www.madridiario.es
Un nuevo hotel en Barquillo

Un nuevo hotel en Barquillo

Por Enrique Villalba
jueves 17 de marzo de 2011, 00:00h
El edificio situado en la calle del Barquillo número 19 se transformará en hotel. El Ayuntamiento de Madrid ha autorizado este jueves la reforma del inmueble.
Cuenta con un grado de protección de nivel 1. El edificio tiene cuatro plantas sobre rasante y una bajo cubierta que, tras la reforma, contendrán 60 habitaciones dobles. Además, cuenta con una planta sótano de 332 metros cuadrados que albergará en su día las dependencias del servicio del hotel y parte de los cuartos de instalaciones. En planta baja existen dos locales comerciales, uno de los cuales se mantendrá.

El inmueble no ocupa la totalidad de la parcela, de 901 metros cuadrados de superficie,  ya que en planta baja se abren dos patios: uno interior de carácter principal, y otro exterior con salida a la calle de Augusto Figueroa. Por el hueco del portal se accede a un zaguán de elevado valor arquitectónico, que en su origen también hacía la función de paso de carruajes y que comunica directamente con el patio principal de la finca y con las escaleras y el ascensor.

El Plan Especial establece la consolidación general del inmueble, la reestructuración de los interiores para adaptarlos al nuevo uso, la conservación y restauración de las fachadas, la eliminación de impactos negativos y la reposición de molduras y los ritmos originales de huecos en los patios.

Ascensor panorámico
El ascensor principal será panorámico y se instalará en el patio principal, eliminándolo de la escalera principal. Además, se deberán restaurar los patios y  mantener las chimeneas francesas existentes y los elementos decorativos exteriores e interiores del inmueble. La carpintería de todo el edificio se unificará, desaparecerá la existente de aluminio y se recuperará la de madera.

Esta construcción es un ejemplo de la arquitectura madrileña del siglo XIX. Fue proyectado para viviendas de la burguesía de la época. Con el paso de los años y su ubicación en uno de los enclaves más estratégicos de la ciudad, el uso residencial original fue cambiado a terciario de oficinas, lo que desvirtuó la distribución original de algunas plantas y propició la aparición de impactos negativos y la degradación del inmueble.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios