www.madridiario.es
Bombillas encendidas
Ampliar
Bombillas encendidas (Foto: Juan Luis Jaén)

El recibo de la luz en las tres primeras semanas de junio apunta a la "factura más cara de la historia"

Por MDO/E.P.
lunes 21 de junio de 2021, 11:32h

El recibo de la luz de un usuario medio se ha disparado un 46,5% en las tres primeras semanas de junio, frente al mismo periodo del año pasado, apuntando así a la factura más cara de toda la historia, según datos de Facua-Consumidores en Acción.

Según estimaciones realizadas por la asociación sobre la evolución de la tarifa regulada (PVPC), si se extrapolan a un mes completo los precios aplicados del 1 al 21 de junio, el recibo del usuario medio sería el más caro de la historia, alcanzando los 88,76 euros (impuestos incluidos). De esta manera, la factura superaría su importe más alto hasta la fecha, los 88,66 euros del primer trimestre de 2012.

Con los datos de las tres primeras semanas de junio, la factura del usuario medio sufriría una subida interanual de 28,18 euros, un 46,5% por encima de los 66,58 euros que representó el recibo en junio de 2020. La factura del usuario medio del pasado mayo fue de 82,13 euros.

El usuario medio utilizado por Facua en sus análisis tiene una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y un consumo de 366 kilovatios hora (kWh) mensuales.

En cuanto a los porcentajes de consumo en los tres tramos horarios del nuevo sistema de facturación, la asociación ha tomado como referencia el actual perfil de usuario medio sin discriminación horaria publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que consume el 45% de la electricidad en el horario valle, el 29% en el horario punta y el 26% en el horario llano.

El precio medio del KWH, disparado

El precio medio del kWh del 1 al 21 de junio fue de 13,66 céntimos en horario valle (siempre con los impuestos incluidos), 18,45 céntimos en horario llano y 30,66 céntimos en horario punta. En junio del año pasado, el precio medio sin discriminación horaria fue de 11,31 céntimos y en junio de 2019 de 13,78 céntimos. En cuanto a la media del pasado mayo, fue de 17,20 céntimos.

Si se ponderan los consumos del usuario medio en cada tramo horario, el precio medio del kWh estos primeros 21 días de junio asciende a 19,83 céntimos, un 75,3% por encima de los 11,31 de junio de 2020. El precio se acerca al pico histórico de la segunda semana de enero de 2021 (del 8 al 14), cuando alcanzó los 20,64 céntimos, según los cálculos de la asociación.

Con independencia de los picos diarios que se han alcanzado en determinados momentos, el precio mensual más elevado de la historia se dio durante todo el primer trimestre de 2012, cuando el kWh se situó en 20,85 céntimos. En estas fechas, era el Gobierno el que fijaba el precio, que se publicaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Facua reclama al Gobierno soluciones ante "los brutales incrementos" tarifarios que continúan aplicando las eléctricas y un cambio en el nuevo sistema de facturación por tramos horarios en vigor desde el 1 de junio, que representa por sí solo un incremento en el precio de la energía consumida para un altísimo porcentaje de consumidores y "perjudica especialmente a las economías más desfavorecidas".

El 45% de los madrileños rechaza la nueva factura de la luz

El 45% de los consumidores madrileños rechaza la nueva factura de la luz y un 92% está dispuesto a cambiar su estilo de vida con el objetivo de ahorrar en su factura de la luz.

Según ha informado la empresa Imagina Energía, que ha elaborado este estudio, muchos usuarios han visto ya alterados sus hábitos de consumo energético tras tres semanas desde la entrada en vigor de la nueva factura de la luz. Por ello, en la región madrileña un 55% cree que está pagando más de lo que debería en su factura eléctrica y cada vez presta más atención al control energético de su hogar.

Asimismo, un 45% de los consumidores madrileños rechaza la nueva factura de la luz ya que prefiere tarifas personalizadas y consumir energía cuando lo necesite. Mientras que, un 55% está a favor del nuevo modelo por el potencial ahorro de la nueva tarificación de franjas horarias (35%) y el mayor peso de la energía consumida en lugar de la potencia contratada (20%).

En este contexto, la mayor parte de los madrileños han indicado en la encuesta que los momentos preferidos para tareas domésticas se concentran por las tardes (54%) y por las noches (39%). Además, el mayor consumo energético lo realizan de lunes a viernes (63%).

"Cerca de la mitad de los consumidores madrileños realizarán a partir de ahora un uso más consciente de la energía. En este nuevo contexto habrá fórmulas energéticas como el autoconsumo que cada vez vayan ganando más peso", ha asegurado el director general de la empresa, Santiago Chivite.

Asimismo, el estudio señala que España no es de los países europeos con el precio de la electricidad más alto, pero sí se encuentra entre los que tienen mayores impuestos asociados. Un ejemplo es la amplia diferencia del IVA español (21%) con otros países como Portugal (6%). Además, ha señalado que el Impuesto Especial sobre la Electricidad (5,11%) ha situado a la factura de la luz española como una de las más caras de todo el continente.

Por otra parte, los madrileños no son los únicos en rechazar el nuevo modelo; los navarros y aragoneses también se oponen, ya que son los consumidores que aseguran consumir más energía durante las nuevas horas punta. No es la misma situación para los vascos, baleares y extremeños, quienes se decantan más por un modelo adaptado que se adapta a sus necesidades.

La influencia de la pandemia, un nuevo motivo

Según la empresa energética, la pandemia también influirá en este nuevo paradigma energético. Los jóvenes son considerados como el colectivo que más condiciona su consumo según el coste, un 62% de los jóvenes españoles, de 25 a 34 años, cree que la crisis del Covid-19 influirá directamente en su factura de la luz y otro 78% admite que el cambio de tarifa pautará su forma de consumir energía a partir de ahora.

Estos motivos serán una causa más para que los españoles estén "dispuestos a modificar" sus hábitos para evitar el incremento del coste de su factura. Además, las franjas horarias son un aspecto relevante para la mayoría de los consumidores, que declara haber introducido ya pautas de control energético para reducir su factura de la luz.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios