www.madridiario.es

Probabilidades que tienes de quedarte embarazada después de los 40

viernes 03 de julio de 2020, 08:57h

¿Preocupada por concebir después de los 40? Se sabe que es mucho más difícil tener un bebé después de esta edad, sin embargo, siempre hay posibilidades que no se deben descartar, y mucho menos, perder la esperanza.

¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

Probabilidades que tienes de quedarte embarazada después de los 40
Ampliar

Problemas comunes a partir de los 40 años

Calidad del huevo

Como consecuencia de la disminución de la calidad de los óvulos basada en la edad, algunos de los óvulos liberados por los ovarios a medida que la mujer envejece no serán viables para la fertilización, tendrán anomalías cromosómicas o no se implantarán correctamente en el útero lo que dará lugar a un aborto espontáneo.

La disminución basada en los óvulos es una de las razones por las que los servicios privados, como los avances en la congelación de óvulos más eficaz para las mujeres menores de 35 años y el uso de óvulos de donantes, se están haciendo cada vez más populares como opciones para las mujeres que luchan por quedar embarazadas más adelante.

La perimenopausia

La edad media de la menopausia es de unos 51 años, pero se considera que entre 45 y 55 años está dentro del rango normal. Es útil establecer cuándo pasó la madre por la menopausia y si tenía antecedentes de fibromas, abortos u otros problemas ginecológicos, ya que la menopausia temprana puede tener un componente genético.

Se dice que la insuficiencia ovárica prematura (y la inminente menopausia temprana) puede reducir significativamente las posibilidades de quedar embarazada y puede ser inesperada. Además, durante la perimenopausia las mujeres tienden a ovular con menos frecuencia y sus períodos están más espaciados, lo que también reduce las posibilidades de concebir, pero aún puede suceder.

Con los nuevos avances en la tecnología de la fertilidad, es posible tener un bebé después de la menopausia, pero esto implica el uso de óvulos previamente congelados, o los de un donante más joven.

Sin embargo, se advierte de que a pesar de ser posible llevar un embarazo después de la menopausia, existen riesgos.

Problemas de embarazo

Las mujeres mayores son más propensas a tener problemas de presión sanguínea, diabetes gestacional y otras complicaciones durante el embarazo y estas pueden mejorar si se utilizan óvulos de donantes. Según varios estudios, a los 40 años las mujeres tienen un 40-50% de posibilidades de aborto cada vez que se quedan embarazadas, además, con esa edad el riesgo de tener un bebé con síndrome de Down es de 1 en 100; a los 45, 1 en 50.

Sin embargo, esto no siempre es así, ya que hay muchos casos en los que los bebés nacen completamente sanos.

Consejos para mejorar la fertilidad

Si bien la predisposición genética y el declive relacionado con la edad tendrán un impacto significativo en la fertilidad, hay cambios en el estilo de vida de las mujeres que pueden mejorar sus posibilidades de quedar embarazadas a los cuarenta años.

  • Abstenerse del alcohol mientras se intenta tener un bebé, no solo una vez que se está embarazada.
  • Dejar de fumar mucho antes de los 40.
  • Aumentar la ingesta de vitamina D, ya que puede ayudar a que el útero sea más receptivo.
  • Hacer ejercicio.
  • Comer bien y mantener un peso corporal estable.

Las mujeres obesas pueden tener demasiado estrógeno debido al exceso de grasa corporal, lo que puede contribuir a los problemas de fertilidad y la baja grasa corporal puede hacer que la ovulación se detenga.

Dónde obtener ayuda y apoyo

En estos casos lo mejor es acudir a una clínica de reproducción asistida. Sin embargo, aunque la FIV puede ayudar a algunas mujeres a concebir, no se debe de ver como una solución para todas las mujeres. Por lo general, la FIV requiere varias rondas de tratamiento y se autofinancia. Necesitas tener una reserva de óvulos lo suficientemente grande para producir un número de óvulos para asegurar una posibilidad razonable de éxito en un ciclo estándar, de lo contrario no tiene sentido intentar la FIV.

Se aconseja a las mujeres alrededor de los cuarenta años que se remitan a un especialista en fertilidad si no están embarazadas en el plazo de un año desde que lo intentan, para asegurarse de que no hay otros factores que contribuyan aparte de la edad.