www.madridiario.es

Una carga más para los madrileños

jueves 05 de abril de 2018, 12:55h

La llegada de Manuela Carmena al Ayuntamiento de Madrid ha supuesto una declaración de guerra a la libertad de elección de las personas sobre la manera en que quieren y pueden moverse por la ciudad con continuas restricciones, prohibiciones, cortes en túneles fundamentales y atascos permanentes en muchas zonas, como por ejemplo los bulevares.

Todo esto está teniendo una nefasta incidencia en indicadores tan importantes como la velocidad comercial de los autobuses de la EMT o su número de usuarios, que ha descendido en 600.000 el año pasado. Y, lamentablemente, eso se está traduciendo también en un importante aumento de la contaminación, como demuestran los datos de 2017 donde 15 de las 24 estaciones de medición superaron los límites permitidos cuando en 2014 fueron sólo 6.

La política de movilidad y lucha contra la contaminación está siendo uno de los grandes fracasos del Gobierno de Carmena y esto lo sufren a diario todos los madrileños.

Pero si hay un grupo de personas que está siendo especialmente agraviado y maltratado por este Gobierno con estas políticas son los que su día a día optan, o no tienen más remedio que optar, por utilizar su vehículo para ir al trabajo, para llevar a sus hijos al colegio, para llevar a sus familiares al médico o simplemente por el ejercicio de su libertad de elegir. Y que se han visto gravemente perjudicados por las decisiones que, en estos casi tres años, se han tomado desde el equipo de gobierno de Ahora Madrid.

Muchos de ellos nos trasladan su queja y su permanente sensación de estar siempre en el punto de mira, hostigados, perseguidos y agraviados por este equipo de gobierno.

Empezaron el mandato con un notable incremento del impuesto municipal sobre los vehículos de tracción mecánica. Han seguido con la eliminación de plazas de aparcamiento, principalmente en la zona de estacionamiento regulado, con miles de plazas eliminadas ya. Los aparcamientos públicos municipales también han recortado su número de plazas, sobre todo en las de carácter rotatorio. Tampoco ha sido menor el impacto del cierre total o parcial de túneles, sin que los madrileños sepamos aún los verdaderos motivos, las reparaciones que necesitan o los plazos en que se van a realizar.

Han incrementado en más del 25 por ciento las tarifas a abonar por el aparcamiento en las zonas de estacionamiento regulado y, ahora, debemos sumar una decisión más, en esta línea de perjudicar a las personas que se trasladan en sus vehículos.

Tras esta última instrucción de Inés Sabanés, el pago del aparcamiento en las zonas SER, a través de las aplicaciones móviles, va a suponer un incremento al conductor de hasta el 10 por 100 de la tarifa a abonar, es decir, se incrementa el coste por aparcar en función del instrumento de pago.

Esta decisión del Gobierno de Carmena choca frontalmente contra el acuerdo plenario aprobado por el Partido Popular, Cs y el PSOE, que se opusieron a que ese sobrecoste tuviera que ser asumido por los usuarios, pero una vez más, la Alcaldesa de Madrid incumple flagrantemente un acuerdo plenario mayoritario del Pleno municipal y lo hace además para perjudicar gravemente a los ciudadanos.

Con un superávit de casi 1.000 millones de euros, el Ayuntamiento ha vuelto a dar la espalda a los madrileños y va a hacer recaer sobre ellos ese nuevo coste, que se suma a los muchos que ya pagan por circular por la ciudad.

Podía haberlo asumido perfectamente con cargo a ese superávit o podría haber reducido la tarifa por aparcar, que han incrementado enormemente en estos años para haberlo compensado. Pero, simplemente, no han querido y han preferido cargar a las espaldas de los madrileños, que ya pagan más de 400 millones de euros al año, entre impuestos por circular, tasas de aparcamiento y los más de 3 millones de multas que pusieron el año pasado (aumentándolas más de un 30% respecto a años anteriores). Y todo para hacerlo por unas calles cada vez más deterioradas, llenas de baches y socavones tremendamente peligrosos, sobre todo para las motos y las bicis, que se empeñan en no arreglar tampoco, a pesar de ese superávit.

En definitiva, todas y cada una de las decisiones que ha tomado Carmena, en relación con la movilidad en la ciudad de Madrid, han sido fundamentalmente ideológicas, con una visión profundamente sectaria, donde lo único que se plantea son restricciones, prohibiciones y limitaciones, sin esbozar siquiera una sola alternativa seria para cubrir las necesidades de movilidad de los madrileños.

Inmaculada Sanz
Concejala del PP en el Ayuntamiento de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Una carga más para los madrileños

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    9566 | Santiago - 06/04/2018 @ 11:37:14 (GMT+1)
    Que no nos toquen nuestro derecho a movernos y aparcar en coche y envenenar a la población, claro que si maja. Si por mi fuera, prohibiría los coches con emisiones en todas las ciudades. Tengo 34 años y no he votado ni una vez en toda mi vida, pero en las próximas elecciones municipales votaré.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.