www.madridiario.es
Aguirre mide sus fuerzas

Aguirre mide sus fuerzas

Por Pedro Montoliú
martes 08 de abril de 2008, 00:00h

Esperanza Aguirre, autonominada lideresa nacional, no está de acuerdo con la deriva que en los últimos años ha tomado su partido, el Partido Popular. Lo dijo, primero en privado, luego a media voz y ahora alto y claro y en presencia de su presidente Mariano Rajoy. La intervención en un foro periodístico, veinticuatro horas antes del debate de investidura de José Luís Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, ha sido diseccionada y analizada minuciosamente. Y la conclusión ha sido casi unánime: Aguirre no descarta presentarse siempre y cuando cuente con los suficientes apoyos.

¿Los tendrá? Esa es la pregunta que todos se hacen. Ya sólo el hecho de no descartar su presentación supone una novedad en un partido acostumbrado a que sea el líder el que designe al delfín. Algunos analistas afirman que sólo el hecho de plantarle cara a Rajoy conllevará una mayor cuota de poder de Madrid en la futura dirección que salga del Congreso Nacional que se celebrará en junio en Valencia. A la vista de como ha nombrado Rajoy a los portavoces parlamentarios no está tan claro.

Otros analistas aseguran que el planteamiento de Aguirre ahora es amagar y dejar que Rajoy se vaya difuminando con las previsible derrotas en Galicia, País Vasco o Cataluña, momento en el que se plantearía el cambio, cara a las elecciones de 2012. No conocen a Aguirre.

La presidenta regional está acostumbrada a decir lo que piensa como lo piensa y cuando lo piensa y no a aguardar complicadas estrategias a largo plazo. Aguirre ya ha hablado. No está de acuerdo con muchas de las posturas que el partido ha adoptado, no está de acuerdo con la imagen que se ha dado y ha gritado alto y fuerte que ha llegado la hora del liberalismo, tal y como lo entiende ella. Lo único que le frenaría sería no tener suficientes apoyos porque lo que no va a hacer es ir de perdedora. Eso no.

Cuando Gallardón osó presentarle batalla, Aguirre demostró que su control del partido a nivel regional era casi total, pero también sabe que a medida que se aleja de Madrid el 'efecto Esperanza' no es el mismo. Sabe que necesita aliados y en este sentido aún está reciente la presentación de Madrid Centro Financiero, un lobby de importantes empresas y bancos para dinamizar Madrid auspiciado por la Comunidad, en la que actuó como maestro de ceremonias Rodrigo Rato. Sabe que hay muchos colaboradores de Aznar, desencantados con Rajoy, que le darían su apoyo, pero también sabe que el actual presidente tiene el respaldo de importantes comunidades como Andalucía o Galicia. La partida no ha hecho más que empezar. Veremos cómo se mueven las piezas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios