www.madridiario.es

Pedro Zerolo: "Todos tenemos un armario del que salir"

El jurado de los III Premios Madrid ha reconocido al socialista Pedro Zerolo con el galardón al político con mayor proyección social.

Pedro Zerolo ha sido uno de los personajes políticos más actuales por su destacada participación en la lucha mantenida en los últimos meses para conseguir la aprobación de la reforma del Código Civil para que los homosexuales puedan casarse. Un reto que, en su opinión, va a marcar un antes y un después, aunque no es el único en el que está inmerso. De hecho, Zerolo como concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid toca muchos palos ya que entre sus cargos se encuentra el de ser portavoz del grupo municipal socialista en Moratalaz así como de Empleo y Servicios a la Ciudadanía, y Secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE. En cuanto a lo personal su principal objetivo es ser coherente con sus ideas para "ser el cambio que uno quiere ver".

El Jurado de los Premios Madrid le ha otorgado uno de sus Premios Madrid, que concede Madridiario, correspondiente a su tercera edición. Concretamente, se trata del premio al político con mayor proyección social. ¿Por qué cree que le han concedido este galardón?

Bueno, espero que sea por la labor que estoy desarrollando, que no es una labor reciente sino que lleva mucho tiempo desarrollándose. Por ello, para mí, este premio es el reconocimiento de un trabajo realizado al cual lo único que he hecho es ponerle voz. Es la elaboración de un discurso que se ha ido construyendo durante años, lo que en alguna ocasión he llamado el discurso de la sociedad del arco iris. Es un discurso en el cual han participado muchas mujeres y hombres, donde yo lo único que he hecho, repito, es ponerle voz. Además, me relaja mucho sentirme uno más. Sentirme uno más tanto en este movimiento de liberación como en todas las aventuras que he emprendido en mi vida.

Toda su vida se ha dedicado a la política. ¿Por qué?

Bueno, siempre he tenido una actitud política ante la vida. Me criaron en el espíritu crítico, en el debate, en la reflexión. Ya en el colegio fui delegado de clase, luego en el instituto, más tarde en la universidad y así en distintos proyectos. Lo que pasa que solamente se me conoce por uno pero he estado siempre metido en política y siempre dentro de las ideas de izquierdas. Además, defiendo que la política se puede hacer en la calle o en el Congreso de los Diputados, es decir, en todos los lados.

Pero, entonces, aunque nunca le ha gustado destacar realmente siempre lo ha hecho. ¿no?

Bueno, es que siempre he tenido algo que decir. Lo importante es tener cosas que decir. Me preguntan muchas veces si me gustaría hacer esto o lo otro... yo creo que lo fundamental es tener cosas que decir.

¿Antes se escuchaba menos que ahora?

Lo que yo he notado es que ahora puedo materializar muchas de las ideas en las que creo. Y eso produce una gran satisfacción.

¿Conseguir la aprobación de la reforma del Código Civil para que los homosexuales puedan casarse en juzgados y ayuntamientos ha sido su gran reto?

Es importante y seguramente la mayoría de quienes me conocen sea por este tema. La modificación del Código Civil en el tema del matrimonio va a marcar un antes y un después. Creo que es una reforma histórica que con el tiempo se verá, aunque todavía hay muchas más cosas por las que luchar. Desde el punto de vista personal si hay algo que me ha obsesionado durante todos estos años es intentar ser coherente. Vivir como uno piensa y, sobre todo, ser el cambio que uno quiere ver. Estamos muy acostumbrados a exigir a los demás, a tus padres, profesores o los representantes políticos, el cien por cien, pero creo que es fundamental ser uno mismo el cambio que quieres ver. Y ese es un proceso interesante no sólo de interiorización de aquellas ideas que defiendes sino de salida del armario. Yo creo que todos tenemos un armario del que salir. Esta idea la he aprendido fundamentalmente de las mujeres feministas de izquierdas que es de las que me he nutrido.

¿Qué le produce verdaderamente orgullo?

Que me identifiquen como un hombre de izquierdas y que se pueda percibir que soy de izquierdas. Cuando uno cree en unas ideas hay que llevarlas a todos sitios. Con tu pareja, con tus amigos, en un partido políitico... eso es lo que hace a las personas y eso es lo que la ciudadanía ha echado de menos en muchos representantes políticos. Hay que hacer coincidir el mundo de las ideas con las vivencias, a pesar de que es lo más difícil que hay.

¿Ha recibido críticas precisamente por ser coherente con sus ideas?

Sí. De algunos hombres heterosexuales por decir cosas que cuando las dicen las mujeres no les prestan la menor atención pero cuando lo hace otro hombre que sabe lo que se cuece y lo que se dice se molestan porque todavía hay un sentimiento muy corporativista por parte de los hombres. Todavía hay un sector de intransigentes que en momentos muy determinados se vuelven violentos y así pasa lo que pasa.

¿Por qué han salido tantos hombres del armario y tan pocas mujeres?

Primero serán las lesbianas las que digan cómo, cuándo y dónde y seguramente lo harán de otra forma. Con menos campanillas. Pero es que las lesbianas son mujeres y las mujeres son las que están saliendo del armario en este país. El resultado en 2004 fue de 74 muertas por violencia de género porque todavía hay un sector de los hombres que no asume la determinación de la mujer. Les crea una impotencia tal que en momentos extremos matan. De hecho, la homofobia no es ni más ni menos que una forma más de machismo. A mí para discriminarme me decían que era afeminado, es decir, lo peor que se puede ser para algunos en esta sociedad es ser mujer. Eso hace que las mujeres heterosexuales con los gays y lesbianas nos hayamos entendido. Siempre lo digo, si estamos donde estamos ha sido, por supuesto, por las asociaciones que han luchado para ello, y gracias a las mujeres. Hemos construido redes para luchar contra el racismo, que es una forma de segregación y discriminación que sigue existiendo. Por eso es muy importante que las leyes de la igualdad salgan del Congreso de los Diputados.

¿Se va a casar Pedro Zerolo?

sí, por militancia. Al fin y al cabo el amor es siempre militante. Nuestra lucha ha sido siempre conseguir el reconocimiento de nuestra dignidad y la aprobación del matrimonio entre homosexuales la reconoce. Por ello, evidentemente actuaré en consecuencia y me casaré por un acto de militancia y de amor.

¿Se puede considerar a la capital de España como una ciudad abierta?

Desde el año 82 llevo viviendo en Madrid y es una ciudad que me apasiona. Yo llegué cuando gobernaba Tierno Galván y fue la época que mas me gustó. Me considero madrileño y creo que es una ciudad que fue y sigue siendo efervescente a la cual no le han cogido el pulso, en ningún momento, los sucesivos gobiernos del Partido Popular. Yo creo que otro Madrid es posible y lo que hace falta es que el gobierno municipal se identifique con esta efervescencia, algo que no pasa desde Tierno Galván. Es una efervescencia que podría generar mucha riqueza cultural, de sentimiento, social donde se recogiera diariamente el pulso de una ciudadanía que ya es diversa y donde todos los madrileños fuéramos pedazos de una enorme pluralidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.