www.madridiario.es

¿Por dónde empezar si quiero hacer una reforma a mi hogar?

miércoles 29 de julio de 2020, 14:08h
Reformar parte de nuestra casa o de una manera integral, siempre ocupa la lista de “cosas por hacer”. Muchas veces no nos decidimos a ejecutarlas por la complejidad de las obras, el estrés que puede significar el proceso o porque no contamos con el presupuesto necesario para ello.
¿Por dónde empezar si quiero hacer una reforma a mi hogar?

Si no sabes por dónde empezar a hacer las reformas para el hogar, la mejor alternativa es buscar la asesoría de profesionales. Ellos siempre se encuentran a total disposición para ofrecer los mejores consejos y recomendaciones y así, lograr tomar las decisiones más acertadas.


Lo ideal es realizar una reforma integral, sobre todo si se trata de una casa recién comprada y que todavía no estás habitando. Contratar empresas sólidas que estén conformadas por un equipo multidisciplinario garantiza el cumplimiento de los lapsos de ejecución, ya que todo estará muy bien planificado y te acompañan en la elección de materiales como pintura, pisos, piezas de baño, puertas, ventanas, etcétera.


Por otro lado, si no quieres afrontar una reforma integral, no tienes porqué renunciar a hacer mejoras, ya que otra alternativa efectiva es realizarla por fases. Una vez estamos claros sobre cuáles son los aspectos de la casa que se quieren renovar y tenemos el presupuesto a total disposición, podemos hacer una jerarquía de prioridades y acá, te dejamos algunas ideas.

Reformar los baños. Una tarea compleja pero gratificante

Este es uno de los espacios del hogar que tiene un poco más de trabajo cuando se quiere reformar, ya que para cambiar por completo su aspecto es necesario hacer una sustitución de azulejos, muebles, piezas y más.


El baño, así como las cocinas, es el primer lugar por donde, generalmente, se empiezan a hacer reformas porque además son independientes de otros espacios de la casa. Al tener dos baños en la casa, la decisión será mucho más fácil, porque se pueden comenzar a hacer los derribos sin tener que limitar el uso.


Una vez se sustituyan las baldosas y azulejos, queda darle la mejor ubicación a todo el mobiliario, plato de ducha, lavabo y váter. Es importante tener en cuenta los detalles como la mampara (las mejores son las fijas de cristal) así como también prever un buen sistema de almacenamiento.


La cocina y sus diferentes reformas

Como es otro espacio independiente, se suele comenzar por este. Muchos recomiendan dejar la elección del mobiliario como segundo paso, luego de haber instalado las baldosas, pero hay quienes prefieren hacerlo primero para ahorrarse la instalación que queda oculta detrás de estos. Todo está sujeto a tu presupuesto.


También es una reforma compleja porque escoger el tipo de encimera, salpicadero y electrodomésticos lleva su tiempo, pero lo importante es que te diviertas y emociones en el proceso, ya que al fin y al cabo se trata de tu propia casa.


Si has decidido diseñar una cocina abierta que esté integrada al salón o comedor, debes tener en cuenta la decoración en todo su conjunto y cómo la elección de materiales va a interferir en los otros ambientes. En este caso, lo ideal es unificar el tipo de suelo, ya que esto permitirá que todo se vea en armonía.


Sin duda, conseguirás que todo el ambiente se vea más amplio, espacioso, iluminado, elegante y acogedor. Además es un diseño moderno que se encuentra en tendencia hoy en día.

Qué tomar en cuenta si se integra la cocina con el salón

Como estamos dándole un orden a las fases de la reforma del hogar, si has tomado la decisión de integrar el ambiente de la cocina con el salón, hay que tomar en cuenta otros factores.

La climatización

Derribar tabiques o paredes para integrar varios ambientes significa instalar sistemas de climatización más eficientes, puesto que el espacio será más amplio. Si bien es un elemento que hay que dejar para el final de la reforma, debemos tenerlo presente desde el primer momento.


Tanto para verano como para invierno, es necesario contar con el sistema más adecuado para el hogar. En tal sentido, los aires acondicionados y radiadores son una alternativa a estudiar con detenimiento.


Por un lado, el sistema de calefacción se puede integrar muy bien al diseño final gracias a los cubreradiadores de madera que son de excelente calidad y su montaje requiere tan solo de unos cuantos minutos.


Lo mejor de este tipo de muebles es que puedes pintarlos del color que desees y en lugar de convertirse en un estorbo en el momento de idear la mejor decoración de tus espacios, es muy fácil integrarlo a todo el concepto decorativo, sin importar si has decidido imponer un estilo moderno, minimalista o tradicional.


Asimismo, es una opción a tener en cuenta, no solo para el salón principal o el comedor, sino también para los dormitorios u otro espacio que esté dedicado al compartir en familia.

El suelo

Igualmente hicimos mención a ello, ya que si has decidido integrar varios ambientes en uno, la elección del suelo adecuado es fundamental. Las tendencias en decoración y diseño indican que el suelo de madera maciza es uno de los más demandados.


El consejo más importante que damos en este punto es que determines con precisión las partidas de material a escoger para que no corras el riesgo de que descatalogue el producto que has comprado. Sin embargo, al tener a un equipo de profesionales de alta experiencia al frente de estos trabajos, seguramente lo tendrán en cuenta.

Por qué es una buena opción plantearnos una reforma por fases

Una de las principales razones es la económica, puesto que llevar a cabo una reforma integral supone una mayor inversión de dinero en menor tiempo. Al plantearnos una obra por fases tenemos algunas ventajas que podemos aprovechar:


  • Más tiempo para la toma de decisiones, afinar el proyecto y escoger el material más acorde a nuestros gustos y exigencias.
  • Si bien lo ideal es escoger a una sola empresa para que ejecute la obra en su totalidad, hacerlo por parte te permite conectar mejor con cada profesional especializado. No será el mismo trabajador el que reforme el baño que el que se encargue de instalar los muebles de la cocina, por ejemplo.

Cualquiera sea la decisión que tomes, lo principal es contar con una empresa sólida y que te apoye en la ejecución de tu reforma, de principio a fin.