www.madridiario.es

Prendas de lana: un regalo con estilo para Navidad

Cuando las temperaturas empiezan a bajar, dar calor al hogar y a la familia es una prioridad. Pero hacer más acogedor el ambiente en casa también significa hacerlo con estilo y cuidando los detalles, incluso en la selección de las telas y texturas. La confección de prendas de vestir de lana es cada vez más popular, ya que reúne estos requisitos.

Las empresas dedicadas a la fabricación y venta de prendas de lana se esmeran en presentar cada año productos simples, delicados y de calidad. La temporada de Navidad es la ideal para que las prendas de lana se conviertan en el regalo predilecto de las fiestas.

Con el transcurso de los años, ha llegado a ser una tradición regalar bufandas y chales, ponchos y prendas de vestir elaboradas de manera artesanal y con suaves materiales textiles. Entre las tiendas que dan el valor añadido de lo tradicional y con un toque de modernismo a las prendas de lana está Grazalema, uno de los sitios más especializados en la elaboración de diseños de calidad.

En Grazalema hay variedad de ponchos y capas, los favoritos de esta temporada. Este tipo de prendas del vestuario suelen verse con más frecuencia en las tiendas durante estos días. También las mantas y plaids, ideales para la decoración interior. Algunas tiendas son fieles a las tradiciones textiles y es en este detalle de la confección donde se encuentra el verdadero valor de las prendas.

Para la familia y el hogar

La moda impone que en esta temporada lo tradicional se mezcle con la elegancia y la calidad. Por ello se pueden ver los ponchos y capas con colores muy sobrios.

Pero la moda también se acerca al hogar. Para recibir a las visitas en Navidad y Año Nuevo, hay que crear un ambiente acogedor y elegante. Esto es sencillo de conseguir colocando en los espacios mantas y plaids.

Plaids, un accesorio elegante

Hay que recordar que los plaids se han popularizado con el paso del tiempo. Se emplean para cubrir el pie de la cama y los sofás.

Resultan ideales como obsequio, porque son elementos decorativos que dan personalidad a los espacios y, a la vez, son funcionales. Las personas que disfrutan leyendo o viendo una película en el sofá suelen tener uno a mano, pues cuando se confeccionan en lana son ideales para protegerse del frío y proporcionan comodidad.

Existen diferentes maneras de colocarlo: algunos los estiran, para que cubra todo el asiento y el respaldo, otros los doblan y se cubre solo una parte. Lo cierto es que, sea cual sea la manera en que se use, proporcionan estilo a cualquier espacio.

Ponchos, protegerse del frío con estilo

Los expertos en moda coinciden en que usar un poncho le da a la persona un aire bohemio, por eso no es de extrañar que los más destacados diseñadores se rinden ante el look que estas prendan proporcionan.

Se pueden llevar de un solo color, a cuadros, también llamados tartanes, o con motivos étnicos. Lo importante es que sean confeccionados con la más alta calidad, para protegerse del frío con elegancia y tener la seguridad de que la prenda perdurará en el tiempo.

Cuando han sido tejidos en lana de merino tienen una suavidad que proporciona, además de estilo, comodidad para quien los use. Se pueden adquirir también con cuellos, pompones y caireles.

Los confeccionados en Grazalema se elaboran con técnicas artesanales y muchos mantienen la tendencia de los flecos.

Bufandas, un toque de elegancia

Hombres y mujeres se suman a la moda de las bufandas. En las féminas es el complemento perfecto, ya sea que se usen con doble vuelta, con doble lazo o con un gran foulard largo, todas aportan el toque perfecto a cualquier outfit.

Respecto a los caballeros, las denominadas maxi bufandas se han convertido en un accesorio importante en la moda masculina. Grises, azules, a rayas y con cuadros son las que más se llevan, sobre todo entre el público joven.

La industria de la lana

La lana es una materia prima de alto valor en España, de ahí que se fomente la fabricación de prendas con lana de ovejas merinas puras.

En España se crean artículos de lana de alto valor y duraderos. Incluso representan una aportación significativa a la economía, ya que se exportan a gran parte de Estados Unidos, Latinoamérica, Londres, París y Ámsterdam.