www.madridiario.es

HACE 50 AÑOS

Exjefe de Operaciones y subdirector del Complejo de Comunicaciones Espaciales, y participante español en la misión Apolo XI.
Ampliar
Exjefe de Operaciones y subdirector del Complejo de Comunicaciones Espaciales, y participante español en la misión Apolo XI.

Cuando Fresnedillas de la Oliva llegó a la Luna

sábado 20 de julio de 2019, 09:00h

Un hijo de emigrantes asturianos nacido en medio de la extrema pobreza de Madrid de la posguerra civil llegó a convertirse en Jefe de Operaciones y subdirector de una estación espacial de la NASA. Lleva 43 años de vida laboral y testigo de excepción de multitud de hitos de la carrera espacial como la llegada del hombre a la Luna o el angustioso rescate de los astronautas del Apolo 13. Acontecimientos que han marcado la vida profesional y personal de Carlos González, el primer técnico español contratado por la NASA para la estación de seguimiento de vuelos tripulados en Fresnedillas de la Oliva. Un periplo y una intensa vida que ha tomado forma en el libro El gran salto al abismo, de Jesús Sáez Carreras.

Una incesante trayectoria en la que ha jugado un papel fundamental en la conquista del espacio y que este sábado conmemora el 50 aniversario desde que la misión tripulada Apolo XI desembarcara en la Luna. "No me di cuenta que había participado en un hecho histórico hasta que me separé del receptor", explica con emoción recordando como vivió la experiencia, quizás una de las más intensas.

Carlos no olvida como llegó al municipio del oeste de la región: "Había visto,18 meses antes, el anuncio de un puesto de técnico electrónico para la estación de seguimiento de satélites en Robledo, pero cuando fui a firmar el contrato me dijeron que tenía que realizar el servicio militar". No le quedó otra, eso sí, con la promesa de que a su término volviese para valorar el puesto que según Carlos "estaba hecho a su medida". Año y medio después, volvió a las oficinas de la NASA y para su sorpresa, el contrato que siempre había anhelado permanecía guardado en el mismo cajón. Pero había cambiado algo: el destino inicial, Robledo de Chavela, había cambiado por Fresnedillas de la Oliva: "Allí me enviaron al proyecto Apolo. Si hubiese entrado a trabajar la primera vez, mi vida profesional no hubiera tenido nada que ver con lo que ha sido". Un cambio de rumbo que, sin duda, supuso un antes y un después.

"Con la llegada a la Luna cortamos el cordón umbilical que nos tenía atados a la tierra"

A los pocos días de incorporarse a sus funciones, llegó el acontecimiento histórico que permitió abrir nuevos horizontes a la humanidad. Fresnedillas llevaba el control del módulo lunar en el que aterrizaron Armstrong y Aldrin. Robledo se encargaba del módulo de mando que quedó orbitando. La responsabilidad de Carlos se centró en ocuparse de los receptores y transmisores y de que la señal fluyese sin ruidos. Todas las comunicaciones entre los astronautas y Houston las escuchaban en tiempo real. "Si en algún momento se interrumpía la comunicación entre los astronautas y yo, la misión se suspendía", explica todavía con los nervios que debieron acompañarle en tal acontecimiento.

Desde que los astronautas hablaban en la Luna hasta que les oían en Fresnedillas pasaba poco más de un segundo. Y desde aquí a Houston 0.3 a través de un cable submarino. Unas tecnologías, las que se utilizaron e hicieron posible el desembarco en la Luna, que si a día de hoy tuviesen que recurrir a ellas, con toda probabilidad, no se repetiría el viaje. "Los móviles de nueva generación tienen más memoria que el ordenador con el que trabajamos", chascarrea. "Pero a la Luna se llegó", sentencia con orgullo.

Carlos y su equipo se dejaron la piel en la misión para que nada fallara. Miedo, presión pero sobre todo alegría formaron parte de cóctel de sentimientos que les acompañó hasta el último momento. Cuando escucharon la voz de Armstrong con aquellas palabras: "Houston, aquí base de la tranquilidad, el águila ha aterrizado", fue entonces cuando los que habían estado al mando de las comunicaciones se dieron cuenta de la tensión a la que se vieron sometidos: "Pensé: me tiemblan las rodillas. Pero es que he participado en un hecho histórico". Y tras pisar la Luna "cortamos el cordol umbilical que nos tenía atados a la tierra".

