www.madridiario.es

PUENTE DE VALLECAS

El caso afecta a unas 130 limpiadoras de dependencias municipales de Puente de Vallecas.
Ampliar
El caso afecta a unas 130 limpiadoras de dependencias municipales de Puente de Vallecas. (Foto: Kike Rincón)

Retrasos en las nóminas y sin material de limpieza en los centros municipales: la "desesperación" se apodera de Puente de Vallecas

Por Hayda Ramos
x
hramosmadridiarioes/6/6/18
lunes 24 de septiembre de 2018, 07:44h
Centros de mayores, colegios, bibliotecas, polideportivos... las empleadas de la empresa encargada de la limpieza en las dependencias municipales de Puente de Vallecas acumulan casi un año de pesadillas e incertidumbre. Reciben las nóminas con retraso y apenas disponen de material básico para realizar su labor. Definen la situación, dentro y fuera del trabajo, como "desesperada".

Las empleadas de la limpieza de colegios, centros de mayores y otras dependencias municipales del distrito de Puente de Vallecas no aguantan más. Llevan meses, casi un año, denunciando que su situación personal y laboral resulta insostenible. La incertidumbre es máxima en una plantilla que desconoce cuándo va a cobrar la siguiente nómina. La impotencia aumenta en el día a día al comprobar la escasez de productos básicos para desempeñar su trabajo.

El primer 'susto' llegó pronto, apenas un mes después de que la nueva concesionaria asumiera el servicio, cuando las trabajadoras advirtieron un cambio de nombre: donde tenía que figurar Limpiezas Arroyomolinos (ganadora del concurso) aparecía Anglón Servicios Integrales. Sin aviso, sin explicación, sin saber por qué.

Sintieron más disgusto que sorpresa: "Sabíamos que Limpiezas Arroyomolinos era conflictiva". Embargos de la Seguridad Social y de Hacienda, falta de liquidez, impagos... "y aún así gana el concurso en Puente de Vallecas". Al borde de las lágrimas, es el relato a Madridiario de una afectada que pide anonimato.


"Cobramos cuando les da la gana"

A partir de ahí, es decir, desde el principio, todo han sido contratiempos. Las nóminas llegan, pero con retraso. Todas. No hay excepción. "Cobramos cuando les da la gana; nos pagan en torno al 10, 12 o incluso 15 de cada mes". Pero hasta que no ven el movimiento bancario todo es incertidumbre. Y miedo. E impotencia... Las extras también se abonan tarde, con mucho más retraso; hasta seis meses después: "Y al 50 por ciento...".

Mujeres solas; con hijos y personas mayores a su cargo; separadas; con maridos en situación de desempleo... Cada una tiene su historia, pero todas coinciden en la "desesperación". Por ejemplo: "A quienes trabajan en los colegios, a final de curso, con contratos fijos discontinuos, les dan de baja en la Seguridad Social y tienen que ir al paro hasta septiembre. En la liquidación de junio les faltó la extra, cuya mitad acaban de abonar".


Jabón, bolsas de basura, papel higiénico...: "Nos falta de todo"

El panorama es imposible de olvidar. Encima, sus condiciones en el puesto de trabajo les recuerdan las vicisitudes. Día tras día. Mes a mes. Apenas disponen de productos básicos. Y nunca saben cuándo llegará el próximo pedido ni qué incluirá. ¿Consecuencias? "Andamos siempre con carencias. Limpiamos con el mínimo jabón posible; a veces solo con agua. Y hay centros que se quedan sin papel higiénico".

"Nos falta de todo", insiste la interlocutora de este periódico: guantes, lejía, amoniaco, bolsas de basura, "el uniforme llegó en junio... y ahora viene el invierno y no tenemos chaqueta". Un dato: en el pedido de septiembre, un centro educativo ha recibido "la mitad de rollos de papel higiénico que se suelen utilizar en un mes".

Escuchar la lista de problemas cansa. Ser testigo de una lucha que está a punto de cumplir un año agota. "Lo único" que piden es poder desempeñar su trabajo en condiciones dignas; por ellas y por los usuarios. Es decir, "disponer del material necesario". Eso y que la nómina llegue a su debido tiempo para pagar facturas: la comida, la luz, el agua y otras necesidades básicas no aguardan. "Estamos desesperadas", insisten.

Nuevo concurso: "Esperemos que no le dejen presentarse"

El contrato entre la Junta de Distrito y Limpiezas Arroyomolinos vence el 30 de noviembre de 2018. Ante un nuevo concurso, el deseo es unánime: "Esperemos que a esta empresa no le dejen presentarse. Esperamos... Esto no lo he visto jamás. Ni en lo peor de la crisis", expresa una mujer al borde de la jubilación.

Entre colegios, polideportivos, centros de mayores y culturales... es decir, dependencias municipales en Puente de Vallecas, hay unas 130 trabajadoras afectadas, "incapaces" de contactar con la empresa: "Nos cuelgan el teléfono".

Lo han intentado todo; ya solo les queda esperar: "Confiamos en que los problemas acaben antes de que finalice el año. Es lo que deseamos todas. Que esto se solucione".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios