www.madridiario.es
Antorcha oficial de los Juegos Olímpicos de Brasil.
Antorcha oficial de los Juegos Olímpicos de Brasil. (Foto: Instagram)

Tokio será olímpico en 2021

miércoles 25 de marzo de 2020, 21:15h
Las Olimpiadas se celebrarán en el 2021, la decisión de los organizadores deja las cosas claras y desbloquean las reticencias del Comité Olímpico Internacional (COI). El pasado domingo, en la última reunión en la ciudad de Lausana, el Comité olímpico Internacional (COI) planteaba cuatro semanas para poder tomar una decisión sobre una nueva fecha para la que hubieran sido las Olimpiadas del 24 de julio del presente año.

Tras una tenaz resistencia por parte de Thomas Bach el presidente del COI, este no aceptaba bajo ningún concepto la suspensión de los juegos, son demasiado los intereses existentes como para una cancelación del evento deportivo más importante del mundo que concentraría a más de 11.000 atletas de más de 206 nacionalidades diferentes.

Pero la situación generada por una pandemia que ya es de carácter global no deja muchas opciones, y más cuando muchos de los países participantes han manifestado a través de sus Federaciones deportivas y en algunos casos de sus Comités Olímpicos, lo que supondría participar en unas condiciones de desigualdad entre los atletas, pero sobre todo con la perdida de no tener a los mejores compitiendo por un oro olímpico.

Las voces contra la celebración de los juegos comenzaron hace unas semanas, pero la resonancia de estas fue más sonora cuando las federaciones norteamericanas de atletismo y natación plantearon serias dudas sobre su participación, o los Comités Olímpicos como el propio español, que señalaron lo desigual que sería la participación para atletas españoles o de otros países afectados por la pandemia que ha trastocado todo su plan de entrenamiento para llegar en las mejores condiciones. Incluso las duras manifestaciones de Australia y Canada que no mandaran ningún deportista si los Juegos se celebran en julio.

Las razones de la negativa del COI se centran principalmente en los problemas con los patrocinadores lo que supondrían un alto coste y las grandes dificultades en recomponer las campañas de marketing para estos, a lo que tendría que sumarse los altos costes de litigios legales por sus compensaciones. Los derechos televisivos son otro gran inconveniente (por ejemplo, el Canal Discovery propietaria de Euroesport con los derechos de retransmisión para Europa, se juega 2.700 millones). Otra de las patas que soportan los juegos serían los más de 800 millones en entradas a lo que tendrían que añadirse los cientos de millones en alojamientos y restauración, más los servicios añadidos, sin dejar de contar la problemática que se generaría con todo el aparato logístico tanto material como humano que conllevan las Olimpiadas.

Hay que recordar que finalizados los juegos (33 deportes repartidos en 17 días) deberían comenzar los Juegos Paralímpicos el 25 de agosto lo que supone más tensión, problemas económicos y desajustes de calendario.

Otro de los factores de consideración son los intereses nipones, no solamente por los más de 35.000 mil millones invertidos en infraestructuras y equipamiento. Para Japón tienen gran importancia para incrementar su influencia socio política en la región, en especial en los momentos actuales con la presión a la que se encuentran sometidos por el gran gigante chino (hay que recordar que en estos momentos China mantiene diversos enfrentamientos territoriales con la mayoría de sus vecinos incluido Japón, añadir que es una de las regiones donde más se ha incrementado el gasto militar).

Tokio tras conseguir arrebatar los Juegos a Madrid, repetirá unos Juegos Olímpicos tras los celebrados en 1964, en aquel momento se buscaba el resurgir del poderío japones tras la derrota de la Segunda Guerra Mundial, ahora restaurar su influencia y su estatus mundial.

Está claro que Japón no quería unos juegos a medio gas, lo que sucedería con unos Juegos en septiembre, con demasiadas ausencias de importancia recordemos los Juegos de Moscú y Los Ángeles. Los Juegos son el mayor escaparate del mundo y perder esa oportunidad no entra en el pensamiento del gobierno japones, con una economía más que saneada y lista para este contratiempo esto no representa un grave problema y más cuando lo que está en juego es el liderato político y económico en la región.

Por el momento la situación de los Juegos de Tokio está resuelta y por ende alguno de los problemas de los deportistas en su preparación, ahora solo queda tener en consideración que un año es muy largo, pueden venir las lesiones o el complejo apoyo económico a los atletas para la preparación de este año de espera.

Tokio, nos vemos en el 2021
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.