"Me temblaban las piernas cuando acabamos la comunicación"

Pero en el tiempo que duró la misión, no faltaron los imprevistos: "Hubo un fallo de las comunicaciones de módulo lunar y nos dimos cuenta que la trayectoria no era la correcta". Un 'alunizaje' que se vió amenazado por 30 segundos de combustible: "Aterrizaban o abortaban la misión". Cuando se posó la nave en suelo lunar quedaban solo 17 segundos de fuel: "Aqui había un montón de gente casi sin aliento".

Una hazaña que todavía despierta dudas entre los más incrédulos. Cincuenta años después de esa cuenta atrás que nos llevó a pisar la Luna, las teorías de quienes no se creen que esa gesta llegó a hacerse realidad siguen circulando en la sociedad. Desde el por qué de una bandera ondulando cuando no hay viento en el satélite o como el módulo lunar, que dejó un cráter al alunizar, no levantó polvo. Pero la cuestión que realmente sorprende es la razón por la que no se ha vuelto a enviar una misión tripulada. La respuesta, sencilla y directa: "Por dinero". El programa Apolo, iniciado en 1961 y concluido en 1972, tuvo un coste de total de 25.400 millones de dólares. La misión de la NASA tuvo un coste de unos 6.000 millones de dólares, lo que equivaldría a unos 30.000 millones de ahora.

El próximo viaje a la Luna podría realizarse en 2024

Lo que está claro, según Carlos González, es que "se viajará seguro de nuevo a la Luna". Quizás para 2024, como planea la NASA. Se volverá a hacer ciencia y se aprenderá a vivir en otro planeta como ocurrirá con las tripulaciones que viajen hasta Marte. Aunque este destino deberá esperar más, al menos hasta que se solucionen problemas tan graves como la radiación cósmica. Recorrer 225 millones de kilómetros no será rápido y los tiempos de viaje podrían varían entre los 6 meses y 2 años y medio. "La Luna queda más cerca, en tres o cuatro días se llega". Aunque viajar al planeta rojo se vea como algo fantasioso o solo posible disfrutarlo en el cine, lo cierto es que algún día se desplazarán hasta allí: "Aunque no lo veré, estoy convencido". Y con estos logros se constatará que el ser humano necesita explorar y expandirse. El camino ya está iniciado.

CELEBRACIÓN DEL 50 ANIVERSARIO DE LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA

Con motivo de la celebración del 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, este sábado la región se une a los homenajes con una variada agenda.

* En Fresnedillas de la Oliva, este sábado se inaugurará la calle Apolo 11 que dará acceso al nuevo centro del Espacio y la Ciencia – Museo Lunar, se visitará la Estación de Seguimiento Espacial de Fresnedillas. Ese mismo día se celebrará el Festival Musical Luna en la plaza de la Constitución.

* En el Planetario de Madrid -de 19:30 a 20:30 horas- se celebrará una actividad especial dirigida fundamentalmente al público infantil en la que un experto, Antonio del Solar, irá contando anécdotas y curiosidades sobre estos 50 años de aventura lunar.

* Pisar la Luna con Xoel López: desde las 21:30 horas, en el auditorio Parque Tierno Galván. A lo largo de la noche intervendrán Carlos Briones, doctor en Ciencias Químicas por la UAM y científico titular CSIC en el Centro de Astrobiología, asociado a la NASA; Eva Villaver, doctora en Astrofísica, actualmente profesora en la UAM, después de haber trabajado en la NASA y en la Agencia Espacial Europea; Alexandr Ivánovich Lazutkin, cosmonauta ruso; Sergey Nikoláievich Samburov, especialista jefe de la Empresa aeroespacial rusa Energia y Presidente del Fondo Tsiolkovsky; y Telmo Fernández, Director del Planetario de Madrid. Como hilo conductor, las mil caras de la luna y el presente y futuro de la exploración espacial.

La música vendrá de la mano del cantautor gallego Xoel López, que prepara un concierto único para este día con canciones propias y ajenas iluminadas por la luna o por la idea de viaje, esos viajes que marcan un antes y un después.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.