www.madridiario.es
Alquilar en Madrid: precios inasequibles y requisitos exagerados
Ampliar
(Foto: Daniel Rodrigo Arenas )

Alquilar en Madrid: precios inasequibles y requisitos exagerados

Por Cristina Valdivielso
jueves 02 de septiembre de 2021, 07:37h

Los ciudadanos de la Comunidad de Madrid son los españoles que más dinero destinan al pago del alquiler. Un estudio realizado por Infojobs y Fotocasa en 2019 refleja que más de la mitad del sueldo es invertido en el pago de la vivienda; exactamente un 55,7% del salario bruto mensual (la media nacional es del 40%), teniendo en cuenta que el sueldo bruto promedio de la región es de 25.615 euros anuales. En aquel momento, un 16% invertía más de un 60% de sus ingresos en el alquiler. Además, el precio medio de un piso de 80 metros cuadrados en la capital asciende a los 1.189 euros mensuales y los precios de los alquileres han subido el triple con respecto a los salarios en algo más de una década.

En este escenario, los jóvenes son el colectivo que más dificultades afronta a la hora de encontrar una vivienda en alquiler. Mucho más después de que el mercado laboral se haya visto golpeado directamente por la crisis sanitaria provocada por la Covid-19. Según el Informe de Juventud en España de 2020, un 40% de los jóvenes cree poco o nada probable encontrar trabajo en el próximo año y ha caído 15 puntos la esperanza de poder emanciparse.

Los madrileños invierten un 55,7% del salario bruto mensual en el alquiler

Durante 2020, el 55 por ciento de los jóvenes de entre 25 y 29 años todavía vivía en la vivienda familiar. Los hogares más frecuentes son los de dos personas, que ocupan un 30 por ciento del total. Además, aumentaron un 6,1 por ciento los hogares unipersonales de personas de 65 años o más.

Pese a estas tendencias, en los últimos meses ha descendido el alquiler en la región. Francisco Iñareta, portavoz de Idealista, señala que, a pesar de las dificultades, “la demanda de alquiler se ha mantenido estable y el incremento de la oferta ha provocado que los precios se reduzcan”. Concretamente, este precio ha disminuido un 6,7 por ciento de media respecto a 2020, siendo más notable en ciudades como Madrid y Barcelona, donde el mercado es más grande y ha caído más de un 9 por ciento.

En el mismo contexto económico, en 2020 el precio medio del metro cuadrado en España se encontraba en 11,3 euros, mientras este 2021 ha disminuido hasta 10,7 euros. En el caso de Madrid, esta cifra aumenta a 14,5 euros por metro cuadrado. Pero sigue siendo insuficiente, porque la situación actual del alquiler se ha convertido en un reto para todos, no sólo para los jóvenes.

El precio del alquiler ha disminuido en Madrid más de un 9 por ciento

En España, el precio medio del alquiler en 2018 se situaba en 674 euros mensuales, aunque existe una gran diferencia entre provincias. En el caso de Madrid, la capital se encuentra entre las regiones con los alquileres más caros, donde el precio asciende a 819 euros, o Barcelona, con 769 euros mensuales. En el lado opuesto están provincias como Lugo, con un precio medio de alquiler de 336 euros.

La crisis económica que España vivió en 2008, cuando pinchó la burbuja inmobiliaria, hizo que los precios de los alquileres cayeran en picado, hasta que en 2015 aumentaron de nuevo. Sin embargo, 2020 ha imitado los datos de hace 12 años, a pesar de que ser un sector que ha superado mejor esta crisis que otras anteriores. El portavoz apunta que el número de viviendas en alquiler “creció con fuerza durante 2020 debido al embalsamiento provocado por los meses de confinamiento”.

Exigentes requisitos

Además de la dificultad de conseguir un trabajo estable, se añade que cada vez es más complicado conseguir una vivienda donde precio y calidad se adapten a las necesidades reales de los inquilinos y estos sean, además, capaces de cumplir los requisitos del propietario o la agencia arrendataria.

Iñareta explica que uno de los grandes problemas que se están encontrando los ciudadanos que pretenden alquilar una vivienda es que “algunos caseros son más estrictos en la selección de perfiles, lo que podría provocar que las personas y colectivos más desfavorecidos tuvieran más problemas de acceso por no ofrecer suficientes garantías al propietario”.

Los requisitos más habituales a la hora de alquiler una vivienda en España son la firma de un contrato de al menos 6 meses (aunque en ocasiones puede exigirse de hasta 12 meses), pagar un depósito equivalente a dos mensualidades de arrendamiento (lo que se conoce como fianza) y proporcionar referencias de otros propietarios o incluso demostrar la capacidad económica del posible inquilino.

Enrique F. y María S. llevan solo dos semanas buscando piso y lo consideran ya una misión casi imposible.

La pareja cuenta que, al hacer búsquedas por Internet, lo primero que se puede observar entre los portales web de anuncios de alquileres es que "hay muy poca vivienda ofertada".

María relata que "el alquiler de una casa corriente con dos dormitorios, de 60 o 70 metros cuadrados y con 2 plazas de garaje en el centro de Madrid no baja de 1.400 euros mensuales". En el caso de la periferia, como puede ser el Ensanche de Vallecas o Rivas Vaciamadrid, "no hay ni un piso por menos de 900 euros", concluye María.

Otra práctica muy habitual de las inmobiliarias es cobrar un mes de alquiler a modo de "honorarios". A este pago se le añade una fianza de dos meses para poder alquilar el piso y el mes en curso. Es decir, como mínimo, necesitas cuatro meses de fianza para poder entrar a vivir a una vivienda, según explica Enrique a Madridiario.

"Yo tengo una casa alquilada en propiedad y solo pido un mes de fianza, porque la ley en la Comunidad de Madrid no te permite más", asegura Enrique.

Pero la pesadilla no acaba aquí. Además de esta elevada cifra, "algunas inmobiliarias piden avales bancarios y otros te llegan a requerir los movimientos bancarios de los tres últimos meses para saber cómo te gastas el dinero y cuáles son tus hábitos", explica Enrique, quien añade que "si no estás dispuesto a entregarlos, no te alquilan la vivienda aunque no sea legal pedirlos".

Un problema añadido

Los elevados precios, los sueldos que ahogan y las exigencias de los arrendatarios no son las únicas razones que explican la dificultad de encontrar piso hoy en día. Como añade la pareja, desde el pasado año, son muchas las inmobiliarias y propietarios particulares que han decidido retirar los carteles de "se alquila" o "se vende" por miedo a los okupas. "Los propietarios no publican el alquiler de sus pisos y hay que ir por las porterías de las viviendas y hablar con los conserjes, que además son quienes hablan directamente con los vecinos y los que te enseñarán el piso", comenta Enrique.

Según datos del Ministerio del Interior, en 2019 hubo más de 14.000 denuncias por okupación de inmuebles, un 41% más que en 2015. Del total, 1.441 pertenecían a Madrid, situándose como la tercera región con más denuncias por este motivo.

Por otra parte, la segunda ola de la pandemia sufrida a finales del verano de 2020 provocó un aumento de la morosidad del 70%, algo que ha endurecido los requisitos que piden los propietarios a la hora de alquilar. El último estudio sobre morosidad de 2020 realizado por Fichero de Inquilinos Morosos señala que Madrid registra un índice de morosidad superior a la media de España, que se sitúa en el 1,93%, siendo una de las 7 provincias con mayor importe medio de morosidad en arrendamientos urbanos. Tiempos duros para alquilar en Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios