www.madridiario.es
Edificio Antigua Capitanía General de Sevilla en la Plaza de España
Edificio Antigua Capitanía General de Sevilla en la Plaza de España

Sevilla, la ciudad maravilla que durante 8 días fue vikinga

lunes 30 de noviembre de 2015, 11:51h
Como todas las semanas, en “Vivir viajar” tuvimos el destino que recomendamos a nuestros lectores. Y en esta ocasión a un lugar que está perfectamente comunicado con Madrid. Nuestro colaborador habitual, Miguel Ángel Almodóvar nos ha llevado a Sevilla.
“Lo que resume esta ciudad es el dicho tan antiguo de que quien no conoce Sevilla no ha visto la maravilla. Es la ciudad sin tiempo con la superposición de siglos que vemos en ella.
La antigua judería, que es el actual barrio de Santa Cruz, donde todavía encontramos esos azulejos donde se dice a los niños que no hay que maltratar a los pajarillos. De ese pasado donde para comer se mataba a los pájaros.
Hay que recorrerla a pie o en coche de caballos para ir desde los jardines de María Luisa hasta la Plaza de España. La catedral con su Giralda, que es del estilo gótico con la planta mayor del mundo, esa Giralda que hay que subirla a pie hasta arriba donde hay unas vistas impresionantes.
El Real Alcázar que es patrimonio nacional, el palacio habitado más antiguo del mundo. La Torre del Oro yo la dejaría para la tarde, recorriendo las calles hasta llegar a la Antigua Fábrica de tabaco.
Y luego la Maestranza, el puente de los Remedios y el de Triana para llegar a la calle Betis con todos sus bares de tapas. Casi todo en Sevilla es patrimonio de la humanidad.
Con ese Guadalquivir, un río navegable al que llegaron los vikingos y Sevilla durante ocho días fue vikinga. Hasta finales del siglo diecinueve hubo una fábrica de caviar porque subían los esturiones y eran de una magnífica calidad.
Y ya metidos en su gastronomía, Sevilla es una ciudad de tapeo, aunque hay restaurantes magníficos como “Casa Robles”. Hay que tomar los pavías, huevos a la flamenca, los menudos y esos caracolillos que no son como los que se comen aquí.
Pero para empezar con el desayuno, porque en Sevilla se puede hacer con tres culturas. La manteca colorá cristiana, los churros judíos o el pan con aceite, árabe
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios