www.madridiario.es

Perdió a su padre y a su madre por negligencias médicas

martes 21 de mayo de 2013, 00:00h
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) a indemnizar con 60.000 euros a un hombre cuya madre falleció por infección y shock hipovolémico tras ser sometida a una operación en el hospital 12 de Octubre.
Aparte, se da la circunstancia de que esta persona también recibirá 30.000 euros por el fallecimiento de su padre tras reconocer el Sermas responsabilidad patrimonial después de que muriera de un infarto y comprobarse que no se le recetó un medicamento para rebajar el riesgo de esta dolencia.

Respecto al fallecimiento de la madre, la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJM estima parcialmente el recurso tramitado por los servicios jurídicos de la Asociación 'El Defensor del Paciente', al entender que no se realizaron los controles suficientes, ni en frecuencia ni intensidad, para prevenir una infección nocosomial, que le provocó la muerte.

Los hechos se remontan a noviembre de 2007 cuando la mujer de 74 años acudió al servicio de Urgencias del 12 de Octubre por presentar dolor abdominal difuso y globuloso de cinco días de evolución y vómitos de contenido biliar y fecaloideo, motivo por el que quedó ingresada con el diagnóstico de hernia umbilical y obstrucción intestinal para ser intervenida el 26 de noviembre. En el postoperatorio contrajo una infección que le provocó la muerte.

El padre murió de un infarto
En el caso del padre, de 76 años, presentaba hipertensión y diabetes, con antecedentes continuos de Angor de esfuerzo (escozor retroesternal), cardiomegalia y obesidad; es decir, de alto riesgo cardiovascular, debiéndose someter a controles y tratamientos periódicos.

Ante ello, los cardiólogos le instauraron un tratamiento con diversos fármacos para evitar la formación de trombos y reducir el riesgo de obstrucción de las arterias para rebajar su riesgo de sufrir infarto agudo de miocardio.

Sin embargo, su facultativo de Atención Primaria del Centro de Salud de Los Ángeles no procedió a recetar el medicamento Adiro dentro del tratamiento. Posteriormente, sufrió un infarto de miocardio que le provocó la muerte el 25 de noviembre de 2008 sin estar cubierto con este fármaco. Durante el procedimiento judicial, se alcanzó un acuerdo con el Sermas para indemnizar al hijo con una cantidad de 30.000 euros.

"Lo sucedido es muy llamativo, porque es la primera vez que en 'El Defensor del Paciente' se nos presenta un caso de este tipo en el que una persona pierde a su padre y su madre por una negligencia, y tanto la justicia como la administración sanitaria reconocen que fue así en ambos casos", detalla la asociación en un comunicado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios