www.madridiario.es

Cheque escolar: el lado “oscuro” de la libertad de enseñanza

miércoles 18 de diciembre de 2019, 10:27h

La semana pasada, el grupo parlamentario de Vox en la Asamblea de Madrid presentó una PNL por la que se exige al gobierno que impulse, difunda y aplique la figura del cheque escolar…

Vivimos momentos convulsos, propicios para grandes paradojas… Y en educación, qué mayor paradoja que escuchar como algunos pretenden cuestionar e, incluso, eliminar el sistema de conciertos, planteando a la vez, y ahí viene la paradoja, el establecimiento del “cheque escolar”, medida neo-liberal y de "derechona" económica allá donde las haya… O sea, la famosa "pinza"...

Cierto: algunas instituciones políticas y del mundo civil y empresarial desempolvan el viejo concepto presentándolo como “panacea” de todos los males de nuestra educación y, especialmente, como remedio a las limitaciones actuales a la libertad de enseñanza. En este sentido, resultan significativas algunas iniciativas como, por ejemplo, la financiación de los puestos escolares de primer ciclo de Educación Infantil a través de ayudas o cheques a las familia; las ayudas para la adquisición de libros de texto o para el pago de comedor escolar; o recientemente, en Madrid, la sustitución de los conciertos de FP de Grado Superior por becas o “cheques” al alumno.

La cerrazón es mala aliada. Nuestro actual sistema educativo y de financiación de la enseñanza es imperfecto y precisa correcciones y reformas. En este sentido se vienen pronunciando distintas organizaciones, entre ellas la propia Escuelas Católicas que, en su documento sobre "Financiación de la Enseñanza", sugiere cambios significativos en la definición, articulación y cuantificación del régimen de conciertos educativos.

Ahora bien, esta necesidad de reforma no debe llevarnos a un cambio radical, en el que el sistema educativo caiga en manos de un mercantilismo ajeno a los valores educativos. Un sistema que, a la postre, elimine en los centros y en la enseñanza en general los valores de integración y compensación, es decir, ponga trabas al ejercicio de la verdadera equidad. Hoy por hoy, el sistema de “cheque escolar” implica el castigo del mercado a los centros e instituciones más volcadas en la atención a los más desfavorecidos; supone la pérdida de la aspiración a la gratuidad del puesto escolar; establece el precio como elemento sustancial del contrato educativo; y para colmo, no resuelve el principal problema de la libertad de elección: qué ocurre cuando la demanda de plazas de un centro supera su propia oferta.

Sin duda, la figura del “cheque” plantea tales deficiencias y anomalías que su mero estudio por parte de las instituciones educativas, partidos políticos o administraciones públicas, supone asumir un riesgo innecesario, máxime cuando la figura, en su integridad, no sólo afecta al régimen de conciertos sino, incluso, a la propia identidad y organización de los centros públicos.

Emilio Díaz
Responsable de Comunicación y Relaciones Institucionales

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.