www.madridiario.es

Parla, del ‘milagro’ a la deuda

miércoles 24 de abril de 2013, 00:00h
En pocos años Parla ha pasado de representar el ‘milagro económico’ de los municipios del sur metropolitano a convertirse en una ciudad preocupada por las cifras: las que la convierten, con cerca del 30 por ciento, en la localidad con mayor tasa de paro de la Comunidad de Madrid y las que la sitúan, con 221 millones de euros, como la cuarta más endeudada de toda España. A pesar de ello, esta ciudad, con una población muy joven, tiene esperanzas en que el complejo Eurovegas y el desarrollo comercial la saquen de su bache.
Desde sus orígenes el municipio ha desempeñado un importante papel estratégico como eje de las comunicaciones entre Madrid y Toledo. La economía rural y agropecuaria de la villa —título que le fue otorgado por el rey Alfonso XII— se mantuvo hasta bien avanzado el siglo XX, una situación que cambiaría radicalmente entre los años 70 y 80 del siglo pasado con la llegada masiva a la corona metropolitana de inmigrantes de las regiones del sur de España, atraídos por el crecimiento industrial. En estas dos décadas la población crecería exponencialmente de 10.000 a 70.000 habitantes.

La ciudad experimentaría una segunda revolución demográfica con el cambio de milenio, propiciada en esta ocasión por inmigrantes llegados de otros países y de otros municipios de la comunidad y por los nuevos desarrollos urbanísticos, especialmente por la construcción de 13.800 viviendas en Parla Este, un impulso que ha elevado el censo municipal hasta cerca de 130.000 habitantes. Se trata de una población eminentemente joven en la que el 40 por ciento de los ciudadanos todavía no han cumplido los 30 años, lo que hace que la tasa de natalidad sea una de las más elevadas de la Comunidad de Madrid con 18 nacimientos por cada 1.000 habitantes.

En un futuro más lejano, los nuevos crecimientos urbanísticos que establece la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) plantean la construcción de aproximadamente 9.360 nuevas viviendas, que supondrán un nuevo incremento de la población del municipio. El Foro Ciudadano, proyecto participativo en el que se revisó el PGOU, fijó el techo poblacional de Parla en un máximo de 150.000 habitantes.

Son múltiples las razones que contribuyen a esta expansión del municipio, que desde 2006 se incluye en la Ley de Grandes Ciudades. A la proximidad a la capital, de la que dista apenas 20 kilómetros, se suma el menor coste de la vivienda, que en un elevado porcentaje tienen carácter protegido. Aunque la proporción de vivienda social alcanza elevadas cotas en todo el municipio, resulta especialmente significativo en Parla Este, donde el 83 por ciento de las viviendas son de protección pública. Además, para facilitar el acceso a la vivienda de jóvenes, familias monoparentales, mayores de 60 años con especiales dificultades y discapacitados, Parla cuenta con un Plan Municipal de Viviendas en Alquiler, que hasta el momento ha proporcionado alojamiento a cerca de 3.000 familias.

El gran despegue demográfico de los últimos años ha ido acompañado de una modernización de la ciudad, que ha transformado su fisonomía dotándola de centros deportivos y culturales, espacios de encuentro, parques, residencias para mayores y  centros educativos. Todo ello hace que Parla desempeñe además un importante papel como cabecera de servicios para los pequeños municipios de su entorno próximo, ya que alberga una serie de equipamientos y servicios que estos no pueden asumir. Uno de los mejores ejemplos de ello es el hospital Infanta Cristina —el conocido como hospital de Parla—, que, desde su inauguración en 2008, cubre las necesidades, no solo de este municipio sino también de los vecinos de Torrejón de Velasco, Torrejón de la Calzada, Batres, Cubas de la Sagra, Casarrubuelos, Serranillos del Valle y Griñón.

El tranvía de Parla constituye, sin lugar a dudas, el más ambicioso y polémico de los proyectos desarrollados en la última década. La iniciativa se ponía en marcha con el objetivo de comunicar los distintos barrios de la ciudad, poco después de que el municipio quedara excluido del itinerario del Metrosur. La línea del tranvía, con un total de 15 estaciones y una longitud de 8,3 kilómetros, fue oficialmente inaugurada en 2007.

