www.madridiario.es
Microsoft: la permanencia de un gigante

Microsoft: la permanencia de un gigante

jueves 20 de septiembre de 2018, 20:09h

Muchas empresas lograron que sus productos cambiaran y evolucionaran a través de la rapidez de los tiempos digitales, pero es difícil encontrar una que lo haya hecho con el impacto global que logró Microsoft. Fundada en 1975, por paul Allen y Bill gates, parte de su éxito ha sido su capacidad de recuperación y capacidad para responder a las tecnologías cambiantes, las demandas del mercado y las oportunidades comerciales.

Microsoft: uno de los mayores referentes de software para ordenadores personales

El modelo de negocio que ha elegido Microsoft es aquel en el que intentan satisfacer las necesidades de múltiples OEM, es decir, fabricantes de equipos profesionales, y clientes que compiten entre sí. Esto los hace más vulnerables desde una perspectiva técnica, pero también les permite satisfacer las necesidades de una base de clientes mucho más amplia que la de Apple (una de sus principales competidoras). De ahí que hotmail (actualmente Outlook) sea el servicio de correo electrónico gratuito más utilizado a nivel mundial.

Microsoft comenzó con un modelo de negocio brillante, y aunque la tecnología y el mercado han cambiado drásticamente, la empresa se ha mantenido no solo relevante, sino en muchos casos, totalmente dominante en el sector.

Como empresa ha sufrido algunos fracasos, como el intento de competir en el mercado de teléfonos inteligentes o el famoso embrollo del SO Windows 8, pero siempre ha demostrado una capacidad increíble de recuperación.

Las claves del éxito de Microsoft

Además de adaptarse a los rápidos cambios tecnológicos que supone competir en el siglo XXI, la empresa no descuida su organización interna. Los empleados de Microsoft tienen revisiones de productividad cada año, en un proceso interactivo en el cual el empleado identifica los objetivos que acordaron para el período, mediante una autorevisión y una posterior evaluación de su gerente. Entonces el empleado es calificado de acuerdo a su desempeño. El resultado es la base para aumentos salariales, bonificaciones, opciones sobre acciones de incentivo y posibles promociones.

Microsoft es resistente. Sus directores y creadores son inteligentes y tienen los recursos financieros e intelectuales para permitirse soportar un número limitado de fallas sin perder su relevancia o capacidad de competir, incluso cuando el mercado cambia. Han disfrutado de grandes éxitos con su sistema operativo insignia como Windows y Microsoft Office, plataformas empresariales y muchos otros.
Dicho esto, ¿por qué las acciones de Microsoft están operando en otro nivel más alto cada año? La respuesta es simple. Microsoft tiene muchas más ganancias que pérdidas. Eso no necesariamente significa que la tendencia continuará indefinidamente, pero el CEO Satya Nadella claramente lo entiende, y ha logrado abandonar la filosofía tradicional de "Windows o nada" y encontrar una manera de competir en nuevos mercados, incluso cuando las ventas de PC han disminuído, y Windows ha sido reemplazado por Android como el sistema operativo predominantemente dominante.

El advenimiento de los smartphone y la informática móvil ha cambiado la forma en que las personas trabajan, se comunican y se entretienen. Microsoft ha respondido a estos cambios haciendo que sus productos y herramientas estén disponibles en dispositivos y plataformas que pueden competir con Windows u otros productos de la propia Microsoft. Mientras que la empresa una vez intentó dominar el mercado del sistema operativo y las aplicaciones que se ejecutan en él, han aceptado este proceso de evolución y se han adaptado a el para sacar tajada. Hoy en día, ofrecen Office, por ejemplo, en dispositivos iOS y Android e incluso Chromebooks. Otra desviación notable de la tradición es que la base de datos SQL Server de Microsoft se ejecuta en Linux, y Linux puede implementarse en Microsoft Azure.
Microsoft también está aprovechando su amplia presencia y experiencia con centros de datos globales para ser un proveedor de servicios y host en la nube dominante. Esta es otra desviación de su estrategia tradicional y ofertas de productos.

Con respecto a las tecnologías futuras, la empresa está invirtiendo mucho en inteligencia artificial (IA), administración de datos y computación cuántica.
Por supuesto, habrá muchas pruebas y errores en el camino, pero si Microsoft continúa estableciendo sus objetivos lo suficientemente alto, es probable que siga siendo un actor dominante, aún cuando la tecnología y las oportunidades de mercado continúen evolucionando.