www.madridiario.es

¿Por qué España se está convirtiendo en el centro europeo de compras ecológicas?

viernes 24 de julio de 2020, 09:18h
De los 27 países que conforman la Unión Europea, España es el que dedica más superficie a cultivar productos ecológicos; un dato que no deja de ser curioso, pues la producción agrícola en España representa poco menos del 7% de la economía del país según cifras oficiales; ya ni hablar del mínimo porcentaje que representa para la economía específicamente la agricultura ecológica
¿Por qué España se está convirtiendo en el centro europeo de compras ecológicas?
(Foto: Pixabay)

Otros países como Rumanía, Grecia y Bulgaria tienen economías que dependen entre el 70% y 60% enteramente de la producción agrícola, pero aún así no están ni cerca de las 2 millones de hectáreas productivas con características ecológicas que España alcanzó en 2019.

En España hay cultivos variados

En el mercado español se puede encontrar gran variedad de productos sembrados con métodos ecológicos. Esto va desde cereales y legumbres hasta setas y viñedos.

Destaca el caso de las setas y las trufas, productos derivados de hongos que se producen a un nivel industrial ecológicamente amigable y que también se comercializan como kits de cultivos caseros, ya sea para ser consumidos con fines alimenticios o recreativos por su carácter alucinógeno.

Sin embargo, son los tubérculos y las legumbres los productos que han crecido más en producción en términos porcentuales, con cerca de un 10% al año desde 2015. Los olivos son otro rubro digno de mencionar pues solamente en Andalucía se producen cerca de 200.000 hectáreas con fines ecológicos, lo que representa cerca del 10% de la producción total de hectáreas a nivel nacional.

Más de 1 millón de hectáreas en todo el país son pastos permanentes, cuya producción no se mide de la misma manera que con otros rubros.

A día de hoy hay cerca de 50.000 operadores registrados el país, los grupos que más destacan son los comercializadores (cerca de 10.000) y los importadores/exportadores, seguidos de cerca por los productores primarios.

España es sinónimo de calidad

Lejos de sonar como un chauvinista, hay que decir que los productos españoles se han convertido en sinónimo de calidad, algo que ha resultado clave para que España se convierta en el mercadillo de productos bio de toda Europa.

Además, España cuenta con condiciones climáticas únicas propias del mediterráneo que son propicias para cultivar productos que otros países simplemente no pueden.

Claro, esto no sería posible si el sector público no incentivase la producción más ecológica; esto a la par de un sector privado dispuesto a tomar las oportunidades de mercado que hoy por hoy tienen los productos sustentables, y que además ha estado haciendo un excelente trabajo en la exportación de los productos.

Y exportación es otra palabra clave para entender por qué los productos de España tienen éxito en hogares y comercios de otras naciones, pues existe una gran contradicción con respecto al mercado ecológico nacional, ya que España es uno de los países con menor consumo per cápita de la UE.

El español promedio gasta menos de 50 euros en productos ecológicos, mientras que en la mayoría de los países escandinavos la cifra está por encima de los 250 euros y en Suiza ya sobrepasa los 300 euros. Pero existe mérito en cada euro que gastan los españoles, sobre todo si pensamos que hace poco más de una década eran apenas 6 euros.

El gran reto que tiene España es que los productores locales y regionales encuentren mercado en sus propias comunidades. Esto no solo hará crecer la economía local, sino que además volverá estos productos incluso más ecológicos al acortar

Mientras tanto, España puede disfrutar del beneficio económico de ser el mayor productor agroecológico gracias a la calidad de sus productos y también a una industria que realmente quiere ser ecológica, más por una filosofía de vida que por una oportunidad de mercado.