www.madridiario.es

El caso de la talidomida, visto para sentencia 52 años después

Por MDO/E.P.
lunes 14 de octubre de 2013, 11:42h

Este lunes ha tenido lugar el juicio por la talidomida, fármaco que fue utilizado en los años 60 para tratar las náuseas de mujeres embarazadas y que provocó numerosas discapacidades en los recién nacidos. Los afectados han pedido 204 millones de euros de indemnización. La empresa farmacéutica Grünenthal, que distribuyó el medicamento, ha lamentado "sinceramente" la tragedia. El caso ha quedado visto para sentencia.

El Juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid ha empezado este lunes el procedimiento civil en el que están inmersas 186 víctimas que causó el consumo de este medicamento en España. Reclaman un total de 204 millones de euros. Durante el juicio, al que han asistido afectados con malformaciones, el representante de la farmacéutica ha insistido en que este fármaco se retiró en diciembre de 1961 ante las sospechas de que podría tener efectos secundarias y ha negado, a preguntas de los abogados de los  demandantes, que se vendiera más allá de esa fecha. De hecho, ha especificado que se retiraron 91 kilos de este fármaco de los 150 que se exportaron para su venta en España. A preguntas acerca de cuando conoció la farmacéutica que podría haber daños en los vasos sanguíneos y en los músculos, ha señalado que en noviembre de 1961 un doctor alertó de ello ya que se vio "una relación causal" de la talidomida con posibles efectos. 

No apta para embarazadas
Durante su declaración en calidad de demandado, el representante de la alemana ha especificado que "la retirada se hizo bajo sospecha de posibles efectos y sin que la empresa estuviera obligada a ello para que el impacto fuera el menor posible". A preguntas acerca de cuando conoció la farmacéutica que el fármaco provocaba daños en los vasos sanguíneos y en los músculos, ha señalado que en noviembre de 1961 un doctor alertó de ello ya que se vio "una relación causal" de la talidomida con posibles efectos secundarios. En relación al prospecto del medicamento, el representante ha destacado que no estaba indicado para embarazadas y sí para dolores menstruales, algo de lo que ha dicho que no era compatible con la gestación. No obstante, ha admitido que en las indicaciones no se excluía a mujeres embarazadas porque "no había concienciación" de este tipo de especificaciones en aquella época.

"El prospecto en España estaba aprobado por el Ministerio de Sanidad y las indicaciones eran las del registro. Cuando se retiró del mercado se hablaba de cambiarlo por la polineuritis", ha señalado y ha negado que entonces la alemana ocultara lo que pasaba a los profesionales médicos después de que se le leyera una carta acerca de este asunto. "Estoy convencido de que se informó. En el año 62 la prensa estaba al corriente de todo. Fue uno de los temas de mayor repercusión en aquella época. Cualquiera estaba al tanto", ha subrayado el encargado de representar a la demandada.

En un momento determinado, el abogado le ha exhibido unos cuadros de venta de mayo de 1962 en el que supuestamente se recogían ventas del producto. A ello, el representante ha señalado que el documento lo que muestra es la bajada de ventas a partir de 1961. "Lo que se ve claramente es que son retiradas", ha apostillado y ha agregado que en España "se vendió poco", ya que se comercializó más tarde que en el resto de países de Europa. Por último, el letrado de la acusación ha preguntado si la empresa hizo algo para ponerse en contacto con los afectados en España después de que concluyera en Alemania el juicio por los casos que se produjeron, a lo que ha contestado que "solo se retiró el material".

"Gravísimo daño" para 3.000 afectados
La Asociación de víctimas de la talidomida en España (Avite) considera que ha quedado demostrado el "gravísimo daño" que hizo la venta del fármaco. En declaraciones a lo medios a las puertas del Juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid, el abogado de la Asociación, Ignacio Martínez, ha matizado que el caso de las víctimas españolas fue mucho peor que en otros países como en Alemania, donde allí sí se acordó indemnizar a los afectados. "Se ha demostrado algo gravísimo y es que se siguió vendiendo talidomida una vez que se sabía que causaba malformaciones. La sociedad española tiene que saber esto; no se avisó a nadie, se siguió haciendo publicidad y se ha ignorado a los afectados españoles", ha agregado Martínez, quien ha asegurado sentirse con la sensación de haber hecho las cosas bien. Según Avite, se estima que en España hubo unas 3.000 personas afectadas por este fármaco.

Grünenthal ha emitido un comunicado en el que "lamenta sinceramente" la tragedia de la talidomida y reconoce que siempre formará parte de la historia de la compañía. No obstante, ha recordado que la compañía se preocupa por los afectados a través de su Fundación en Alemania, que ofrece beneficios económicos a los que también pueden acceder las víctimas residentes en España. La ayuda, según apuntan, depende de la situación de cada afectado (grado de discapacidad, otras ayudas ya recibidas, etc.) En relación al juicio, recuerda que los hechos ocurrieron hace más de 50 años por lo que "la legitimidad de cualquier procedimiento podría verse seriamente comprometida por el lapso de tanto tiempo". La compañía admite que "por respeto a la Justicia" no realizará más comentarios mientras esté en curso el actual procedimiento legal.

Durante el juicio, ambas partes las partes han realizado sus conclusiones en las que han expuesto sus demandas en base a su argumentación jurídica. El caso ha quedado visto para sentencia.

Más información:

El juicio de las víctimas de talidomida, este lunes

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios