www.madridiario.es
Procesión de San Antonio
Ampliar
Procesión de San Antonio (Foto: Antonio Castro)

San Antonio: verbena ‘Covid free’

Fiestas de San Antonio

lunes 13 de junio de 2022, 17:40h

Si hacemos caso al acerbo popular, la de San Antonio es la primera verbena del año festivo madrileño. El maestro Alonso, coautor con Muñoz Román y González del Castillo de la revista Las Leandras (1931) ya lo reflejó en una sus canciones, Dile al gomoso, en la que Aurelia le pide a Paco que la lleve a la verbena porque es la primera y no pué faltar. Esta fiesta popular también fue cantada por Angelita Navalón en el pasodoble Voy a San Antonio.

Dejando a un lado las referencias musicales y revisteriles, la de San Antonio ha sido la fiesta tradicional de las modistas madrileñas, aunque ahora pocas se dejan ver. Ni los famosos alfileres despiertan nada más que la curiosidad. Hoy no eran muchas las mujeres que metían la mano en la pila para ver cuántas agujas se le quedaban pegadas en la palma. Esas serían las oportunidades de novios en los próximos meses. Para este menester son mucho más eficaces actualmente las aplicaciones de internet.

La verbena del 2022 marca la recuperación de las fiestas sin limitaciones, libres, aparentemente, del temor a la Covid19, que en los dos últimos años ha frustrado todas las fiestas multitudinarias. Aunque el programa ya comenzó el pasado viernes, es hoy 13 de junio cuando los devotos recalcitrantes se acercan a la ermita del paseo de la Florida. Pocas mascarillas -tampoco se reúnen muchedumbres- en el entorno del templo y de los puestos callejeros.

Se ha mantenido la celebración de la misa mayor al aire libre, oficiada por monseñor Rouco Varela. Los fieles, a mediodía, buscaban un poco de sombra. No era para menos: a esa hora el termómetro ya marcaba 32 grados y no corría ni un ápice de brisa. La guardia de honor a caballo y los músicos de la banda también buscaban refugio bajo los árboles a la espera del comienzo de la procesión.

Con puntualidad, a la una de la tarde, San Antonio ha salido sobre ruedas para efectuar el corto paseo por el entorno del Manzanares y la plaza de San Pol del Mar. Al ser un día laborable, el acompañamiento ha sido discreto.

Que las fiestas vuelvan a la normalidad también es una gran noticia para el mundo ferial, que ha pasado casi tres años en total inactividad. Hoy se veían las casetas en el paseo de la Florida, en el entorno de las ermitas y en el parque de la Bombilla donde han cobrado vida las atracciones habituales, aunque hay que esperar a la caída de la tarde para poder disfrutar de ellas.

Los fieles aprovechan para recorrer los puestos de venta de estampas, medallas y toda la iconografía del santo, vendida junto a las rosquillas listas y tontas o a las llamativas moñas para el pelo. Imperturbables ante el calor, nada habitual en estos días, los madrileños hacían pacientemente cola para recibir los dos panecillos del Santo, reminiscencia del pan de los pobres franciscano. Muchos de los devotos lo guardan de un año para otro, esperando recibir mercedes del santo.

Rosquillas, alfileres, moñas y panecillos, chotis para majos y manolas (pocos) y la alegría este año 2022 de recobrar la normalidad. San Antonio también se celebra, aunque más modestamente, en la calle del Pez, vecina del majestuoso templo de San Antonio de los Alemanes, aunque la celebración del hoy es del de Padua que, como todo el mundo sabe, nació en Lisboa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios