www.madridiario.es

La revuelta de Botella

miércoles 04 de diciembre de 2013, 08:04h

La lió parda, tomando el literal de la frase que protagonizó una atribulada cuidadora de piscinas en youtube. Ana Botella la lió parda el lunes en el Club Siglo XXI. Convocó para una conferencia que muchos preveían simple y ramplona, y se encontraron con la horma de su zapato: una alcaldesa peleona, reivindicativa, lanzando cargas de profundidad capaces de hundir el Nautilus. Se la vio cómoda, por primera vez en mucho tiempo. Daba la impresión de que lo leía era suyo, o al menos, era algo en lo que creía.

Claro que en politica, ya se sabe, no hay nada como sacar los pies del tiesto. Que se lo digan a Ruiz-Gallardón, experto durante mucho tiempo en ser el heterodoxo del PP. O a Esperanza Aguirre, que le ha birlado la cartera al superministro, convirtiéndose ahora en el verso suelto que con su lengua larguísima azota a Rajoy día sí, día también. Para satisfacción de sus seguidores, que son muchos, según dicen las encuestas que no existen.

Botella no ha tenido un buen año. No ha tenido un buen mandato, en realidad: todo se le torció el 1 de noviembre de 2012, y desde entonces no ha levantado cabeza. Heredó un Gobierno municipal con un modelo de ciudad que no está claro que fuera el suyo; y un equipo que tampoco se creó para ella, y uqe ha tenido dificultades en cambiar dado el vaivén que se ha vivido en su ejecutivo en los últimos meses. Muchos de sus hombres de confianza han tenido que marcharse, y otros se han visto desplazados de los cargos de poder. La alcaldesa sigue buscando su sitio, esa postura cómoda en la que el zapato no le apriete, en la que las chinitas no se claven. Queda por ver si lo va a conseguir, y si lo hará antes de que se le acabe el tiempo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios