www.madridiario.es
Microcréditos, la solución financiera para casos de urgencia económica
Ampliar
(Foto: Pixbay)

Microcréditos, la solución financiera para casos de urgencia económica

jueves 22 de agosto de 2019, 09:23h

España lleva años acumulando un crecimiento económico elevado, de los más altos en la Zona Euro. Incluso este 2019, cuando se prevé una futura recesión económica atendiendo al comportamiento de la economía mundial, España tiene previsto cerrar su balance económico con un dato de crecimiento superior al 2%.

Este último lustro de supuesta bonanza económica llegaron tras muchos años de crisis, y ni siquiera la bonanza económica a nivel macro se ha llegado a trasladar en muchos casos a las familias españolas o al empleo. La salida de la crisis sigue sin hacerse real en la economía de los usuarios, en la población general.

España, aunque ha alcanzado datos de empleo comparables a los previos al estallido de la crisis en 2008, cuenta en la actualidad con peores condiciones laborales en cuanto a calidad de empleo, remuneración económica y otros parámetros.

La crisis económica no provocó únicamente un ascenso masivo del desempleo, sino también una reestructuración bancaria importante que se acusó en aspectos tan importantes como la financiación. Los bancos cerraron el grifo de la liquidez, cambiaron su dinámica, dificultando las condiciones para acceder a financiación vía créditos y préstamos.

Un claro ejemplo de ello son los créditos hipotecarios. Si antes de la llegada de la crisis, muchas entidades ofrecían el total de financiación para acceder a la compra de viviendas, en la actualidad es necesario demostrar liquidez suficiente y poder asumir una importante cantidad de dinero en concepto de entrada, para así recibir un préstamo hipotecario.

El nacimiento de los microcréditos

Fue esa coyuntura la que permitió el nacimiento de los microcréditos. Esta figura financiera había nacido en los años 60, de la mano del economista Muhammad Yunus, para ofrecer una solución a economías subdesarrolladas que no tenían fuentes de financiación para desarrollar sus proyectos.

Esta idea se reconvirtió hace unos años y en lugar de ofrecer dinero en economías subdesarrolladas, diferentes plataformas de crédito a través de internet comenzaron a prestar cantidades de dinero a usuarios que necesitaban el dinero con urgencia.

Mediante estas plataformas, el dinero es entregado con urgencia, cantidades de dinero que oscilan entre los 50 y los 1.000 euros, o incluso más, dependiendo de cada entidad, pero que tienen la particularidad de que son créditos sin intereses y sin necesidad de tener que cumplimentar solicitudes farragosas para tener acceso a esa cantidad de dinero.

Esta solución financiera permite a los solicitantes acceder a sumas interesantes de dinero sin tener que ir al banco, hacer cola, pedir cita y esperar durante un largo periodo de tiempo la concesión del préstamo o la línea de crédito.

En España, los solicitantes más habituales de esta fórmula financiera son personas con edad comprendida entre los 30 y 40 años, con trabajo o desempleados, y que utilizan el dinero para pagar pequeños gastos de urgencia: hacer frente al pago de material escolar, comprar electrodomésticos en casa, reformas en la vivienda, cuotas de seguros…

La facilidad de acceso y devolución, las claves del éxito de los microcréditos

Los solicitantes valoran como importantes varios aspectos de esta solución financiera. Uno de ellos es la facilidad de acceso y devolución de estas cantidades de dinero. Otro, la comodidad de solicitar dinero sin necesidad de salir de casa y sin apenas cumplir requisitos.

En algunos casos, estos préstamos de dinero están accesibles para solicitantes con dificultades financieras graves, como es el caso de aquellas personas que están registradas en los ficheros ASNEF o cualquier otro listado de morosidad. Para estas personas, acceder a financiación a través de entidades bancarias tradicionales es casi imposible, pues tienen limitada su capacidad de acción en gran medida.

Los microcréditos, como muestran en AEMIP, la Asociación Española de Micropréstamos, son totalmente privados, cómodos y rápidos. De este modo, se convierten en una fórmula ideal para personas o familias que se enfrentan a problemas de solvencia económica.

Una tercera característica que ha hecho de esta propuesta de financiación todo un éxito es el contacto más directo y cercano con internet. Desde que internet se ha “democratizado”, es decir, se ha popularizado y el acceso es más universal, la gente ha ido perdiendo el miedo a tratar temas monetarios, económicos o financieros en la red.

La aparición de una asociación como AEMIP, que aglutina a muchas plataformas que ofrecen micropréstamos a través de la red, es también una forma de dar solvencia a este tipo de financiación.

La solicitud de microcréditos es una decisión de cada usuario. En la red se ofrece toda la información relevante a esta herramienta, pero la presencia de AEMIP puede servir a los solicitantes como agente de confianza a la hora de interesarse por esta fórmula de financiación.

La asociación promueve entre los asociados un código de buenas prácticas para garantizar la protección de los clientes así como amplia información para conocer más a fondo cómo funciona esta vía de financiación.