www.madridiario.es

150 ANIVERSARIO DE BAROJA

Escultura de Pío Baroja en la Cuesta de Moyano.
Ampliar
Escultura de Pío Baroja en la Cuesta de Moyano. (Foto: Chema Barroso)

Ruta por los escondrijos del Madrid de Baroja: un homenaje al cronista de los bajos fondos

viernes 07 de octubre de 2022, 07:00h

El viaje literario y vital de Pío Baroja se recrea en el 150 aniversario de su nacimiento con una ruta que sigue el rastro del Madrid de los bajos fondos que él elevó a la categoría de protagonista en su obra. Seguir los pasos de este "andarín", como lo describe a este medio su sobrina-nieta Carmen Caro, implica caminar por la que fuera corte antigua, pero detenerse en las gentes llanas. Un mapa ilustrado permite ahora colocarse sus zapatos y lupa para conocer in situ las paradas obligatorias de una ciudad en la que "siempre se sintió muy cómodo e integrado pese a ser muy vasco", cuenta su familiar. Su tierra adoptiva lo homenajea este sábado con la presentación de este mapa y con un debate en torno a su legado y vigencia que tendrá como escenario principal la Cuesta de Moyano.

La elección del espacio no está exenta de simbolismo. Su última residencia distaba pocos metros de esta feria de libros a las puertas del Retiro que tantas horas frecuentó y por cuya apertura luchó. En 1925 firmó junto a un elenco de intelectuales un manifiesto dirigido al Ayuntamiento de Madrid para colocar los puestos en un emplazamiento "visible y de fácil acceso", adelantando ya que allí pasarían "las mejores horas de nuestra vida". Cien años después, se invierten las tornas y es el Consistorio madrileño -junto a la asociación Soy de la Cuesta- el que organiza allí un homenaje a su figura y cita a 'barojianos' declarados e importantes nombres de la crítica, la literatura y el periodismo para reivindicar su legado literario este sábado a las 12 de la mañana.

Los escritores Fernando Savater y Sergio del Molino, la periodista María José Solano, el crítico literario Ignacio Ehevarría y la editora Marta Barrio participarán en una mesa redonda en la que recordarán su vida y analizarán obras ilustres como El árbol de la Ciencia, La Busca o Zalacaín el Aventurero. Este será el punto de partida de un reconocimiento que Cibeles espera culminar antes de que termine el año con el nombramiento de Baroja como Hijo Adoptivo de la Villa. Por el camino, numerosas iniciativas para honrar su memoria. "El Área de Cultura, Turismo y Deporte está muy comprometida con la promoción de los autores clásicos que vivieron y escribieron sobre Madrid. En 2020 fue Benito Pérez Galdós, en 2021 Emilia Pardo Bazán y en 2022 le toca a Baroja, que nació en el País Vasco, pero fue un apasionado de Madrid. Este otoño va a ser muy barojiano”, traslada a Madridiario la delegada Andrea Levy.

Así, si Galdós, Berlanga, Alatriste o Ava Gardner cuentan con una ruta por el callejero madrileño en su honor, el Ayuntamiento edita ahora la de Pío Baroja. Sobre un plano catastral real del Madrid de 1925, el ilustrador Borja de la Fuente ha trazado un mapa que se detiene en 14 ubicaciones clave en la vida y obra del escritor de la Generación del 98. Su sobrina-nieta Carmen Caro ha redactado el texto que lo acompaña, incluyendo extractos de un reportaje que el autor escribió animado por una amiga inglesa a la que le narró "Lo que desaparece en España". En él describe la capital como una ciudad "que no dormía por la noche" y en la que "se juntaban los golfos, la bohemia, los señoritos y los trabajadores".

Un cronista a lo Dickens

De entre la variopinta sociedad, Baroja se detuvo en sus novelas en contar las andanzas de los músicos callejeros, los mendigos, los aguadores, los vendedores ambulantes o los moradores de las corralas. "Galdós escribió sobre la burguesía y él se centra en los bajos fondos porque lo que encuentra allí no aparecía antes en la literatura", destaca Carmen Caro, que lo compara con el retrato de Londres que trazó Charles Dickens. La ruta que a continuación presentamos se empapa de este ambiente en el que Baroja se movió con soltura y plasmó con gran amargura.

