www.madridiario.es
La importancia de tener a una persona al cuidado de tus mayores
Ampliar
(Foto: Mayoresdevida.com)

La importancia de tener a una persona al cuidado de tus mayores

viernes 14 de febrero de 2020, 15:45h

Estar al cuidado de personas mayores es una situación por la que vamos a pasar muchos de nosotros en algún momento de nuestra vida. Bien por alguna enfermedad o tal vez por diversos problemas derivados de la edad, nuestros mayores pueden llegar a precisar de cuidados. Y no solo eso, también es muy beneficioso para ellos contar con compañía.

Tiempos flexibles

No es necesario que las personas mayores tengan que ir a alguna clínica o residencia de ancianos si su estado no lo requiere. Tener que tomar una decisión respecto al cuidado de mayores, es algo delicado. Es muchísimo mejor si cuentas con alguien con quien compartir la atención a tus mayores. Es lógico que haya otros asuntos que requieran de tu tiempo. Además de que siempre es beneficioso para los familiares tener momentos en los que poder despejarse.

Como seguramente sabrás, hay cuidadores que pueden atender durante varias horas, e incluso de forma continua, a los mayores que lo necesiten. Por ejemplo, puedes contratar los servicios de una empleada de hogar interna o de cuidadores para algunas horas o para ciertos momentos del día. También puede ser de forma ocasional, según lo vayas necesitando o por un motivo o necesidad puntual.

¿Por qué es tan importante que alguien cuide a tus mayores?

Tener una persona que cuide a tus mayores es sumamente importante. Por un lado, para la familia, que necesita apoyo y tiempo para otros aspectos de su vida, y por otro para los mayores; así no tengan ningún problema de salud, es fundamental que no estén solos, pues así su movilidad y su capacidad cognitiva no se verán afectadas. Y eso no es todo. Hay más ventajas.

  • La atención será exclusiva y personalizada. El cuidador no tendrá que estar pendiente de otras personas, por los que las necesidades estarán totalmente cubiertas.
  • Las personas mayores se sienten mucho más cómodas, útiles y seguras en su propio hogar. Además, no hay nada como la libertad de horarios de la que carecerían en una residencia de ancianos. Asimismo, disfrutarán de su entorno habitual y compartirán con sus amistades y familiares como lo han hecho siempre. No tendrán que experimentar ningún cambio brusco.
  • Se genera una relación de afecto y confianza entre el cuidado y el cuidador, que se implicará mucho más en lo relacionado con la persona que cuida.
  • Al contrario de lo que sucedería con la rigidez de horarios de las residencias de ancianos, podrás organizar el día a día como mejor te convenga, con total flexibilidad.
  • Al igual que con los horarios, también podrás decidir con mucha más libertad cuánto es el dinero que puedes ir destinando a estos cuidados, eligiendo más o menos horas según lo que convenga.

Como habrás visto, contar con alguien con quien compartir el cuidado de tus mayores es algo que te permitirá encargarte de otros aspectos de tu vida teniendo la tranquilidad de saber que sus necesidades estarán bien atendidas en todo momento. No es necesario que el cuidador esté todo el día. Tienes todo tipo de opciones: desde los que pueden ir 1 hora o cuando lo vayas necesitando, hasta quienes se quedan durante las 24 horas del día.