www.madridiario.es
Concentración del pasado 5 de julio en protesta contra el concejal Guillermo Zapata.
Ampliar
Concentración del pasado 5 de julio en protesta contra el concejal Guillermo Zapata. (Foto: Carles Martínez)

El parking de Ciudad de los Periodistas: la 'jungla' de los desacuerdos

lunes 16 de julio de 2018, 07:47h

El pleito por los dominios del terreno conocido como parking de Hacienda suma y sigue ampliando los desacuerdos entre el Ayuntamiento de Madrid y la Macrocomunidad de Ciudad de los Periodistas. Un conflicto enquistado desde hace años en el que Ahora Madrid pide esperar al informe jurídico en marcha mientras los vecinos y el Club Ciudad de los Periodistas, propietarios de los terrenos, insisten en la necesidad de cercar y cerrar el aparcamiento y aseguran que "acudirán a Cibeles" para que la formación de Carmena se siente a dialogar y respete las escrituras.

El aparcamiento de la Ciudad de los Periodistas que separa el IES Cardenal Herrera Oria de las oficinas de la administración de Hacienda se ha convertido en núcleo de caos y problemas casi históricos para la Macrocomunidad de vecinos. Acceso y aparcamiento incontrolado de vehículos, abuso del estacionamiento en doble fila, imposibilidad de paso para el camión de los bomberos en situaciones de emergencias y, ahora, un conflicto urbanístico que pone las espadas en alto a vecinos y propietarios del terreno contra el concejal del distrito Fuencarral-El Pardo, Guillermo Zapata, y el Ayuntamiento regido por Manuela Carmena.

La comunidad de vecinos de la Ciudad de los Periodistas y el Consistorio continúan sin acuerdo ni horizontes de acercamientos pese a los intentos de diálogo. Por un lado, los propietarios del terreno son claros: el aparcamiento forma parte de "su propiedad" y quieren "mayores derechos de autogestión y servicios mínimos". Y es que, pese a que los vecinos se encargan del coste del mantenimiento (alumbrado, zonas ajardinadas o seguridad privada), el uso del aparcamiento a día de hoy es público.

En paralelo, el IES Cardenal Herrera Oria ha despertado un nuevo conflicto entre la Macrocomunidad y las Administraciones Públicas tras presentar a la Junta Municipal una solicitud de ampliación de la acera que recorre el acceso principal del centro educativo y que se produciría a costa de una porción de unos cinco metros sobre el aparcamiento de Hacienda.

Al respecto, la portavocía de la Macrocomunidad ha reiterado que "no existe oposición" a dicha ampliación, pero queda evidente el choque de posturas entre el Ayuntamiento y los casi 5.000 residentes: mientras la concejalía del distrito ha proporcionado luz verde al inicio de las obras del instituto en base a un Plan General de Urbanismo de 1997 que permite la expropiación del terreno, los propietarios y afincados en la Macrocomunidad reivindican que la zona del aparcamiento es privada, como así lo constatan en las escrituras y el registro.

Con esta disputa abierta entre lo público y lo privado, Zapata señaló en el último Pleno del Distrito del pasado 13 de junio que, ante este "conflicto de atribución de la propiedad de un determinado suelo -en este caso, el aparcamiento de Hacienda-, la norma más alta que rige es el Plan General Urbano del 97".

Los vecinos lamentan la "poca predisposición a alcanzar un acuerdo" y han señalado que para Zapata "la única forma de resolverlo es ante un juez".

Un vecino muestra imágenes del colapso que sufre el parking cada día

Obras paradas

En este contexto, fuentes de la Junta Municipal del distrito han confirmado a Madridiario que "tal y como se aprobó en el último Pleno, no se va a realizar ninguna intervención en el terreno sin aclarar la titularidad de la parcela", y lo dejan en manos del "informe jurídico, cuya elaboración se ha solicitado al Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid".

Las mismas fuentes han señalado que "una vez se tenga el informe y se aclare la titularidad del terreno, el siguiente paso será tener un encuentro con vecinos y vecinas para facilitarles toda la información y llegar a un acuerdo de uso y actuaciones de dicho terrero".

En los últimos días, los vecinos de la Macrocomunidad se muestran aliviados pero continúan activos en un conflicto que, lejos de llegar a una solución, se enquista desde hace "demasiados años". Demasiados gastos e impuestos que "se van por el desagüe" mientras no entienden por qué el resto de aparcamientos de la zona, algunos pertenecientes a la misma Macrocomunidad, funcionan con un sistema de barreras, delimitando el acceso.

"Si lo van a expropiar, que lo paguen"

Con este embrollo difícil de desenredar, la 'Macro' y el Club ofrecen facilidades para "el diálogo tanto con Zapata como con AMPA e instituto", pero señalan que la posible aprobación de las obras "sin llegar a un acuerdo con los residentes" podría "incurrir en prevaricación" por parte del Ayuntamiento si accede a la solicitud del Centro de Secundaria.

Esta es la baza que juegan unos vecinos que son tajantes en sus demandas: "Si se va a expropiar finalmente la porción del terreno, que lo hagan respetando las escrituras y que el Ayuntamiento pague lo que les corresponde".

Y es que todo gira en torno a la posesión de la zona. "Para los gastos y mantenimiento, afirman que es responsabilidad de la Macrocomunidad y del Club porque nos pertenece, pero cuando les interesa, el aparcamiento es público; y ya hemos cedido más de un 23 por ciento de nuestra propiedad", explican miembros de la comunidad de vecinos que, molestos con la actuación, añaden que "son alrededor de 20.800 m2 de terreno cedido y nosotros solo pedimos que nos coloquen unas barreras en el parking y nos lo dejen gestionar", concluyen.

Punto en común: la seguridad

Es una obviedad la existencia de diversos puntos de vista, pero también la coincidencia en la demanda de mejores servicios mínimos en materia de seguridad. La dirección del IES Cardenal Herrera Oria, encabezada por José Ruiz, asume como necesaria la aprobación del ensanche de acera por "motivos de seguridad", puesto que ya han vivido algunos episodios de riesgo tanto en "materia de simulacros de desalojo", llegando a resultar "difíciles", como en casos en los que "se ha llegado a registrar algún atropello leve", ha señalado el director.

A juicio de los vecinos y propietarios del terreno, esto significaría una considerable reducción de las plazas de aparcamiento -en torno a 20 y 25 plazas-, y por consiguiente, un nuevo escollo añadido para el acceso de los camiones de bomberos, a una zona que cuenta con niveles "muy elevados" de riesgo de emergencia a causa de la estructura y disposición de uno de los edificios ubicados en la parcela perteneciente a la comunidad. "Por no hablar de los tapones formados por los coches en doble fila" incluyen.

Todo sea por la licencia de cierre. Así lo han hecho saber los afectados, que con tal de llegar a un acuerdo han consensuado la propuesta de costear ellos mismos la obra de ampliación de acera favorable para el acceso principal del instituto, con tal de que se les permita la licencia de cierre. Una medida, que a su modo de ver, "no supondría ningún problema" para los vehículos del colegio ni de Hacienda. "Se respetaría la zona de bomberos, habría una tarjeta de visitantes habituales hasta las 20:00 horas y también, una para coches autorizados", sentencian.

El caso se complica paulatinamente y los vecinos contemplan impotentes la negativa al cierre del parking que ellos mismos mantienen. En la otra orilla, resulta evidente que el acceso de los vehículos del instituto y de la oficina de Hacienda parecen ser la causa de la negativa. Y de todo esto, resulta un beneficiario: los habitantes del distrito que aprovechan para estacionar su vehículo. Un conflicto paralizado por el momento, pero que continúa generando desencuentros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.