www.madridiario.es
Las sonrisas también sanan

Las sonrisas también sanan

sábado 18 de octubre de 2008, 00:00h
Para aquellos niños que atraviesan una enfermedad y son hospitalizados, la infancia puede suponer una experiencia traumática, ya que son separados de su ambiente familiar, sus amigos y sus juegos. Para dibujar una sonrisa en la cara de estos pequeños es para lo que se creó la Fundación Theodora en el año 1993.
Como cada jueves a las 16.00 horas, Yolanda, de 31 años, más conocida por todos los trabajadores del Hospital de La Paz como Doctora Cariburí, llega la planta de oncología del hospital madrileño vestida con su uniforme: un disfraz de payaso.

“Hoy hemos venido a trabajar tres compañeros y nos hemos repartido el trabajo por plantas. Yo empiezo por la de oncología y lo primero que hago es charlar con las enfermeras, que son quienes me informan de a qué habitaciones puedo o no puedo entrar hoy. Depende de cómo se encuentren los niños, ellos son los que mandan”, declara Yolanda, una de los trece Doctores Sonrisa que trabajan en la Comunidad de Madrid.

Estos Doctores Sonrisa son artistas profesionales de la Fundación Theodora, que dedican su tiempo y su atención a los niños hospitalizados con el objetivo de aliviar su sufrimiento durante su estancia en el hospital. Se trata de magos, payasos, actores, actrices o malabaristas, personas que tienen una habilidad artística, una sensibilidad comunicativa especial y además, una capacidad innata para la improvisación.

“Lo que conseguimos en estas habitaciones es muy especial. Logramos alegrar no solo a los niños, sino también a sus familiares. Les subimos la moral a través de la risa, por lo que para mí este trabajo es un regalo de la vida”, explica Ángel, de 38 años, otro de los Doctores Sonrisa al que todo el mundo conoce con el nombre de Doctor Locura, mientras se encamina hacia el ascensor para dirigirse hacia la UVI a visitar a más niños.

En las visitas personalizadas, el Doctor Sonrisa juega, improvisa e intenta que los niños olviden por un rato donde se encuentran. Las visitas son individuales: el Doctor Sonrisa visita habitación por habitación, y niño por niño.

“Yo estoy encantada con estos Doctores Sonrisa”, asegura Inés, de 37 años y madre de Alberto, de 10, uno de los pequeños que se encuentran ingresados en la planta de oncología del Hospital de La Paz. “De hecho, lo que más nos gustaría a los dos es que hubiera más de estos doctores y que nos visitaran con más asiduidad”, concluye Sánchez.

A los Doctores Sonrisa se les exige una higiene impecable, tanto en lo que concierne a su persona como a los materiales que utilizan en sus visitas. Así, antes de entrar a cada habitación, es obligación y costumbre desinfectar dichos objetos y sus manos.

“Antes de empezar a trabajar, nos dan un curso de formación que dura seis meses en el que nos enseñan, entre muchas otras cosas, que nuestra higiene debe ser impecable, pues muchos de estos niños tienen las defensas tan bajas que cualquier microbio o bacteria les puede causar un daño tremendo. Así que aquí nos tienes lavándonos las manos continuamente y desinfectando nuestro material de trabajo: bocinas, chupetes gigantes, flores... Incluso los globos de látex”, explica Verónica, cuyo nombre artístico es Doctora Modosita, de 33 años.

La labor de los Doctores Sonrisa sería imposible sin la estrecha colaboración del personal del hospital, sobre todo de las enfermeras. "Nosotras les decimos a qué niños pueden ver y les damos una especie de planificación. Casi todos los pequeños están deseando ser visitados por los Doctores Sonrisa, pero otros se encuentran mal y, como es lógico, no les apetece ver a nadie. Además hay otro sector, el de los más pequeños, que puede tener miedo. No a todos los niños les agradan los payasos”, declara Cristina, enfermera del Hospital de La Paz.

La Fundación Theodora nació en Suiza en el año 1993, y actualmente está presente en varios países de Europa, Asia y África. En España opera desde marzo de 2000 y lo hace en veinte centros hospitalarios. En Madrid, 13 doctores llevan sonrisas y alegría a los niños de los hospitales de La Paz, Niño Jesús, Clínico San Carlos, Ramón y Cajal, San Rafael, Gregorio Marañón y 12 de Octubre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios