda trenzada con una longitud máxima de 10 metros, cuya función principal es ayudar a adiestrar al perro en largas distancias y controlarlos fácilmente a través de ejercicios específicos.

Dentro de los materiales más comunes que se utilizan para la fabricación de correa se encuentra la goma entretejida, ya que es ligero, antideslizante y bastante resistente; el cuero, adaptable y con mayor resistencia; y el algodón, con menos resistencia pero sobre todo, muy cómodo.