www.madridiario.es

Gestación subrogada: los mejores países para futuros progenitores

martes 29 de mayo de 2018, 19:18h

La gestación subrogada, popularmente conocida como vientre de alquiler, es una de las técnicas de reproducción asistida que permiten la concepción de hijos biológicos a quienes no pueden tenerlos de forma natural.

A la hora de plantearse por esta opción para concebir un hijo es muy importante informarse de la legislación vigente en cada país, en especial en aquel donde se lleve a cabo el contrato. Hay países en los que no se permite la subrogación gestacional bajo ningún concepto, otros que exigen ciertos requisitos previos a los solicitantes y, cuando estos son extranjeros, también se debe considerar el tema de la nacionalidad del bebé.

En el caso de España, la ley estipula que la maternidad del bebé es de la mujer que da a luz, por lo que no es una de las mejores opciones para quienes deseen alquilar un vientre. Se puede decir que, pese a no estar prohibida de forma explícita, la legislación española pone trabas al proceso desde el punto de vista de quienes aportan el ADN. Es una cuestión ética que genera acalorados debates, donde no hay blanco ni negro, pues las dos posibles posturas frente a esta forma de concepción tienen sus argumentos a favor y sus argumentos en contra.

En lo que sí hay consenso si hablamos de una ética de mínimos es en que debe garantizarse el bienestar y la correcta atención médica de quien preste su vientre y del futuro bebé, tanto si se trata de un acto altruista como si hay un contrato de por medio.

Bajo esta premisa, dos son los países más aconsejables para llevar a cabo una gestación subrogada con garantías para ambas partes. Uno es Estados Unidos y el otro es Ucrania. Portugal podría sumarse a esta lista si no fuera porque, pese a aceptar a extranjeros, excluye los padres que sean hombres homosexuales y por sus limitaciones de tipo médico.

En el caso de Estados Unidos, California es el estado de referencia para la subrogación gestacional (las leyes difieren de un estado a otro). En California ha habido numerosas sentencias favorables a los padres biológicos y han sentado un buen precedente. Ofrece la posibilidad de acceder a estos programas de reproducción asistida a parejas homosexuales y a personas solas, y el test DGP (Diagnóstico Genético Preimplantacional) permite detectar enfermedades congénitas en los embriones y descartarlos antes de pasar a la implantación en el útero de la madre de alquiler. En el caso de personas solas, la variedad étnica de los donantes de óvulos o de esperma permitirá que el futuro hijo tenga rasgos raciales similares al progenitor si así se desea. También es posible seleccionar a la persona donante en función de otras características como la estatura. El bebé recién nacido es ciudadano estadounidense.

En Ucrania la ley es clara y los padres legales son siempre quienes contratan su maternidad subrogada. Además el test DGP permite no solo eliminar embriones portadores de enfermedades congénitas sino también la elección del sexo del bebé. Para la gestación subrogada en Ucrania no existe límite de edad ni de intentos de fecundación in vitro, aunque exige que los futuros padres sean un matrimonio legal.

Pasarán años hasta que las diferencias legales en este tema sean medianamente uniformes en todos los países, o al menos en Occidente. Mientras tanto, la información será la mejor manera de valorar si se opta por esta opción de reproducción, y de hacerlo con garantías en caso afirmativo.