El itinterario comienza en la calle de la Misericordia, junto al Monasterio de las Descalzas Reales, donde se localizaba la panadería Viena Capellanes en la que trabaja y la casa de que hereda de su tía Juana Nessi. Allí vivió de continuo entre 1895 y 1902 tras haber llegado a la capital en 1879, con 7 años, debido al trabajo de su padre. Las gentes humildes que conoce en esta tahona, quienes le traen la harina o la leña, las reflejará después en su trilogía La Lucha por la Vida. La ruta se detiene después en el Instituto de San Isidro, donde cursa el Bachillerato, en la Facultad de Medicina en la calle Atocha, donde se doctora, en la ya entonces concurrida Puerta del Sol y en la Plaza de Isabel II, la de Ópera, por cuyas calles aledañas "vagabundeaba".

Mapa ilustrado del Madrid de Baroja. Ayuntamiento de Madrid.

El camino prosigue en el Teatro Real, un enclave del que no le deslumbra la pompa. Al contrario. Baroja se fija allí en "la gente pobre que se reunía a la puerta para ver bajar a los potentados con sus coches, pensando, quizá, como decía Voltaire, que era un gran consuelo para ellos ver a los cortesanos llenos de alhajas y plumas". La siguiente estación del viaje barojiano se ubica en el entorno de la calle Segovia. Por las calles "estrechas solitarias y melancólicas" del Rollo, del Nuncio o del Duque de Nájera deambulaba este escritor que hizo de su actitud pesimista una seña de identidad. La ruta para más adelante en la calle de Toledo y en Mayor hasta llegar al Paseo del Prado, cuyas fuentes le fascinaban.

Como incide Carmen Caro y se reconoce con la parada número 11, Las Vistillas era otra de sus visitas predilectas. De este enclave le gustaba su contraste de paisajes. "Desde aquellas alturas se veía el campo amarillento que se extendía hasta Getafe y Villaverde, los cementerios, una ermita con sus cipreses negros, el cauce del Manzanares y el Guadarrama". Antes de alcanzar la meta no se puede eludir una detención en la corrala de la calle del Sombrerete, 13, en Lavapiés, ni la última casa en la que vivió, en la calle Pedro Ruiz de Alarcón, 12, junto al Banco de España. Desde allí los paseos se hacían cortos hasta el Cerrillo de San Blas, que pone fin a la ruta. A sus pies sitúa el escritor un episodio de La busca y en ese lugar se erige hoy la única estatua de Pío Baroja en la ciudad, -dónde si no más que en la Cuesta de Moyano-, inaugurada en 1980 por el alcalde Enrique Tierno-Galván, en compañía de Camilo José Cela.

Un "pretexto" para conocer la ciudad y su obra

El programa de recorridos guiados y gratuitos 'Pasea Madrid', impulsado por el área de Cultura, ha incluido este 'tour' en la oferta de esta temporada. Desde la Concejalía que dirige Andrea Levy informan que las plazas disponibles se agotaron muy rápido, pero recomiendan inscribirse en la lista de espera por si se producen bajas de última hora. No obstante, dado el éxito cosechado, no descartan repetirlo en próximas ediciones.

En todo caso, la guía que hemos detallado también permite bucear en el Madrid de Baroja sin necesidad de intermediarios. La distancia que se recorre se asemeja al itinerario que seguiría el novelista, apunta su sobrina. "Era todo un andarín, andaba recorridos larguísimos para conocer todos los escondrijos de Madrid e incluso se fue a Toledo andando", relata. Acercarse a su 'Madrid' con los deberes hechos, es decir, con la obra leída, permite dar forma y ubicar sus historias y personajes. No obstante, no haber ojeado ni una página no resulta un impedimento. "Es un pretexto para empezar a leerlo y para conocer la ciudad", afirma su sobrina-nieta.

En agradecimiento a su herencia, el Consistorio matritense está tramitando su nombramiento como Hijo Adoptivo. "Madrid ha cambiado mucho, pero aún se puede seguir el rastro de la ciudad en la que vivió Baroja y que fue escenario protagonista de algunas de sus novelas. Por eso, será un honor para este Ayuntamiento concederle ese título honorífico”, indica Levy. A su familia, representada en Carmen Caro, le parece "una idea genial". "Sería un agradecimiento honesto por haber reflejado tanto y tan bien el Madrid de principios de siglo", remarca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios