www.madridiario.es

Mejores consejos para tratar la piel de los bebés

martes 02 de marzo de 2021, 10:25h
La piel de los niños es muy delicada, bastante más que la de las personas adultas y por ello requieren más protección
Mejores consejos para tratar la piel de los bebés
Ampliar

La llegada del verano hace que sea todavía más importante vigilar cómo afecta el sol a los más pequeños, utilizando cremas solares que ofrezcan la mayor protección posible.

El uso de estas cremas para bebés y niños es fundamental para que puedan estar al aire libre durante el tiempo que quieran, pero sin arriesgarse a sufrir esas molestas y peligrosas quemaduras que provocan una larga exposición al sol.

Cremas de alta protección

Los efectos de las radiaciones solares son de sobras conocidas y hay que evitarlas a toda costa, pero para hacerlo no hay que privar a los peques de la posibilidad de disfrutar de unas horas jugando y disfrutando al aire libre. Por eso hay que protegerlos con el uso de cremas solares adecuadas.

Los rayos ultravioletas, los infrarrojos y otras radiaciones que provienen de la exposición al sol pueden ser bloqueados con el uso de productos adecuados. Estos impiden que alcancen la piel y que provoquen daños en la parte exterior de la misma, que pueden resultar muy dolorosos. Y si traspasan esa primera capa cutánea, pueden provocar graves consecuencias.

Una buena crema solar evita esos efectos. Para ello se ha de utilizar una crema con un factor de protección elevado. El factor de protección indica la capacidad del producto para bloquear los rayos UVA y UVB. Una crema con factor 15 retiene hasta un 93 % de las radiaciones recibidas, mientras que el factor 50 ofrece una protección del 98 %.

Lo que hacen es aumentar el tiempo en que estamos protegidos, así que es mejor utilizar una crema de alta protección para evitar daños en la piel, pero también un envejecimiento prematuro de esta o la aparición de manchas cutáneas.

Uso de las cremas solares

Las cremas de protección solar deben de utilizarse de manera continua. Obviamente, es mejor que no se expongan durante las horas centrales del día, pero sabemos que en el caso de los niños siempre prefieren jugar fuera que hacer una siesta reparadora. Así que en esos momentos es cuando hay que utilizar estas cremas protectoras con mayor frecuencia.

Se ha de cubrir la parte de la piel expuesta al sol unos minutos antes de salir de casa, extendiendo bien el producto sobre la piel y sin dejar zonas sin cubrir. De esta manera se obtiene la máxima cobertura antirradiación y el peque estará bien protegido.

Después no hay que descuidar el control del efecto de la crema. Se ha de renovar la protección cada dos horas, como máximo. Es decir, si el niño o la niña están en movimiento, se han bañado en la piscina o en el mar y han sudado, es posible que hayan perdido parte de la crema solar, por lo que quizá sea necesario aplicar más después de una hora u hora y media.

Con el uso de estas cremas pensadas para la piel de bebés y niños podemos estar seguros de que estarán a salvo bajo el sol y disfrutarán sin riesgo.