El problema fue que la elevada inversión exigida por esta infraestructura —120 millones de euros, de los que 98 fueron asumidos por el propio Ayuntamiento— ha convertido a Parla en el cuarto municipio español más endeudado con los proveedores, solo por detrás de Madrid, Jerez y Jaén. Esta situación llevó al Consistorio a presentar en 2012 un plan de rescate para saldar las deudas con los proveedores en un plazo de 20 años y a poner en marcha múltiples recortes y despidos de personal.

A ello se ha unido el impacto de la crisis en los municipios del sur de la región que ha dejado una profunda impronta en lo que algunos habían empezado a calificar como el ‘milagro de Parla’. Hoy, el municipio alberga la población con mayor tasa de paro de la Comunidad de Madrid, cercana al 30 por ciento, como consecuencia de la caída en picado de la construcción, que ha sufrido un retroceso del 35 por ciento en los últimos tres años. Los estragos de la recesión también han hecho mella en el sector servicios, que integra al 92 por ciento de las empresas del municipio y al que corresponden más de dos de cada tres parados parleños. A pesar de ello, este sector ha visto como en los dos últimos años se han creado casi 150 nuevas empresas, fruto del emprendimiento de muchos desempleados que han decidido apostar por el autoempleo.

Además, tras el anuncio de la futura ubicación de Eurovegas en Alcorcón, son muchos quienes miran con esperanza hacia el futuro, con la confianza de que la construcción del macrocomplejo de juego y ocio suponga un revulsivo para el empleo de los municipios del sur metropolitano. La adversa coyuntura económica ha disparado también en Parla otros fenómenos como la ocupación ilegal de viviendas vacías de nueva construcción. Con el objetivo de ponerle freno, los vecinos se han organizado en patrullas ciudadanas y el Ayuntamiento ha reforzado la presencia de policías locales y ha procedido a tapiar chalets en riesgo de ocupación.

El desarrollo urbanístico, además de mantener una lógica territorial, ha tratado también de seguir un criterio de sostenibilidad ambiental, que ha dotado a la localidad de 2.500.000 metros cuadrados de zonas verdes -23,91 metros cuadrados por habitante- que se reparten por el anillo verde que circunvala la ciudad y que está compuesto por el cerro de la Cantueña, el parque de Dehesa Boyal o los parques lineales situados en La Laguna y en el nuevo barrio de La Fuente.

También en Parla existe un lugar destacado para la cultura, gracias a sus dos bibliotecas públicas, los centros culturales Jaime Salom y Dulce Chacón —cuyas salas y teatros acogieron más de 150.000 visitas durante 2012—y sus distintas escuelas municipales de música, danza, teatro y pintura, en las que están inscritos más de 1.700 alumnos. Por su parte, las instalaciones deportivas del municipio son utilizadas por más de 35.000 vecinos.  Entre ellas destacan tres complejos polideportivos con piscina cubierta y diversos campos de fútbol,


 En Parla sí hay playa
A pesar de encontrarse a muchos kilómetros de la costa, los parleños cuentan con su propia playa. En 2006 el municipio inauguraba una piscina de agua salada de 3.300 metros cuadrados rodeada de arena, una instalación única en la Comunidad de Madrid conocida popularmente como la 'playa de Parla'. Desde entonces, miles de visitantes acuden cada año para darse un chapuzón con el que aliviar el calor estival. La piscina, situada entre los barrios de Parla Este y Las Américas, dispone de tres vasos de diferente profundidad con agua con sal: uno para adultos, con una profundidad gradual de hasta 1,60 metros; otro para niños, y un tercero de carácter recreativo con un tobogán de 25 metros. Para disfrutar de ella no se requiere más que el bañador y una toalla, porque incluso las sombrillas, unas 300, se prestan gratuitamente en el propio recinto. Las instalaciones se completan con un largo paseo de fina arena de 800 metros cuadrados junto a la orilla del vaso de adultos, dos merenderos y un restaurante, un parque infantil y 22.000 metros cuadrados de césped sobre una ladera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios