www.madridiario.es

El olvido del museo 'zombi' de Ambasz

viernes 23 de enero de 2015, 07:30h
El antiguo edificio de la UNED del Paseo del Prado número 30 espera abandonado a que la Fundación Ambasz haga efectivo el convenio que suscribió con el Ayuntamiento de Madrid para construir en la parcela un museo de las artes, la arquitectura, el diseño y el urbanismo.
  • Vista del antiguo edificio UNED para museo Ambasz arquitectura en el paseo del Prado

    Vista del antiguo edificio UNED para museo Ambasz arquitectura en el paseo del Prado
    Juan Luis Jaén

  • Maqueta del museo de arquitectura que se construirá en el Paseo del Prado por la Fundación Ambasz

    Maqueta del museo de arquitectura que se construirá en el Paseo del Prado por la Fundación Ambasz
    Ayuntamiento de Madrid

  • Interior del antiguo edificio UNED para museo Ambasz arquitectura lleno de basura

    Interior del antiguo edificio UNED para museo Ambasz arquitectura lleno de basura
    Juan Luis Jaén

El 6 de marzo de 2013, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, firmó un convenio, sin concurso previo, con una misteriosa fundación que llevaba el nombre de un prestigioso arquitecto argentino, Emilio Ambasz, que acababa de ser objeto de una retrospectiva en el Museo Reina Sofía.

El proyecto, que fue secundado por el Pleno el 29 de enero de 2014, consistía en la demolición del antiguo edificio de la UNED del Paseo del Prado número 30, cuya escuela de idiomas y su centro de Madrid Salud habían sido desalojados para dejar paso al nuevo plan especial, y la construcción de un museo de las artes, la arquitectura, el diseño y el urbanismo. El Consistorio cedía el terreno por 75 años a cambio de que la organización corriese con los gastos de construcción del complejo, que ascenderían a unos 10 millones de euros.

Hasta el momento, las cosas habían ido bien. Se trataba de una parcela muy codiciada por distintas instituciones para hacer un complejo cultural dentro del triángulo de oro y casi contiguo a Caixa Forum. En el trato se planteaba la creación de un inmueble de cinco plantas sobre una parcela de más de 3.000 metros cuadrados a la que se le otorgó la máxima edificabilidad con auditorio; salas de exposición permanente de arte; arquitectura y urbanismo; una biblioteca virtual; un restaurante de lujo con mirador al Paseo del Prado; jardines verticales... La Fundación se comprometía incluso a promover becas de excelencia entre los estudiantes de Arte y Arquitectura de Madrid.

22 meses después, el proyecto, para el que se redujo el grado de protección patrimonial y se cambió la catalogación con el fin de otorgarle usos culturales, parece solo un eco del pasado. Mientras el edificio sufre el abandono que ya pusieron de manifiesto los responsables municipales para justificar su cesión y demolición (no cumple con la normativa de incendios, mala condición urbanística), en el Área de Las Artes municipal el asunto causa sudores fríos, a pesar de que se ha dicho en comisión que la operación es perfectamente legal. Y es que la negociación se fraguó en época del exdelegado de Las Artes, Fernando Villalonga. Entonces, la oposición denunció irregularidades en el proceso urbanístico sobre la parcela y un presunto trato de favor del Consistorio por la presencia del ex secretario de Estado de Cultura, Miguel Ángel Cortés, en la organización, como secretario general. Cortés negó ante varios medios de comunicación dicha implicación, indicando que él había estado en la fundación hasta 2007 y que la operación fue posterior.

Mientras tanto, el Ayuntamiento sigue sufragando los costes de mantenimiento de un edificio que permanecerá paralizado hasta que la Fundación Ambasz entregue varios documentos imprescindibles para comenzar la tramitación de la puesta en marcha del nuevo espacio cultural, informan fuentes de Las Artes. En cuanto se produzca ese hecho, comenzarán a contar los dos años en los que estaba previsto que terminasen las obras de construcción del nuevo inmueble.

Sin embargo, a la Fundación parece habérsela tragado la tierra y es imposible saber si el convenio está muerto antes de ponerse en marcha, y el de Ambasz se ha convertido en un museo 'zombi'. Madridiario ha podido comprobar que esta organización no responde a ningún teléfono, ni en España ni en el extranjero, los correos electrónicos son devueltos por inexistentes y todos los que han sido vinculados al proyecto, dentro y fuera del Ayuntamiento, parecen renegar del proyecto o, simplemente, guardan silencio ante una situación que condena este plan especial al olvido.

Más información:

Arquitectura verde para el Paseo del Prado

Vía libre al Museo de Arquitectura

Un museo de artes y arquitectura en el Museo del Prado

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.