www.madridiario.es
Brea del Tajo acoge el mayor centro de menores infractores

Brea del Tajo acoge el mayor centro de menores infractores

Por Celia G. Naranjo
martes 19 de febrero de 2008, 00:00h
Brea del Tajo acoge el mayor centro de menores infractores de la Comunidad de Madrid. Un lugar donde viven más de 70 jóvenes sujetos a medidas judiciales, mientras reciben formación y atención para poder reinsertarse en la sociedad.
El centro de menores Teresa de Calcuta, gestionado por la Asociación para la Gestión de la Integración Social (GINSO), se extiende a lo largo de 30.000 metros cuadrados, en el municipio de Brea del Tajo, situado al sur de Madrid. Desde que fue inaugurado en septiembre de 2006, el edificio ofrece 130 plazas para que otros tantos menores infractores que sean sujetos a medidas de internamiento puedan cumplirlas mientras se someten a un proceso de reeducación personalizado.

Se trata del mayor centro de estas características que existe en la Comunidad de Madrid. Su apertura supuso un incremento del 30 por ciento de las plazas totales con las que cuenta la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor para que estos jóvenes puedan cumplir sus medidas.

En la actualidad, el centro cuenta con tres bloques que se corresponden con las distintas fases educativas de los menores, y otro que da cabida a las oficinas y los servicios generales. Este último, entre otras funciones, cumple la de dar cabida al cambio de turno de los profesionales, que de esta forma pueden intercambiar la información necesaria sobre la vida en el centro en ese momento. Desde aquí también se controla por videovigilancia cada rincón de las instalaciones.

Tras atravesar esta parte, se accede al bloque de observación, que cuenta con cuatro módulos, con sus habitaciones —todos los menores internados en este centro tienen su propio cuarto individual—, su aula y su zona común, así como un patio. Después, el bloque de desarrollo cuenta con módulos de 10 personas cada uno. Aquí las habitaciones son un poco más grandes y los menores pueden salir de esos módulos para realizar talleres en otras instalaciones del centro.

Por último, el bloque que alberga a los menores que ya son finalistas acoge los talleres más atractivos: restauración, diseño gráfico, policromía... Cada módulo acoge como máximo a 12 inquilinos y las zonas comunes son más espaciosas y agradables. Aquí, los menores incluso pueden disfrutar de su propia televisión y ganar algo de dinero a través de una beca de los talleres prelaborales.

"Esta distribución del espacio, por bloques que se corresponden con las fases que deben atravesar los menores en su proceso de reeducación, permite que los menores tengan muy claro, incluso espacialmente, cuál es el itinerario que deben seguir y los objetivos que deben cumplir", explica Magdalena Mayorga, coordinadora de tratamiento del centro.

Además de estos tres bloques, un módulo aparte alberga a los menores internados en régimen terapéutico, que presentan unas necesidades específicas. Se trata de la Unidad de Salud Mental, que cuenta con enfermería, despachos y demás instalaciones. Aquí es donde los jóvenes que cuentan con este régimen pueden además participar en talleres de inserción laboral, como el de repostería, mecánica o informática. Cuenta también con sus propios patios para practicas fútbol o baloncesto y una zona ajardinada.

El resto del espacio está ocupado por un edificio común que acoge la lavandería, el salón de actos, el gimnasio y una sala de usos múltiples, donde se realizan distintas actividades, como aerobic o batuka.

En la actualidad, son algo más de 70 menores los que están internados en el Teresa de Calcuta, aunque su capacidad sea de 130 jóvenes. Y en pocos meses, cuando finalicen las obras de ampliación que se están llevando a cabo, doblará su superficie y ofrecerá a la agencia un total de 218 plazas. "Está previsto que eso ocurra a finales de 2008", explica su director, Luis Javier del Hierro.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios