www.madridiario.es
José Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid
Ampliar
José Manuel Franco, delegado del Gobierno en Madrid (Foto: Chema Barroso)

Franco se compromete con los vecinos a poner coto a las fiestas en pisos turísticos

viernes 12 de febrero de 2021, 16:28h

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, se ha reunido esta mañana con el presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), Enrique Villalobos, y con Víctor Rey y Jordi Gordon, representantes vecinales del distrito Centro para abordar la problemática de las fiestas ilegales en los pisos turísticos.

En la reunión, vecinos del Centro de la capital han alertado a Franco de que se están ofreciendo paquetes turísticos en Europa con vuelos y fiestas en pisos turísticos en la capital por 150 euros, lo que a su juicio está generando un grave problema de salud pública y convivencia en muchos bloques de viviendas de la zona.

Franco ha adelantado que están buscando fórmulas para poner coto a esta actividad. "En muchos pisos turísticos, que deberían estar perfectamente regulados, se están produciendo fiestas que atentan gravemente contra la salud pública y contra la normativa que debería regular la actividad de esos pisos. Contravienen así el plan general de la ordenación urbana, lo que tienen que ver con la función de los pisos turísticos, que está absolutamente desbordada por estas fiestas, a la que incluso, según nos acaban de informar las asociaciones de vecinos, se organizan excursiones para acudir a este tipo de fiestas", ha indicado.

El delegado se ha comprometido a colaborar con la Administración regional y local y a reforzar estas labores en la Policía Nacional y que colabore con la Policía Municipal para "poner fin a este auténtico despropósito y vergüenza". "Esto tiene que ver con fines espurios y económicos. Lo que prometemos es desde la Delegación colaboraremos con las asociaciones de vecinos e instituciones implicadas", ha sostenido.

El representante del Gobierno central en Madrid ha indicado que investigarán y llegarán "hasta las últimas consecuencias" en este asunto. "Hay un registro de pisos turísticos en la Comunidad, ver quienes son los propietarios, a quién se les alquila, en qué condiciones se está alquilando y lo que sucede dentro. Si estamos hablando de establecimientos de carácter público, la labor de la Policía se facilita ante posibles entradas en estos locales. Y el peso de la ley recaerá sobre todos los responsables", ha aseverado.

José Manuel Franco ha prometido también analizar este tipo de excursiones de fiestas ilegales y acabar con la sensación de "posible impunidad" que, a su juicio, "no ayuda para nada a nadie: ni al sector hostelero, a los que dentro de la legalidad cumplen con toda la normativa, ni al conjunto de los madrileños". "Los vecinos tienen derecho al descanso y a proteger su salud. Hay que actuar con toda la energía y coordinación posible con todas las organizaciones afectadas. Vamos a reformar más si cabe la colaboración entre Policías en este y en todos los temas que tengan que ver con comportamientos irresponsables. La sociedad madrileña en general se comporta con gran sensatez y responsabilidad, pero seremos duros con los que incumplen", ha manifestado.

Por su parte, el presidente de la FRAVM, Enrique Villalobos, ha señalado que se trata de un problema "acuciante" desde principios de este año. "Hemos trasladado que hay verdaderos itinerarios y que hay gente que ofrece venir a esos pisos donde se montan las fiestas", ha dicho. Villalobos cree que esta problemática "forma parte de un fenómeno superior, que es el mensaje irresponsable que la Comunidad de Madrid traslada, que da la impresión de que en Madrid se puede hace cualquier cosas, que los bares tienen medidas mucho más rebajadas que en el resto de España, que aquí se puede tener un toque de queda más laxo y que las condiciones acompañan para hacer prácticamente una barra libre de la actividad de las fiestas tan irresponsables".

Por su parte, el portavoz de la asociación SOS Malasaña, Jordi Gordon, ha recordado que la Policía Municipal de Madrid ha denunciado en los últimos meses 6.000 fiestas ilegales de este tipo, por lo que calcula que unas 300.000 personas ha podido acudir a alguna de ellas. Menciona también las fiestas en domicilios particulares, las de las saunas de la zona, las orgías en pisos... "¿Qué pasa con esos locales y esos responsables?, ¿cuál es la posibilidad legal?. Por eso pedimos que se sancione y denuncie con carácter penal este tipo de comportamientos y que no haya zona de impunidad para que esta gente que por codicia se lucre poniendo en riesgo a la salud de todos. La mayor parte de los pisos turísticos son ilegales. Estamos pensando recurrir a la Fiscalía y al juez decano para que haya herramientas legales contra quienes se lucran en esta situación", ha avanzado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios