www.madridiario.es

Pleno-parodia vecinal

Por Ángel del Río
lunes 25 de abril de 2016, 09:45h
Ese pleno vecinal que se celebró el pasado domingo en el Ayuntamiento de Madrid, no pasó de ser un postureo de cara a la pretendida participación ciudadana en la vida pública, al sistema asambleario de los podemitas, al aparentar y después que se quede todo en agua de borrajas.

Vecinos de Madrid, sin título de concejal, pudieron ocupar escaño y hacer de ediles en un pleno presidido por la alcaldesa. No hubo sustancia ni nada que no se esperara de esta representación popular de una corporación de cartón piedra, donde los único auténtico era el escenario y los actores profesionales en el reparto principal, que eran Manuela Carmena y los portavoces de los grupos políticos.

Esto de los plenos populares no es un invento nuevo; tiene ya tantos años como nuestra democracia, pues desde el principio de los tiempos democráticos, se han venido celebrando en cámaras autonómicas y municipales, plenos infantiles, aunque el del domingo, era para adultos. También es cierto que en la primera etapa del Ayuntamiento democrático de Madrid, salido de las elecciones de 1979, se quiso abrir la participación vecinal en los plenos, para que éstos pudieran intervenir desde la tribuna de invitados. Pero el invento murió por inanición participativa e inoperancia.

Del pleno celebrado ayer, los políticos dijeron salir muy satisfechos, porque es una forma de participación vecinal, una ocasión para que los ciudadanos vayan al Ayuntamiento, aunque quizá sería mejor que el Ayuntamiento fuera a los vecinos, es decir, que la alcaldesa y todos los concejales, salieran más de los despachos y pasaran más tiempo en la calle, en los barrios, en los mercados, colegios, parques, autobuses, centros de la tercera edad y zonas estanciales donde consumen el tiempo inerte legiones de parados y jóvenes sin futuro a la vista.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios