www.madridiario.es

¿Ha tocado suelo el turismo en Madrid?

lunes 20 de enero de 2014, 13:19h

Desde que Tierno Galván y Juan Barranco creasen el Patronato de Turismo de Madrid, la oferta turística de la Ciudad no ha dejado de crecer. Durante años, a sus espacios culturales de referencia internacional se sumaron otros alicientes vinculados a la transformación que experimentó la urbe durante la transición política, y a una vitalidad social y cultural plasmada en la famosa "movida madrileña", que en su conjunto convocaron a ciudadanos de todo el mundo y situaron a nuestra capital como una ciudad cosmopolita y atractiva para descubrir, visitar y conocer.

Los sucesivos gobiernos del PP en el Ayuntamiento y en la Comunidad han vivido de esas rentas y, necesario es reconocer, han elaborado algunas actuaciones que han permitido mantener en el tiempo ese atractivo. Hasta que llegó la crisis y destapó las carencias y debilidades de unas políticas que no habían sembrado para el futuro, sino que se habían adormecido en la bonanza de la burbuja económica.

La primavera árabe, la adaptación del sector a la nueva situación y la introducción de mejoras en la gestión, hicieron que el turismo haya experimentado un crecimiento en nuestro país. Sin embargo, esa reactivación tocó techo en nuestra ciudad a finales del 2011. Y antes de ese momento ya advertí, como representante socialista en la Empresa Municipal de Turismo, que debíamos tomar medidas para que el crecimiento no fuese un espejismo producto de la inestabilidad de otros puntos del planeta. Existía la posibilidad cierta de que la burbuja se pinchase.

No sólo no se hizo nada, sino que se han cometido errores de bulto. A la falta de recursos municipales como consecuencia de su enorme deuda pública, se añadieron continuos cambios en las empresas municipales que deberían haber colaborado con el sector en remontar la situación. Se fusionaron el Patronato de Turismo y la empresa Promoción Madrid, para que la resultante (Madrid Visitors&Convention Bureau), terminara integrada en la empresa municipal de arte y cultura (MACSA).

La empresa que gestiona los recintos feriales y las instalaciones deportivas y culturales singulares (Madrid Espacios y Congresos), ha vivido en un continuo tobogán hasta su definitiva liquidación. Y el único proyecto de ciudad a que se agarraba el gobierno municipal como panacea a todos los males, las Olimpiadas, ha tenido el resultado que todos conocemos. Del estrambótico y falso proyecto de Eurovegas, mejor no hablar.

A escasos días de conocer los resultados del 2013, los datos avanzan que el turismo ha mejorado en España, que lo habrá hecho mucho más y mejor en algunas ciudades como Barcelona, y que en Madrid la caída parece que ha tocado suelo. ¿O será un nuevo espejismo?

Desde luego, si comparamos los últimos datos de Madrid con los del Estado y, especialmente, con Barcelona, vemos que el enfermo ha recobrado el pulso, pero solo eso, y que las distancias son abismales. En el último año, en España el tráfico de viajeros en aeropuertos ha subido el 3,4 por ciento, los turistas han aumentado el 7 por ciento, y las pernoctaciones en hoteles en un 8,6%. En Barcelona su aeropuerto ha tenido un 4,5 por ciento más de pasajeros, las pernoctaciones han mejorado en el 5,7 por ciento; y su puerto ha visto como llegaban un 16,9 por ciento más de visitantes, la inmensa mayoría turistas de cruceros.

Madrid ha mejorado sus cifras en viajeros (+1,8 por ciento) y pernoctaciones (+3,2 por ciento), pero tiene la cruz de que el empleo en el sector sigue cayendo y que el aeropuerto de Barajas (-5,3 por ciento de pasajeros), se está constituyendo en un verdadero problema para remontar la situación del turismo en la capital.

Y en el palacio de "Cibeles" no parecen haber recibido el mensaje de que en Barajas tenemos un problema, ya que no parecen tener ninguna prisa en exigir al gobierno de Rajoy nada que a este incomode. Desde haberse opuesto frontalmente a la subida de las tasas aeroportuarias, hasta haber exigido la urgente constitución del Comité de Coordinación Aeroportuaria de Madrid, pasando por haber intervenido en el conflicto de Iberia y por preguntar qué hace AENA con las terminales T-3 y T-4. Han preferido no molestar.

Madrid no tiene el puerto de Barcelona, y debería hacer lo posible para que la puerta de entrada que supone Barajas fuera mucho más "ancha" para suplir esa carencia. Los datos lo dicen: el reparto de visitantes a Madrid cada vez se escora más del lado de los residentes en España (del 52,5 por ciento que suponían en noviembre del 2011, al 56,6 por ciento que son en noviembre del 2013), en detrimento de los visitantes extranjeros (del 47,5 por ciento han bajado al 43,4 por ciento). Remontar la situación pasa, necesariamente, por incrementar el turismo exterior, sin perder el nacional.

Para despejar las dudas sobre el futuro del turismo en la capital, también hay que cambiar a los que están en "Cibeles". Ni escuchan, ni tienen soluciones, ni tienen proyectos. Hace tiempo que Madrid está en decadencia, deteriorado, con una actividad comercial y de ocio en mínimos, y con una imagen exterior que es urgente cambiar antes de que Ana Botella la hunda más.

Es necesario consolidar esa ligera mejoría en los datos, pero es más imprescindible aún cambiar la estrategia y la política turística. Desde el Grupo Municipal Socialista hemos realizado diferentes propuestas para este cambio, como fue el decálogo de medidas que presentamos ante el Pleno municipal que cerrábamos con la creación de un Consorcio de Turismo junto con la Comunidad de Madrid, la Cámara de Comercio, las Universidades públicas y las entidades empresariales del sector. Eran optimizar recursos, aprovechar sinergias, poner en desarrollo una efectiva colaboración y coordinación con el sector, profesionalizar la gestión y mejorar la imagen y el atractivo de Madrid.

Pero nada, en "Cibeles" están en otras cosas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios