www.madridiario.es
    7 de diciembre de 2021

Invisalign

Una de las peores concepciones que se ha arraigado de una manera impresionante en la cultura mundial y en la mente de las personas es que ir al dentista es algo terrible, que debemos evitarlos a toda costa, que solo debemos visitarlos cuando el dolor sea insoportable o cuando ya nuestros dientes tomen un color amarillento o estén demasiado torcidos para poder seguir de esa manera. La verdad es que esa concepción no se entiende ni se entenderá, un dentista es como cualquier otro médico, un profesional que paso varios años de su vida estudiando y esforzándose para ofrecer un servicio a la población en general, un servicio que consiste en mantener sana la salud bucal de las personas y también consiste en buscar la posibilidad de que su sonrisa sea la mejor de todas, en pocas palabras un dentista tiene como finalidad mantenernos saludables y además hacernos más bellos ¿En qué parte de esa definición debemos aterrarnos? La conclusión es simple: las personas no se paran a razonar sobre el ¿Por qué? De ese miedo tan irracional que la sociedad tiene a los dentistas, pero si nos pusiéramos a razonar un poquito sobre ello nos encontraríamos con una respuesta bastante interesante:

  • 1