www.madridiario.es
    18 de enero de 2021

pasión viviente

Brunete se convierte este fin de semana en Jerusalén para representar ante paisanos y visitantes la Pasión de Cristo. Más de 150 vecinos participarán en una de las Pasiones Vivientes más emblemáticas de la Comunidad de Madrid.

Alrededor de 500 vecinos se convertirán en apóstoles, legionarios romanos e israelitas para representar los últimos días de Jesús de Nazaret en la XXXI edición de la Pasión de Morata de Tajuña.

La localidad madrileña de El Molar no celebrará esta Semana Santa su Pasión Viviente por falta de voluntarios, ya que son necesarios entre 20 y 25 hombres más para poder llevar a cabo esta tradicional escenificación. Esta tradición se venía realizando desde el siglo XVIII pero se perdió en los años 50.

La Pasión de Chinchón, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, pone en escena a más de 200 vecinos de este municipio madrileño.

Morata de Tajuña celebra la edición número treinta de su pasión viviente con la participación de medio millar de actores y miles de espectadores.

Brunete celebra la única pasión viviente de la zona oeste de la región con la participación de 150 vecinos.

El Ayuntamiento de El Molar, en colaboración con las asociaciones culturales y deportivas del municipio, así como con la aportación de numerosos vecinos, retoma un año más desde hace ya 6 años, la tradición centenaria que se venía realizando desde el siglo XVIII y que se perdió en los años 50.
  • 1