www.madridiario.es

Arrasan el miniparaíso botánico de Coslada

jueves 07 de febrero de 2013, 00:00h
El miniparaíso botánico sobre el que se levantará la ampliación del Centro de Transportes de Coslada ha sido roturado. La Comunidad había trasplantado las dos especies con mayor valor, pero los ecologistas pedían su conservación por albergar hasta 350 especies diferentes, algunas muy raras.
Finalmente se cumplieron los peores temores de las asociaciones ecologistas. El terreno de unas diez hectáreas situado en la futura ampliación del Centro de Transportes de Coslada ha sido arrasado, según denuncian ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción y GRAMA, que llaman la atención sobre lo paradójico que es que los terrenos vayan a ser ocupados por una distribuidora farmacéutica, Cofares. En sus bolsas, precisamente, aparece el dibujo de una planta. La empresa ha explicado en otras ocasiones a este periódico que no sabía nada cuando compró los terrenos y que aunque está a favor de "proteger las dos especies", en referencia a las primeras plantas raras que se descubrieron en el lugar, no podía dar marcha atrás a sus planes debido al tamaño de la inversión.

La Consejería de Medio Ambiente acababa de trasplantar algunos ejemplares de dos plantas raras y en peligro de extinción encontradas en el lugar, proceso de cuyo éxito dudaba su descubridor, el profesor Juan Manuel Martínez. Él y las asociaciones ecologistas habían pedido en varias ocasiones la conservación de todo el espacio, en que se han encontrado unas 350 especies, entre las que destaca el cardo de Coslada. Pese a su importancia, estas plantas no están incluidas en el Catálogo de Especies Protegidas de Madrid, sin actualizar desde 1992, por lo que legalmente no están protegidas.

La roturación del terreno "ha tenido efectos catastróficos sobre la conservación de varias especies en peligro de extinción en la Comunidad de Madrid, provocando la desaparición de varias de ellas y colocando a otras al borde de la misma", aseguran en un comunicado las asociaciones ecologistas, que han calificado de "barbarie" esta actuación.

Según Martínez, "se ha arrasado un ecosistema único no descrito para la ciencia, con especies rarísimas, algunas únicas a nivel mundial. Resulta paradójico que una empresa farmacéutica haya destruido tanta biodiversidad y patrimonio genético". El profesor encontró primero un cardo y una malva raras, pero después se han identificado en el lugar hasta 350 especies, algunas de gran valor.

Cardos, trigos y malvas
Entre las principales especies destruidas se encuentran la mejor población mundial conocida de Cynara tournefortii (alcachofa silvestre), la única conocida en el Mediterráneo occidental de Triticum boeoticum (trigo silvestre precursor de los trigos domésticos actuales), la mejor población ibérica de Malvella sherardiana (pequeña malva), las únicas poblaciones madrileñas de entidad de Convolvulus humilis (pequeña correhuela), Geropogon hybridus (flor estrellada) y Teucrium spinosum (herbácea anual); así como las mejores poblaciones madrileñas de Klasea flavescens (pequeño cardo), Linaria caesia (herbácea de flores amarillas), Scolymus maculatus (pequeño cardo de flores amarillas) y Astragalus scorpioides (leguminosa con frutos que recuerdan a la cola del escorpión).

Además, entre las especies de fauna está documentada la presencia del grillo de visera (Sciobia lusitanica), una especie incluida en el Catálogo de Especies Protegidas de la Comunidad de Madrid en la categoría "sensible a la alteración de su hábitat". Todo ello es prueba objetiva de la gran biodiversidad que allí se encontraba, unas 350 especies diferentes. Por ello, esta parcela se ha llegado a denominar por expertos botánicos como "el miniparaíso botánico de Coslada". Los ecologistas aseguran que estudiarán posibles acciones para que esta actuación no quede impune.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios