www.madridiario.es
Vacunación infantil en el hospital Infanta Cristina de Parla.
Ampliar
Vacunación infantil en el hospital Infanta Cristina de Parla. (Foto: Chema Barroso)

Eliminación de cuarentenas en colegios: las familias piden realizar test a los contactos de positivos

miércoles 05 de enero de 2022, 07:33h

Los escolares de toda España regresarán el próximo 10 de enero a las aulas en formato de presencialidad total tras el respaldo unánime de las autonomías en el Consejo Interterritorial de Salud celebrado este lunes y presidido por los ministerios de Sanidad, Educación y Universidades. Un acuerdo sin fisuras celebrado por la comunidad educativa que, sin embargo, no se ha replicado en la adopción de otra medida que el Gobierno nacional contempla, pero no concreta: la eliminación de las cuarentenas generales en Infantil y Primaria cuando un menor da positivo en Covid-19. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha señalado que estudiarán este nuevo protocolo, sin especificar más detalles, pero comunidades como Andalucía o Madrid ya han avanzado que lo implementarán.

El consejero de Educación madrileño, Enrique Ossorio, explicó tras el encuentro que, ante un Gobierno de España "que no ha puesto sobre la mesa ninguna novedad ni documento a debatir", la Comunidad de Madrid "vuelve a adelantarse estableciendo que, ante la aparición de casos esporádicos no habrá cuarentenas en los centros para menores de 12 años". La Dirección General de Salud Pública, precisó, indicará las actuaciones a seguir en caso de brotes en los que haya un vínculo epidemiolgico. Por el momento, no se ha confirmado si esta medida se implantará desde el próximo lunes. Fuentes de Sanidad han rehusado confirmarlo a este medio.

Hasta ahora, los estudiantes de los cursos de Infantil y Primaria debían aislarse durante 10 días cuando se detectaba un contagio por coronavirus en el aula si no estaban vacunados. La orden actualizada del Ministerio de Sanidad es que, por el momento, en los colegios se aplique el mismo confinamiento ante un contacto positivo que existe para el resto de la población general, que se ha reducido de 10 a siete días para los no vacunados. Quienes han recibido las dos dosis quedan eximidos de cuarentena. La Comunidad de Madrid, por su parte, plantea que los alumnos sigan acudiendo a clase aunque se notifique un contacto estrecho en el grupo.

La propuesta no convence a sindicatos como CCOO, que rechaza su aplicación sin el consenso ni la supervisión de las autoridades sanitarias nacionales. "Que esta sea la única medida para la vuelta a las aulas nos parece insuficiente y temerario", sostiene Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza del sindicato en Madrid. "Sabemos que la variante Ómicron ha aumentado la transmisión del virus de manera exponencial y no aíslan...¿qué consecuencias puede tener esto?", reflexiona.

CCOO y la FAPA reclaman cribados masivos

La organización sindical exige que se realicen cribados masivos antes de que se retome la docencia, tanto a alumnos como a profesores. El porcentaje de vacunación en la etapa de 4 a 11 años, de un 28 por ciento en la primera dosis, "aún es muy bajo", advierten, por lo que el riesgo de contagio se mantiene elevado, entienden, en una región con una incidencia a 14 de días de 1.808 en niños de 0 a 5 años y de 2.838 entre los de 6 a 11 años. Las asociaciones de madres y padres de alumnos, representadas en la FAPA Giner de los Ríos, también reclaman dichos test masivos durante la primera semana de clase para localizar asintomáticos.

Su presidenta, Mari Carmen Morillas, no rechaza que se quiten las cuarentenas, pero sí que fije una alternativa que ofrezca cierta garantía de seguridad: "Sería lógico que hagan test a todos los contactos estrechos de positivos". Si los menores diesen negativo, no se opondrían a que regresasen al colegio. Madridiario ha consultado sobre ambas cuestiones a Serafín Carballo, doctor en microbiología y profesor en la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid, y este descarta los cribados generales. "Es cierto que reducirían el riesgo, pero hacerlos lleva mucho tiempo y dinero y su validez al mismo día siguiente es baja, así que en un balance total no compensa", argumenta.

A Carballo, experto en protocolos Covid, sí le parece "mucho más correcto" que se practiquen pruebas de antígenos a contactos directos, vacunados o no. "Esto sí es más razonable para descartar positivos claros", afirma. En todo caso, incide en que la clave de la prevención reside en no quitarse la mascarilla en espacios cerrados. Sin embargo, esta no es obligatoria para menores de seis años, por lo que muchos niños no la llevan. Respecto a su uso en los patios, como se ha estipulado, lo ve como una medida "superficial", pues el virus se diluye en espacios abiertos sin aglomeraciones, pero coincide en que los estudiantes deberían ponérsela "por coherencia" con su obligatoriedad en la calle. Asimismo, el doctor añade que la ventilación en las aulas resulta determinante, aunque aclara que "no hay que matar a los niños de frío". Con la apertura de unos centímetros valdría.

La Comunidad rechaza desobles para mermar las ratios

Preocupa también a familias y sindicatos las bajas por coronavirus que pueden presentarse en el profesorado. El Gobierno regional contabilizó, a fecha de 21 de diciembre, final del primer trimestre, 1.535 positivos. "Va a ser muy difícil tener una actividad normal el próximo día 10 porque esa cifra subirá, previsiblemente, por la explosión de contagios de Navidad", alerta Isabel Galvín. Los llamamientos a los sustitutos comenzarán, según ha trasladado Sanidad a CCOO, el próximo día 11, un adelanto respecto a lo previsto, admite, pero "igualmente tarde". "Nos vemos el lunes, e incluso el martes, sin profesores suficientes", expone la secretaria de la Federación de Educación del sindicato.

Con todo, Comisiones Obreras insta a la Consejería de Sanidad que encabeza Enrique Ruiz Escudero a contratar a más docentes para acometer desdobles y, con ello, bajar las ratios por aula. Una petición a la que se suma la FAPA Giner de los Ríos, quien defiende que además de suponer una "buena" medida higiénico-sanitaria "es una herramienta pedagógica muy positiva que mejora los resultados de los alumnos y la convivencia escolar". No obstante, el consejero de Educación expuso este lunes que "no es necesario porque este problema va a durar dos o tres semanas". "Imagínense lo que sería que ahora a los alumnos se les cambiara el docente a mitad de curso", agregó.

No comparte su opinión Galvín, quien manifiesta que "si no hay sustituciones de docentes ágiles se van a tener que romper los grupos igualmente y los niños van a ser atendidos por otros profesores". Asimismo, hace hincapié en que "cualquier momento del curso es bueno para mejorar la ratio". Por ello, solo aprecia una razón "económica" detrás de la negativa del Ejecutivo madrileño. "Parece que tienen miedo a comprobar que la bajada de ratios funciona", zanja. Por su parte, el experto Covid Serafín Carballo remarca que esta menor concentración de estudiantes por clase "disminuiría la transmisión inequívocamente". Pese a esto, y puntualizando que si se pudiera implementar, "mejor", apunta que con las mascarillas, la ventilación y el avance de la vacunación "posiblemente no sea necesario segmentar las aulas".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios