www.madridiario.es
La obra se representa en el Centro Dramático Nacional.
Ampliar
La obra se representa en el Centro Dramático Nacional. (Foto: Marcosgpunto/CDN)

El concierto de San Ovidio: gran teatro del siglo XX

jueves 29 de marzo de 2018, 15:39h

Veintidós años después de su anterior puesta en escena, el Centro Dramático Nacional presenta El concierto de San Ovidio (1962), uno de los grandes textos dramáticos de Antonio Buero Vallejo.

Mario Gas es el encargado de poner en pie esta obra ambientada en el París de 1771. Y lo hace con una puesta en escena limpia, brillante, en la que el envoltorio escenográfico no resta importancia al gran trabajo de los intérpretes. El director es consciente de que los numerosos personajes viven una existencia dramática y sus peripecias siempre están en el primer plano de la escena. Jean-Guy Lecat ha creado un aparato escénico muy eficaz que nos traslada con ingenio desde el hospicio hasta el café la Galga Veloz, pasando por la vivienda del desaprensivo Valindin (José Luis Alcobendas).

Buero subió a escena con esta obra la problemática social en Francia que acabaría por desencadenar la Revolución de 1789. Los protagonistas de la función son, por una parte, los desheredados y por la otra los poderosos y sus arribistas. Los ciegos de la orquestina son tratados como animales. Hasta la joven protagonista le pregunta a uno de ellos: Pero ¿los ciegos amáis? Ellos mismos se han autoexcluido de la sociedad, siendo sus bufones y resignados a vivir de la caridad. Solamente David tiene conciencia de clase, cree que se puede luchar para mejorar, para salir del agujero a base de esfuerzos. Pero la aristocracia estrangula sus iniciativas y tiene un final dramático, eficazmente resuelto con un juego de sombras. Resulta especialmente estremecedora la escena del debut de la orquesta en el café de la feria de San Ovidio. Son seis desheredados indefensos, escarnecidos. Solo David se rebela contra la burla y lo paga caro.

El teatro de Buero Vallejo es un modelo de lo que siempre se ha llamado carpintería teatral. Todo encaja; no hay ninguna acción, ninguna frase, que no tenga su lógica en la historia. El concierto de San Ovidio es un texto modélico, aunque su escritura dramática corresponda a otros tiempos. Como creo que enseñó Mijaíl Chéjov, el hermano de Antón, si hay un clavo en una pared, alguien tendrá que colgar un sombrero. Si un personaje enseña una pistola, en algún momento tendrá que usarla. Y en la obra de Buero podríamos añadir: si alguien saca una llave, en algún momento abrirá una puerta. Y así sucede.

Una de las claves para hacer creíble este drama es que los actores que dan vida a los ciegos resulten convincentes, no se conviertan en caricaturas. Y los seis que les dan vida en este montaje están impecables en sus trabajos. Son absolutamente estremecedores. Quiero destacar al joven Aleix Peña (Donato) por su verdad y su desamparo. Claro que, siendo nieto de Montserrat Carrulla… algunos buenos genes artísticos tendrá. El joven ingenuo seducido con fines espurios por una mujer se ha repetido algunas veces más en la dramaturgia española de la posguerra. Jaime Salom creó uno -el miliciano Juan- en La casa de las chivas (1968).

También me ha parecido reseñable Lucia Barrado como Adriana, natural y emotiva. Sus escenas con David son de las más intensas de la representación. A ninguno de los intérpretes del numeroso elenco se le puede poner algún reparo.

Vi la representación rodeado de quinceañeros. Seguramente estudiarán a Buero en sus centros. Los vi fascinados por lo que estaban contemplando. Y no vi que ninguno consultara el teléfono móvil durante las más de dos horas de función. Todo un éxito para el equipo artístico del espectáculo y para don Antonio Buero Vallejo.

El concierto de San Ovidio estará en cartel en el teatro María Guerrero hasta el 20 de mayo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.