www.madridiario.es
Sólo un 1% de los menores maltratadores reincide

Sólo un 1% de los menores maltratadores reincide

Por MDO
lunes 01 de diciembre de 2008, 00:00h
En el plazo de un año, la reincidencia de los menores madrileños sometidos a medidas judiciales por maltrato familiar ascendente se redujo del 30 al 1 por ciento gracias a la puesta en marcha de un programa específico de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor (ARRMI).
La creación de El Laurel, centro especializado para que los menores que han cometido delitos de maltrato familiar puedan cumplir sus medidas judiciales sometidos a un programa específico, y gestionado por Fundación Grupo Norte, empezó a dar sus frutos. En solo un año, la reincidencia de estos jóvenes pasó del 30 por ciento al 1 por ciento.

Así lo indican los datos que presentaron el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados; y la directora gerente de la ARRMI, Carmen Balfagón en septiembre. El tratamiento especializado a estos menores —80 de los cuales pasaron por El Laurel— quedó reforzado por la creación de un grupo de convivencia para cumplir las medidas de alejamiento impuestas por los jueces. En cuanto al resto de los adolescentes que pasaron por los centros de la ARRMI, la tasa de reincidencia también se redujo en seis puntos, hasta quedarse en el 11 por ciento. Los menores madrileños sometidos a medidas judiciales en ese momento ascendían a 920, ya fuesen de internamiento en régimen cerrado, semiabierto, abierto y terapéutico de salud mental o drogodependencias.

Su perfil mayoritario era el de un varón español de unos 17 años que había cometido delitos de robo con violencia e intimidación. Así, según los datos de la ARRMI, 390 de estos jóvenes eran españoles, 247 latinoamericanos, 145 magrebíes, 111 de países europeos comunitarios y 10 europeos no comunitarios. Otros 15 pertenecían a otras nacionalidades. Además, en Madrid había unos 5.300 menores sometidos a libertad vigilada, bien por haber cometido una falta o delito leve o bien como medida posterior a un internamiento.

Ningún menor pendiente de cumplir su medida
De cara a afrontar el último trimestre del año, Madrid contaba con recursos suficientes para que los menores infractores pudieran cumplir sus medidas judiciales. Así lo recalcaron Granados y Balfagón, que recordaron que, desde la puesta en marcha de la ARRMI, no sólo se ha alcanzado este objetivo, sino que la región 'echa una mano' a otras comunidades autónomas con menos recursos y pone plazas a disposición de menores no madrileños pendientes de ejecutar sus medidas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios