www.madridiario.es
Templo de Debod.
Ampliar
Templo de Debod. (Foto: Chema Barroso)

Madrid no cubrirá el Templo de Debod si no lo validan expertos internacionales: "Está bien conservado"

lunes 13 de junio de 2022, 14:09h

El futuro del Templo de Debod se mantiene incierto. La decisión final sobre si conviene cubrirlo, reubicarlo en un museo o mantenerlo en las condiciones actuales se retrasa y no se tomará hasta 2023 previo acuerdo de expertos nacionales e internacionales. El Ayuntamiento de Madrid descarta adoptar una solución urgente y unilateral y lo justifica en que "no existe riesgo de destrucción inminente". Así lo constata un estudio encargado a la Fundación Santa María la Real, que aporta un diagnóstico "certero" del estado estructural del monumento que Egipto regaló a España hace 50 años por participar en el salvamento del conjunto arquitectónico de Nubia: "Está bien conservado. No tenemos un estado alarmante del edificio".

Así lo ha asegurado este lunes el director general de Patrimonio Cultural del Consistorio, Luis Lafuente, quien incide en que este icono de la arquitectura egipcia "no requiere de acciones inmediatas en su actual disposición". Aunque el monumento goza de buena salud, no se descarta ninguna actuación a largo plazo. Por ello, los resultados de la pormenorizada investigación que se ha ejecutado en Debod en los últimos dos años se remitirá a las principales instituciones del país vinculadas a la conservación del patrimonio y la egiptología este mismo mes. Más adelante, en ototo, se debatirá con ellas "el tratamiento que el templo requiere" y el próximo año se ampliará la discusión al ámbito global, esperando contar con las aportaciones de la Unesco y de otros países que gestionan bienes similares como Italia, Holanda, Estados Unidos y el propio Egipto. "No se descarta ninguna solución, pero debe contar con el consenso nacional e internacional".

Presión para proteger el templo

La visita del exministro de Antigüedades de Egipto en 2020 reavivió la alarma sobre el estado del templo. Zahi Hawaas reclamó por carta al alcalde protección para este Bien de Interés Cultural, advirtiendo que en las últimas décadas había sufrido "más que en sus 2.000 años de vida". Llegó incluso a plantear a la ciudad que se devolviese a orillas del Nilo "si no lo valora". José Luis Martínez-Almeida, cuyo partido sí había pedido al Gobierno de Manuela Carmena que abriera un concurso con el Colegio de Arquitectos para cubrir el templo, respondió entones que "no se renuncia a ninguna medida que pueda garantizar el mejor estado, pero eso no quiere decir que necesariamente sea su cubrimiento”.

El Ejecutivo municipal aparcó así esta vía que satisfacía a la Asociación Española de Egiptología, pero se comprometió a acometer un estudio que evaluase las patologías que afectaban al monumento y les pusiese remedio. Como base se tomaron los análisis realizados en 2016, cuando se llevó a cabo un barrido mediante georradar que desveló que "no existen riesgos ambientales relevantes ni gases que pudieran afectar al templo", ha expuesto Jesús Castillo, director del Departamento de Conservación del Patrimonio de la Fundación Santa María la Real.

Desde 2021, esta institución ha sometido al del Templo de Debod a numerosos estudios científicos, midiendo su resistencia, su porosidad, su humedad o la composición de sus sales. La tecnología ha permitido comprobar que el monumento "se encuentra seco" y que la piedra menos compacta no es la de los sillares originales del siglo II, sino la de Villamayor (Salamanca) que se empleó en su restauración. Como lectura general de la investigación se extrae que "no hay patologías que presenten motivos de procupación".

Un plan para alargar la vida de Debod

A partir de esta información, la Fundación, sin ánimo de lucro, ha diseñado un Plan de Conservación Preventiva para este icono de la capital. Con él se pretende abandonar los patrones de carácter paliativo que hasta ahora imperaban en su preservación: en lugar de curar, prevenir. Los técnicos tenían enfrente el reto de establecer una metodología que sirviese para un monumento que los visitantes perciben como un conjunto integrado, pero que en realidad es "un rompecabezas compuesto por el legado de numerosas etapas", pues lo conforman las piedras primitivas que estuvieron sumergidas durante medio siglo en ciclos de inundación-secado en Nubia, las que se incluyeron en una primera reparación en Egipto y las añadidas en una segunda intervención ya en suelo español en los años 70 del siglo pasado, ha relatado Castillo.

Los expertos de la Fundación Santa María la Real han creado un 'historial clínico' con información detallada de más de 3.800 elementos del Templo de Debod. El Ayuntamiento podrá consultar esta base de datos a través de una herramienta online que contiene el histórico de las acciones realizadas sobre cada pieza y donde encontrarán también instrucciones para las actuaciones que cada una requiere en el futuro. Asimismo, se plantean soluciones para mitigar hasta 90 posibles riesgos que puedan poner en jaque la adecuada conservación del bien. Como ha apuntado Mario Tena, coordinador de Patriomonio e I+D+i en la citada institución: seguir las pautas marcadas "aumentará la esperanza de vida" de uno de los mayores reclamos turísticos de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
3 comentarios