www.madridiario.es
Pablo Iglesias
Ampliar
Pablo Iglesias (Foto: Unidas Podemos)

Iglesias incide en que el fascismo es parte del proyecto de Díaz Ayuso: "Parece más la candidata de la ultraderecha que Monasterio"

lunes 26 de abril de 2021, 11:03h

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha afirmado este lunes que el fascismo "forma parte del proyecto de Isabel Díaz Ayuso" y que a su juicio ella "parece más la candidata de la ultraderecha que Rocío Monasterio".

En una entrevista en la Cadena Ser, Iglesias ha criticado al Partido Popular actual por "normalizar la corrupción y presumir de haberse comprado a diputados de Ciudadanos, de haberle puesto a Fran Hervías un despacho al lado de Teodoro García Egea o del desmantelamiento de lo público y su trasvase a manos privadas".

"Lo que llaman libertad es volver a los privilegios. Eso es el Partido Popular. Es algo en Ayuso evidente. Los datos en Madrid [del coronavirus] son tan escandalosos porque para ellos la pandemia es una oportunidad para hacer caer al gobierno del PSOE, para ellos es un dispositivo de resistencia a lo que votaron los españoles en las generales. Quieren seguir destruyendo lo público para convertir a Madrid en algo distinto a la democracia. El Partido Popular no se puede ir de rositas. Vox es una escisión del Partido Popular", ha recalcado.

El candidato de Unidas Podemos cree que el Partido Popular, "creado por siete ministros del franquismo, no es homologable" al resto de partidos de derecha europeo porque "han asumido que tienen que gobernar con Vox". "Eso es gravísimo y lo llevamos diciendo mucho tiempo. Ya dijimos en la moción de censura de Vox a Casado que llegaba demasiado tarde. El Partido Popular de Madrid es trumpista, asume la mentira como arma política", ha agregado.

No más debates con Vox

El líder de Podemos ve difícil poder volver a sentarse en un debate con Vox porque "si una organización fascista te llama rata o asesino es difícil decir de Sanidad". "Y el otro dice que todo esto va de comunismo se hace difícil hablar de reducir la ratio profesor-alumno. Si nosotros dejamos que los términos del debate los fije el trumpismo de Ayuso y Vox, al final no hay debate. Si nos sentamos con ellos al final hablas del insulto, mentira, del siguiente bulo. Creo que hay que proteger la democracia de la dinámica trumpista", considera.

Iglesias ha reconocido que los debates le gustan y que a su formación le benefician, pero "la democracia no puede ser tolerante con la intolerancia". "Si usted quiere sentarse en un debate tiene que haber unas reglas, no se puede decir que el Gobierno de coalición es equiparable con la dictadura o que es peor gobierno en 80 años. Eso no es aceptable, es necesario que la democracia se defienda ante la intolerancia. Hace dos años no eran tan salvajes como ahora, porque van atravesando líneas rojas que terminan mandándote balas a casa. Eso en una sociedad democrática no se puede consentir", ha apuntado.

El exvicepresidente del Gobierno de España ha insistido en que "hizo lo correcto y mucha gente lo ha entendido" al levantarse el viernes del debate de la Ser después de que Monasterio negara la existencia de una amenaza real de muerte contra su familia. "Basta ya, se han atravesado muchas líneas rojas. Estoy orgulloso de lo que hicimos y que la gente entendiera que hay un peligro muy grave, que se llama fascismo", ha indicado.

Punto de inflexión

Y cree que tras lo ocurrido se produjo un "punto de inflexión porque se despertó algo" en la campaña. "No se puede aceptar que haya una fuerza abiertamente racista. No se pueden aceptar las cosas que a veces se escuchan en los medios de comunicación: muchos periodistas entendieron que al fascista hay que callarle en las tertulias; que la mentira, insulto y ataque no se normalice. Desde el viernes ha habido mucha gente que ha entendido esto. Si esto sirve para que haga su propia autodefensa contra el fascismo, tengo esperanzas de que ganen las fuerzas progresistas del día 4", ha añadido.

"Creo que la gente tiene memoria. Además de solidarizarse mucha gente conmigo por las cuatro balas, también me lo han dicho por lo que llevamos pasando cuatro años, que vayan fascistas todo los días a nuestra casas, lo que pasamos de vacaciones, que uno de los periodistas de Inda le pida la Fiscalía un año de prisión por acosarnos. Han empezado con vosotros y lo pueden hacer con todo lo demás", ha señalado Iglesias.

El aspirante de la formación morada ha aseverado que lo que llama alerta antifascista "no es una serpiente de verano, que hay un problema para la democracia". "El presidente del Gobierno reconoció ayer que no hay plena normalidad en España y todos los partidos de izquierdas hablan de fascismo. Es muy profundo y confío mucho en la sociedad madrileña para que, además de la judicial, tenga una respuesta democrática", ha reclamado.

Pablo Iglesias apuesta por "explicar a la gente y desmontar lo que dice la ultraderecha", pero que la clave "no es tolerar como normal determinadas ideas". "Al fascismo hay que hacerle frente y no asumir como normales determinados planteamientos. La agencias contra bulos trabajan a pleno rendimiento ahora. La mentira no puede tener los mismos hechos que las cosas que verifican", sostiene.

Sin apoyo de la derecha ante las amenazas

Asimismo, Iglesias ha asegurado que nadie del Partido Popular ni de Ciudadanos le ha llamado ni escrito para interesarse o mostrarle apoyo tras las amenazas de muerte, pero sí del resto de partidos de izquierdas y nacionalistas. Ha sido en una entrevista concedida a Radiocable donde Iglesias ha indicado que no le ha llamado ningún político de la derecha, ni siquiera a título personal, salvo solo José María Lasalle, que ya "se ubica en coordinadas liberales".

Del resto de fuerzas progresistas y nacionalistas vascos y catalanes sí ha recibido apoyo, y también de muchos periodistas. "Estoy muy contento porque me anima a seguir lo que estamos haciendo y estamos más cerca de ganar", ha apuntado. El exvicepresidente del Gobierno de España ha rechazado que intenten comparar lo que hace Vox con otras cuestiones.

Según ha señalado, la ultraderecha hace "abiertamente apología del terrorismo y han elogiado a la figura de Rodríguez Galindo". "Y que no comparen recibir una amenaza de muerte a mí, a mi pareja, a mis padres con que fueron los vecinos de Vallecas a decir que no nos les pueden llamar estercolero cultural, provocando Abascal los disturbios. Y luego ponen un tuit de que yo soy un tipo llorón del moño; eso es una provocación. Llevan a cabo una deshumanización para que te peguen luego un tiro en la cabeza. Es fascismo de manual", ha apuntado.

Pablo Iglesias ha reiterado que la clave del verdadero poder de la ultraderecha "no es política, sino mediática". "En este país las cloacas tenían también una dimensión mediática mayoritaria. Cuando un telediario se dice que lo que se produjo la sede de la Cadena Ser fue un tenso enfrentamiento es un abierto blanqueamiento de la ultraderecha. Lo que dice Vox te lo están diciendo por la televisión, radio, y las portadas de La Razón, ABC y El Mundo; ahí está la ultraderecha y es peligrosa. Y eso lo hemos dicho, en el siglo XXI la clave del fascismo es el poder mediático y los vínculos con poderes económicos. Y esto alguien lo tenía que decir", ha esgrimido.

"Alguien tiene que callar al fascista en la tertulia. No se pueden poner las mentiras al mismo nivel que la verdad. O como si el trabajo de la información uno dice que llueve y otro. Leches, abre la ventana y di quién es el mentiroso. Tenéis la obligación de callar al fascista, aunque el fascista sea millonario", ha exigido el aspirante de la formación morada a los medios de comunicación.

La izquierda europea apoya a Iglesias

Dirigentes de la izquierda y verdes de Europa han mostrado este lunes su apoyo a la candidatura de Pablo Iglesias a la Presidencia de la Comunidad de Madrid y se han unido para alertar de que "la democracia está en juego en las elecciones madrileñas del 4M".

Así lo han hecho Jean-Luc Melenchon, líder de la France Insumise y candidato presidencial de Francia; Mai Villadsen, portavoz de la alianza rojiverde de Dinamarca; Alexis Tsipras, presidente de Syriza y expresidente de Grecia; Paul Mason, escritor y periodista británico; Silvia Modig, europarlamentaria por la Alianza de la Izquierda de Finlandia; Nicola Fratoinanni, secretario nacional de Sinistra Italiana; Janine Wissler, copresidenta del alemán Die Linke; Malin Björk, europarlamentaria sueca del partido de la Izquierda; Marc Botenga, europalamentario belga del Partido del Trabajo; Jesse Klaver, líder del partido Izquierda Verde de Países Bajos; y Caterina Martins, coordinadora Nacional del Bloco de Esquerda de Portugal.

"La extrema derecha amenaza a todas nuestras democracias a nivel europeo", sostiene Melenchon. "Los egoístas, los que no creen en la igualdad, los que quieren recortar y privatizar la sanidad y la educación, aunque hagan mucho ruido, son minoría. Si la mayoría se pronuncia el 4 de mayo, esa mayoría ganará", añade Catarina Martins.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

13 comentarios