www.madridiario.es

Cómo captar capital en una startup

lunes 05 de noviembre de 2018, 10:25h
Financiar una startup es posiblemente una de las cuestiones más importantes para que el proyecto siga adelante
Cómo captar capital en una startup

Poner en marcha una nueva empresa siempre es algo emocionante. Vivimos en una época en la que el miedo a emprender se está perdiendo, lo cual es muy positivo porque asistimos al nacimiento de nuevos proyectos todos los días. Muchos de ellos tienen que ver con la tecnología y el mundo digital, aunque este no es el único mercado en el que podemos encontrarnos con una startup.

Sin embargo, con ilusión y ganas no siempre es suficiente, y a menudo se impone la necesidad de atraer capital para financiar el proyecto. Una situación que a veces genera muchas dudas. ¿Cuál es la mejor fórmula para captar inversores y financiarse? Veamos algunas.

Préstamos participativos

En España, la fórmula más habitual de captar capital es actualmente el prestamo participativo. Un tipo de crédito que difiere de los convencionales en varios aspectos, y que a menudo se usa como complemento en rondas de financiación.

Por ejemplo, el tipo de interés depende de la propia actividad de la startup, y no se sujeta a un índice establecido. Para calcular el tipo se tienen en cuenta factores como el volumen de negocio obtenido, los beneficios o el patrimonio inicial. También se puede acordar un tipo fijo sin importar cómo avance la actividad de la empresa.

El plazo de amortización puede variar entre uno y 10 años normalmente, dependiendo de quién sea el inversor que hace el préstamo. Durante ese tiempo, el capital se va recibiendo a medida que se logran determinados objetivos. Una vez llegada la fecha de finalización, el préstamo se puede transformar en participaciones de la startup, más o menos dependiendo de si se han logrado todos los objetivos marcados o no.

Otro de los elementos que difieren de un préstamo al uso es que no se pide otra garantía o aval que no sea la propia actividad de la empresa.

Rondas de financiación

Aunque hoy se habla de los préstamos participativos y las rondas de financiación como si fueran lo mismo, lo cierto es que tiene varias diferencias. En estas suelen entrar inversores con un perfil muy específico, que buscan oportunidades de negocio dentro y fuera de sus fronteras.

Existen varios tipos de rondas de financiación, que se identifican con una letra. La A corresponde con la primera vez que se busca capital, la B cuando se quiere crecer y el resto de letras cada vez que se quiere conseguir una nueva inyección de capital.

Leasing y renting

Estas herramientas no son precisamente nuevas, aunque siguen siendo una forma muy interesante de financiar productos sin recurrir a los bancos. Aunque su uso se ha centrado más en los vehículos que una empresa necesita para desarrollar su trabajo, también se puede adquirir otro tipo de bienes. Por ejemplo maquinaria, muebles o equipos informáticos.

Aunque en cierto sentido se parecen, el leasing y renting tienen más diferencias que similitudes. Entre estas últimas destacan la posibilidad de obtener descuentos a la hora de cumplir las obligaciones fiscales, ya que se pueden deducir las cantidades invertidas.

Entre los puntos que difieren está el hecho de que al finalizar el contrato de renting, se puede decidir si se queda con el producto, pagando lo que falta, o lo devuelve. O que este suele incluir otro tipo de gastos relacionados con su uso, como el mantenimiento y el seguro en el caso de los vehículos.

Esta fórmula se considera un modo de financiarse porque permite reducir el impacto inicial que tiene comprar algo. En su lugar, se paga una cuota mensual, mucho más asequible, y se puede utilizar el bien adquirido desde el primer momento.

Cada uno de estos métodos de captación de capital se puede combinar con otros. De hecho, lo normal es comenzar con uno de ellos como paso previo al siguiente. En cualquier caso, encontrar financiación es fundamental para que un proyecto pueda avanzar y conseguir el éxito que persigue.