www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Antigua ubicación de la fuente de Cibeles.
Ampliar
Antigua ubicación de la fuente de Cibeles. (Foto: MDO)

Muere el alcalde rico que cambió la Cibeles de sitio

lunes 11 de septiembre de 2017, 07:53h

Tal día como hoy en 1950 moría Álvaro de Figueroa, alcalde conocido por desplazar la Cibeles a su ubicación actual.

Álvaro de Figueroa y Torres, Conde de Romanones, fue un político y hombre de negocios madrileño, al que se le recuerda por desplazar a la Cibeles a su ubicación actual.

Fue el quinto hijo de los marqueses de Villamejor, familia que aunaba riqueza y prestigio social. Licenciado en Derecho por la Universidad Central, comenzó en el mundo de los negocios muy pronto: con 19 años ingresó como socio en el Ateneo de Madrid.

Pero realmente, lo que más le atraía era la política. En escritos de su juventud dejó constancia de una visión que, sin salirse de las coordenadas liberales e influido por el ambiente positivista de la época, describía con crudeza las corruptelas de la vida pública española, lastrada por los caciques.

Después de una breve y frustrante experiencia como abogado de poco éxito, Álvaro de Figueroa se dejó guiar definitivamente por su apasionada vocación política. Inició su carrera parlamentaria en 1888, aprovechando los contactos de la familia para ganar el acta de diputado en una elección parcial.

Desde entonces figuró en las filas del Partido Liberal Fusionista, donde lo apadrinaba uno de los notables más relevantes de la formación, Manuel Alonso Martínez, convertido en su suegro en ese mismo año, gracias a su conveniente boda con Casilda Alonso-Martínez Martín. Figueroa, que recibió el título de conde de Romanones en 1892, se hizo famoso, como político profesional, por su manejo de los resortes electorales.

Hasta finales del siglo XIX, la vida política del conde de Romanones se desarrolló principalmente en el municipio de Madrid. Concejal desde 1889, se empleó a fondo en las campañas contra la corrupción que afectaba al Ayuntamiento, relacionada sobre todo con el fraude en el cobro del impuesto de consumos, y convirtió la política local en una plataforma apta para adquirir protagonismo en el escenario nacional. Los escándalos madrileños repercutían de inmediato en las Cortes, donde Romanones consolidó un estilo oratorio incisivo, salpicado de ironía y dirigido a mostrar las contradicciones y divergencias en el bando contrario, lo cual le costó batirse en duelo varias veces.

Todo ello le valió asimismo el nombramiento de alcalde de la capital, que disfrutó entre marzo de 1894 y marzo de 1895, cuando consiguió elevar la recaudación fiscal para reducir el déficit y nutrir una amplia clientela política con los recursos del consistorio.

Ocupó la alcaldía por segunda vez de octubre de 1897 a marzo de 1899, un período en el que afrontó con bastante fortuna la escasez en el suministro de pan, la falta de trabajo en mitad de una crisis económica y el arreglo de la deuda municipal.

Una vez dio el salto, en entorno nacional fue varias veces ministro, presidente del Congreso y presidente del Senado.

Cambió la Cibeles de sitio

En una de sus dos etapas como regidor de la capital, el joven conde decidió cambiar la Cibeles de ubicación. En 1891, la fuente, ubicada entonces en una esquina de la plaza, fue desmontada piedra a piedra para ser colocada en el centro, donde cada día miles de madrileños la admiran. Se le quitaron adornos (un oso y un dragón) y se añadieron a los niños que están ahora.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.