www.madridiario.es
Puente de Legazpi sobre el río Manzanares
Puente de Legazpi sobre el río Manzanares

El Manzanares y El Jarama llevan más drogas que los ríos europeos

domingo 24 de noviembre de 2013, 12:16h
Los ríos madrileños Manzanares y Jarama llevan niveles más altos de cocaína, anfetaminas, ansiolíticos y opiáceos que ríos similares europeos, según el estudio sobre drogas de abuso y benzodiazepines llevado a cabo en los ríos de la región, publicado hace unas semanas en la revista Chemosphere.
"Aunque en el medio ambiente concentraciones de las drogas ilícitas y sus metabolitos son bajos, estos compuestos tienen actividades farmacológicas potentes y su presencia en forma de mezclas complejas en las aguas superficiales puede ser tóxico para los organismos acuáticos", señalan los profesores Mendoza, López de Alda, González-Alonso, Mastroianni, Barceló y Valcárcel, autores del informe.

La investigación analizó las posibles fluctuaciones en concentraciones de drogas entre días laborables y fines de semana. Las muestras se tomaron el domingo 19 de febrero de 2012 y el jueves 15 de marzo en varios puntos de los ríos Manzanares y Jarama. Los análisis determinaron que compuestos derivados de la cocaína son "omnipresentes" en las aguas residenciales madrileñas, especialmente elevados el punto que recibe las aguas residuales vertidas de Butarque, como la mayoría de otros estupefacientes.

Los autores no se extrañan de estos datos porque en España, tras el cannabis, la cocaína es la segunda sustancia estupefaciente, con una prevalencia del 2,2 por ciento. Además, el 1,2 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 17 años la consumió en el último año, situando a España en la cabeza de Europa en este rango de edad. Por otra parte, el compuesto MDMA mostró una frecuencia de detección del 100 por cien el domingo y el 86 por ciento el jueves. Los niveles más altos de compuestos similares a la anfetamina se midieron en la zona correspondiente al río Jarama. Este punto recibe las aguas residuales descargadas de Valdebebas.

Concentraciones similares a la anfetamina en este estudio son más grandes que los reportados previamente en la mayoría de los estudios en Europa y en América del Norte y en España. Asimismo, los niveles medios de opiáceos, metanfetamina y EDDP son mucho más altos que los reportados en estudios anteriores en las investigaciones realizadas en España y en Europa. La relativamente alta incidencia de metanfetaminas y su principal metabolito EDDP en las aguas superficiales madrileñas puede deberse al amplio uso de un fármaco terapéutico en España y podría explicar que la concentración detectada en días de la semana es muy similar a la que se encuentra en el fin de semana. En cambio, en las muetras no se detectaron ni LSD ni heroína.

Sobre el compuesto THC del cannabis el informe mostró una frecuencia de detección del 43 por ciento el domingo y del 57 por ciento el jueves. Sin embargo, a pesar de ser la primera droga ilícita más importante en España, las cifras, en comparación con los otros fármacos, no son muy altas. De hecho, está en niveles similares a otras muestras española.

Mientras los últimos estudios ponen de manifiesto una disminución general o estabilización de las drogas, la familia de sedantes, donde se incluyen los ansiolíticos, ha aumentado y fueron consumidas en el año por un 11,4 por ciento de la población. Así, la investigación realizada en estos dos ríos madrileños concluye que todos los compuestos de benzodiazepinas mostraron una detección del 100 por cien en ambas campañas de muestreo.

Las concentraciones detectadas son mucho mayores que las anteriormente reportadas en la mayoría de los estudios realizados y Europa, salvo uno de Galicia. Esto indicaría que el consumo medio de lorazepan y barbitúricos en España es más alta que en Europa y las diferencias entre los compuestos encontrados en España depende de la prescripción médica y la zona donde se han tomado las muestras.

La principal vía de entrada de estos contaminantes al medio ambiente es por una inapropiada eliminación de los fármacos o envases por parte de los usuarios, usando generalmente la basura o el desagüe. También los medicamentos que no son metabolizados totalmente en el organismo son expulsados por heces u orina y de ahí llegan a los desagües.

Las estaciones de depuración de agua residual (EDAR) no cuentan con las tecnologías específicas para eliminar los medicamentos en su totalidad, debido principalmente al elevado poder refractario de estos compuestos, por lo que acaban considerándose contaminantes pseudopersistentes. Finalmente, muchos de ellos son vertidos al medio ambiente acuático a través de los ríos y arroyos, según explica Yolanda Valcárcel, experta en salud pública y toxicología de la Universidad de Rey Juan Carlos y directora del estudio.

Más información:

El Ayuntamiento aprueba dos actuaciones para depurar el Manzanares

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios